Contaminación atmosférica: nuevos conocimientos sobre las partículas del aire ambiente y el tráfico rodado

Posted by aclimaadmin | julio 22, 2019 | Noticias del Sector

Para mejorar de forma sostenible la calidad del aire, nada mejor que una reducción masiva en el tráfico de automóviles, según un informe publicado el martes 16 de julio por ANSES, la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Medioambiente y Trabajo de Francia. ANSES recomienda que los tres indicadores de partículas (partículas ultrafinas, hollín de carbono y carbono orgánico) se consideren una prioridad en las políticas publicas relativas a la calidad del aire.

Desde la década de 1990, la calidad del aire urbano, especialmente en París, ha mejorado gradualmente, en gran parte gracias al filtro de partículas y la evolución de los estándares del euro, a pesar de una flota de automóviles diésel y un tráfico cada vez más denso. ¿Seguirá mejorando la situación y, de ser así, qué otras medidas serán más efectivas para acelerar esta tendencia?

Esta es la pregunta que ANSES ha analizado en un informe publicado el martes, 16 de julio. Tomando como referencia el año 2014, la agencia realizó un ejercicio de prospectiva para 2025, con varios escenarios para la evolución de la flota de automóviles, sin modificar otros parámetros (meteorológicos, demográficos, otras emisiones, etc.).

De -30% a -60% de contaminantes de automóviles

Primera observación: las emisiones de todos los contaminantes estudiados, al menos las relacionadas con el tráfico rodado, caen en todos los escenarios en el rango de 30% a 60%. Incluido en el escenario menos ambicioso, que se basa en una generalización del filtro de partículas y la evolución de los estándares del euro.

Los resultados son aún mejores en el escenario ‘gasolina’ (43% de los vehículos diésel livianos en 2025, comparado con 73% en 2014), con la excepción de los compuestos orgánicos volátiles y el amoníaco.

Si bien las concentraciones de todos los contaminantes atmosféricos estudiados disminuyen en todos los escenarios, uno de ellos se resiste: el ozono, cuyo contenido en la atmósfera aumenta en todos los casos. «El problema es su química muy compleja: el ozono se deriva de precursores como el NOx y los compuestos orgánicos volátiles, pero su relación con ellos no es lineal. Si el NOx disminuye y los VOC aumentan, o viceversa, podemos observar muy bien un aumento en el ozono», explica Valérie Pernelet-Joly.

Lógicamente, las concentraciones de estos contaminantes también disminuyen, pero necesariamente son menos marcadas que las emisiones. Influye la existencia de otras fuentes de contaminación, pero también la formación en la atmósfera de partículas secundarias. A pesar de estas mejoras, los dos escenarios (‘sobre el agua’, ‘gasolina’) no mejoran significativamente la exposición de la población a la contaminación del aire.

«El número anual de excedentes del valor de referencia diario de la OMS para PM2.5 está disminuyendo en alrededor de -15% en Île-de-France. Por otro lado, el número de excedentes de la guía anual de la OMS se mantiene constante y aún afecta a casi todo el territorio», señala la agencia. En resumen, una exposición un poco menos aguda, pero aún así crónica.

Disminuir el tráfico, la mejor opción posible

En otro escenario surge una solución más sostenible, al menos para áreas altamente urbanizadas: la agencia eligió la zona ‘Paris intra-A86’ como modelo de estudio. Consiste en una reducción del tráfico de automóviles, entre un 20% y un 25%, así como una promoción del vehículo eléctrico, ambos restringidos a este denso entorno urbano: las emisiones de PM2.5 relacionadas con el tráfico disminuyen en un 27% (contra – 14% ‘sobre el agua’), aquellos de los óxidos de nitrógeno (NOx) en un 38% (versus -20% ‘río’).

«La evolución tecnológica de la flota de automóviles es buena, su renovación también, pero solo una disminución en el tráfico mejorará la situación», dice Valérie Pernelet-Joly, jefa de la unidad de evaluación de riesgos relacionados con el aire en ANSES. Para ello, el informe menciona varias medidas, como «el refuerzo del transporte público, la intermodalidad y los modos de transporte activos (caminar, montar en bicicleta)».

Sin embargo, el tráfico por carretera no es la única fuente de la contaminación del aire, en particular, en Ile-de-France, donde la calefacción residencial y la agricultura son fuentes importantes de emisiones. «El sector automotriz es el que está experimentando la evolución más rápida, a nivel tecnológico y regulatorio, pero actuará al mismo tiempo en otras fuentes», dijo Valerie Pernelet-Joly.

El impacto de los contaminantes confirmado

En otro informe presentado simultáneamente, ANSES también informa sobre el impacto en la salud de 20 contaminantes del aire.

Entre ellos, las partículas ultrafinas (PUF, de un tamaño inferior a 100 nanómetros), así como el hollín de carbono y el carbono orgánico, que los expertos creen que el nivel de evidencia es moderado (PUF) a alto (hollín de carbono, carbono orgánico), para muertes respiratorias, cardiovasculares y anticipadas.

Como ya se había indicado en un informe anterior de junio de 2018, ANSES recomienda regular estos tres componentes (es decir, hacer que la vigilancia sea obligatoria), así como las PM10 y PM2,5 cuya relevancia no se cuestiona.

Peligro para la salud neurológica de los niños

Con respecto a la salud neurológica y la salud perinatal, el cuerpo de estudios sobre este tema todavía es limitado. Las nuevas indicaciones son débiles y sugieren un efecto del hollín de carbono y partículas ultrafinas en el desarrollo del rendimiento cognitivo del niño, así como un efecto del hollín de carbono en el bajo peso al nacer.

Según ANSES, otros contaminantes de diferente naturaleza también parecen estar asociados con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, incluidos los aerosoles orgánicos secundarios (incluidos el amonio, el sulfato y el nitrato), así como los metales de transición (hierro, zinc, níquel, cobre, vanadio), sílice y endotoxinas. El problema es que , hasta ahora, no se han tomado en cuenta ni aplicado medidas efectivas contra ellos.

Algunas de estas sustancias altamente tóxicas no dependen del motor sino del desgaste de los neumáticos y de las pastillas de freno. Por tanto, los coches eléctricos también las emiten, en algunos casos incluso más, pues las baterías aumentan el peso de los vehículos y la abrasión de neumáticos y frenos es mayor.

En cuanto a las fuentes de emisiones, ANSES confirma claramente la nocividad del tráfico rodado, así como la relacionada con la quema de carbón, petróleo y biomasa. Menos estudiado, el polvo del desierto parece tener un efecto en la salud respiratoria de los niños, indica la agencia, que exige un mejor estudio de las emisiones relacionadas con la agricultura, el transporte marítimo y la actividad aeroportuaria, aún poco conocido.

Conclusiones

  • Sobre la base de una revisión sistemática de la literatura científica, ANSES confirma, con fuertes niveles de evidencia, los efectos en la salud (enfermedades respiratorias y cardiovasculares y muertes anticipadas) relacionados con ciertos componentes de las partículas del aire ambiente cuyas Partículas ultrafinas, hollín de carbono y carbono orgánico. Por lo tanto, la Agencia recomienda que estos tres indicadores de partículas se consideren una prioridad en las políticas públicas relacionadas con el aire.
  • ANSES también confirma, con fuertes niveles de evidencia, los efectos sobre la salud de la exposición a diferentes fuentes de emisión, en particular el tráfico rodado, la combustión de carbón, productos derivados del petróleo y la biomasa, por lo que insiste en la necesidad de actuar sobre estas fuentes de emisión.
  • Además, dada la escasez de datos, ANSES recomienda continuar los esfuerzos de investigación sobre los efectos en la salud asociados con otras fuentes de partículas como la agricultura, el transporte marítimo y la actividad aeroportuaria.
  • Con respecto a las emisiones contaminantes del tráfico rodado, la Agencia concluye que los cambios en las tecnologías de la flota permitirán una reducción más o menos marcada de la contaminación del aire ambiente según los escenarios, pero que serán insuficientes para mejorar, solo, la calidad del aire ambiente en las aglomeraciones. Por lo tanto, ANSES recomienda fomentar la promoción de tecnologías alternativas y especialmente la reducción del tráfico.

Puede consultar el informe aquí.

Fuente: economiacircular.org

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 29 julio 2019
Los vizcaínos concienciados que tratan de generar menos residuos y reciclan en casa no ven premiado su esfuerzo. Pagan lo mismo por la tasa municipal que otros vecinos despreocupados por...
Posted by aclimaadmin | 24 julio 2019
Urbaser, Ferrovial y FCC son las principales empresas que optan a gestionar la limpieza en Vitoria-Gasteiz. Hoy se han abierto los primeros sobres, con los que se ha podido determinar que...
Posted by aclimaadmin | 24 julio 2019
Aprobado el Decreto que actualiza las áreas protegidas y los controles para evitar su contaminación por nutrientes de los vertidos urbanos o agrícolas El Consejo de Gobierno, a propuesta del...
X