Bruselas prevé conseguir cien mil millones para financiar su Green Deal

Posted by aclimaadmin | diciembre 12, 2019 | Noticias del Sector

Un fondo de 7.000 millones ayudará a las regiones más afectadas

La comisión de Ursula von der Leyen ha presentado este miércoles su joya de la corona, el Green Plan con el que quiere convertir a Europa en punta de lanza de la transición energética. Un programa que tiene como columna vertebral dos grandes objetivos, un método de financiación y un impuesto polémico para productos de países terceros. Lo que se ha aprobado es un calendario con distintas etapas para llegar al gran objetivo, convertir a Europa en un continente climáticamente neutro en 2050.

“Nuestro objetivo es reconciliar la economía con el planeta, reconciliar la forma en que producimos, que consumimos con nuestro planeta”, ha dicho Von der Leyen, que no ha dudado en calificar su pacto como “el momento europeo del hombre llegando a la Luna”.

La comisión de Ursula von der Leyen ha presentado este miércoles su joya de la corona, el Green Plan con el que quiere convertir a Europa en punta de lanza de la transición energética. Un programa que tiene como columna vertebral dos grandes objetivos, un método de financiación y un impuesto polémico para productos de países terceros. Lo que se ha aprobado es un calendario con distintas etapas para llegar al gran objetivo, convertir a Europa en un continente climáticamente neutro en 2050.

“Nuestro objetivo es reconciliar la economía con el planeta, reconciliar la forma en que producimos, que consumimos con nuestro planeta”, ha dicho Von der Leyen, que no ha dudado en calificar su pacto como “el momento europeo del hombre llegando a la Luna”.

 

 

 

El objetivo

Dejar de emitir emisiones netas de CO2 en 2050

La meta final es que Europa deje de emitir emisiones netas de CO2 en 2050, que las liberadas sean equivalentes a las que el planeta es capaz de absorber. Será en marzo del próximo año cuando Bruselas presentará la ley del clima, que establecerá esta neutralidad climática para 2050. Para conseguir este objetivo final, se fija otro de intermedio. Reducir las emisiones de efecto invernadero en 2030 “como mínimo un 50% y hacia un 55% de forma responsable” según indica el plan. El porcentaje exacto se deja abierto a cálculos posteriores. El plan para conseguirlo se aprobará el próximo verano.

Bruselas es consciente de que un esfuerzo semejante requerirá una enorme financiación, especialmente para facilitar la transición en los sectores y las regiones más afectados por el cambio de modelo energético. Es por ello que en enero aprobará la creación de un Fondo de Transición Justa, dotado de entre 5.000 y 7.000 millones de euros procedentes del presupuesto comunitario pero que, añadiendo cofinanciación nacional, préstamos del BEI y financiación en los mercados, calculan que puede movilizar cien mil millones de euros.

Aplicación flexible de las reglas de cohesión y de las ayudas de estado

Además, las regiones afectadas podrán beneficiarse de una aplicación flexible de las reglas de cohesión y de las ayudas de estado para facilitar las inversiones. Para evitar posibles abusos, esta flexibilización de las reglas se llevará a cabo a través de planes regionales de transición que tendrán que ser revisados y aprobados por la Comisión Europa.

Son el dinero y las facilidades para evitar que “nadie se quede atrás”, uno de los lemas que destaca la Comisión Europea en la presentación de este proyecto, y también para conseguir que mañana, en la cumbre de la Unión Europea, Polonia, Hungría y República Checa, a la vista de estas ayudas, levanten su veto y permitan que la UE fije su objetivo de neutralidad climática en 2050. Estos tres países, los más dependientes del carbón en la UE, ya bloquearon la decisión en junio de este año, y aun no han levantado su oposición.

Además, también se prevé establecer en 2021 una tasa de carbono en frontera, una propuesta polémica porque supone grabar a los productos fabricados fuera de la Unión Europea si en su proceso de fabricación no han seguido las mismas reglas de control de emisiones de CO2. Se trata de un mecanismo para evitar la deslocalización de las empresas a jurisdicciones donde no estén sometidos a estas reglas, y garantizar que las empresas propias no resulten perjudicadas al estar sometidas a normas más exigentes. Un tema complejo tanto técnicamente, para llegar al cálculo de las emisiones de cada producto, como políticamente, porque supone encontrar una solución que respete las reglas del comercio internacional y que no provoque represalias de terceros países. En el documento, se califica esta iniciativa como mecanismo, dejando abierto que pueda tomar la forma de impuesto o de otro instrumento.

Fuente: www.lavanguardia.com

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 23 enero 2020
The world’s oceans – their temperature, chemistry, currents and life – drive global systems that make the Earth habitable for humankind. Our rainwater, drinking water, weather, climate, coastlines, much of...
Posted by aclimaadmin | 23 enero 2020
A UK bioenergy and biorenewables SME has developed technology that converts plastic, packaging & crop waste to electricity, process heat & commodities. It provides off-grid access to reliable, affordable electricity...
X