El nuevo Plan de acción de Economía Circular de la UE pretende reducir a la mitad la fracción resto de los residuos municipales

Posted by aclimaadmin | febrero 5, 2020 | Noticias del Sector

La Comisión Europea tendrá como objetivo «desacoplar absolutamente» el crecimiento económico del uso de los recursos naturales en un proyecto de plan de acción de economía circular (PAEC) que se dará a conocer a primeros de marzo.

El borrador de la hoja de ruta, se describe como «instrumental» para cumplir con el objetivo de Europa de convertirse en el primer continente del mundo climáticamente neutro para 2050.

El 66% de las emisiones de CO2 están directamente relacionadas con la gestión de materiales, señala el documento, diciendo que «la circularidad es un importante impulsor de la neutralidad climática» que debería incorporarse en los planes climáticos nacionales desarrollados por los Estados miembros de la UE en virtud del Acuerdo de París. «Para desacoplar absolutamente el crecimiento del uso de recursos, se debe cambiar la forma en que producimos, comercializamos y consumimos, y la forma en que gestionamos los residuos», indica la Comisión en la introducción de su nueva estrategia.

El plan aún está sujeto a cambios, pero da una indicación de las intenciones de la Comisión. E incluso las organizaciones ambientalistas están de acuerdo en que el nivel de ambición es alto.

«El borrador del Plan de Acción de Economía Circular muestra muchos elementos prometedores, en particular la ambición de reducir nuestro consumo de recursos en términos absolutos y hacer que todos los productos en el mercado europeo sean sostenibles», dijo Jean-Pierre Schweitzer, de European Environmental Bureau (EEB).

«Estamos muy contentos de ver objetivos para la prevención de residuos y la reducción absoluta del uso de recursos», dijo Schweitzer. «En el objetivo de residuos municipales residuales, esto es bastante positivo», opinó Schweitzer añadiendo que EEB había estado haciendo campaña cierto tiempo sobre el tema, emitiendo 10 recomendaciones recientemente sobre cómo transformar la política de residuos de la UE.

La economía circular se convirtió en un tema político clave bajo la anterior Comisión dirigida por Jean-Claude Juncker. El vicepresidente de la Comisión, Frans Timmermans, se ocupó personalmente de la agenda de la economía circular en la era de Juncker y ahora quiere llevarla al siguiente nivel como parte del Acuerdo Verde Europeo.

Reducir a la mitad los residuos municipales

Uno de los objetivos principales de la nueva hoja de ruta de la economía circular es el compromiso de reducir significativamente los residuos. «La cantidad de residuos municipales residuales debería reducirse a la mitad en la próxima década», indica el documento. También sugiere reducir el uso de recursos materiales «a la mitad», aunque ese objetivo aparece entre paréntesis, lo que significa que todavía está sujeto a discusiones internas.

«Para 2030, solo se deberían colocar productos seguros, circulares y sostenibles en el mercado de la UE», se lee en el documento, que dice que la Comisión centrará sus esfuerzos en «medidas iniciales» como «requisitos mínimos que impidan que se permitan productos insostenibles en mercados de la UE».

Algunas organizaciones ecologistas se han mostrado optimistas acerca de esos objetivos, sin embargo, han señalado que los objetivos de reducción de residuos todavía eran tentativos y contenían algunas debilidades. «Un objetivo de recursos basado en la huella material es bienvenido, pero debemos establecer una meta para 2030, ya que una meta para 2050 no generará un debate político», dijo Schweitzer (European Environmental Bureau, EEB) reclamando un objetivo de huella material del 50% para 2030.

Schweitzer también considera omisiones en la hoja de ruta, señalando la ausencia de objetivos para reducir el desperdicio comercial y pidiendo medidas más específicas en sectores como textiles y muebles. En este sentido, ha declarado que “esperan que la Comisión se comprometa a establecer rápidamente requisitos mínimos en las estrategias sectoriales sobre textiles y construcción. Nos sorprende que no se mencionen los muebles”.

En octubre, los Estados miembros de la UE adoptaron conclusiones sobre la economía circular, diciendo que «se necesitan más esfuerzos ambiciosos para estimular una transición sistémica a una sociedad sostenible».

Los gobiernos nacionales invitaron especialmente a la Comisión a «adoptar un nuevo plan de acción de economía circular con acciones específicas» en sectores industriales como el textil, el transporte y la alimentación, así como en los sectores de construcción y demolición.

Espacio de datos circular europeo

Por otro lado, la hoja de ruta pone énfasis en las tecnologías digitales. Así el borrador señala que “se desarrollará un espacio de datos circular europeo” para mejorar la “calidad, relevancia y disponibilidad” de los datos relacionados con el producto. Esto incluirá «información digital obligatoria» a lo largo de las cadenas de valor del producto, a través de «un pasaporte electrónico del producto» que hará accesibles sus características.

Tampoco se olvida a los consumidores, con propuestas para una «prohibición de cierto lavado ecológico en toda la UE», que incluye «una nueva propuesta legislativa que requiere que las empresas justifiquen sus reclamaciones en base al desempeño ambiental» utilizando metodologías aprobadas por la UE.

La Comisión también tiene la intención de tomar medidas enérgicas contra las «prácticas de obsolescencia programadas» y establecer «un nuevo derecho de reparación en la legislación del consumidor de la UE, asegurando a los consumidores la disponibilidad de «servicios de reparación asequibles» y repuestos.

Otras iniciativas en la hoja de ruta de la economía circular incluyen:

  • Nueva legislación sobre residuos de envases, incluyendo requisitos esenciales para los envases.
  • Reglas actualizadas sobre baterías y vehículos al final de su vida útil para garantizar altas tasas de reciclado para automóviles eléctricos.
  • Una revisión de las leyes sobre sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos (RoHS).
  • Revisión de las normas sobre transporte de residuos, con miras a impulsar el comercio de residuos y materiales secundarios.
  • Impulsar el comercio de materias primas secundarias con iniciativas regionales destinadas a «armonizar los criterios nacionales para el fin de la condición de residuo y subproductos». Esos podrían ser un primer paso hacia los criterios de toda la UE.
  • Un cambio a «productos químicos seguros por diseño» destinado a sustituir sustancias consideradas perjudiciales para la salud humana y el medioambiente.
  • Verificación más estricta y reglas de etiquetado para garantizar que los plásticos de base biológica produzcan beneficios medioambientales genuinos.
  • Una «estrategia integral de la UE» para textiles y prendas de vestir, dirigida a estimular el mercado de textiles circulares.
  • Hacer accesible el agua potable de grifo en lugares públicos para reducir la dependencia del agua embotellada.
  • Una «estrategia integral para un entorno de construcción sostenible» para abordar el «carbono incorporado» en los productos de construcción.
  • Los requisitos de diseño ecológico para productos TIC y «un sistema de recompensas en toda la UE para devolver o vender teléfonos móviles viejos», extender su vida útil y mejorar su reciclado.
  • Promover cadenas de valor globales circulares en las discusiones comerciales, con un «acuerdo global sobre plásticos» que aborde el diseño de productos y la gestión de los residuos.

Fuente: economiacircular.org

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 27 febrero 2020
El 26 de febrero, la Comisión ha publicado una serie de informes por país en los que se analizan los principales retos socioeconómicos de cada Estado miembro. En el ámbito...
Posted by aclimaadmin | 27 febrero 2020
En Francia, la nueva Ley de economía circular se complementará con una Orden, cuyo primer borrador acaba de ser presentado. Entre los puntos que aborda se encuentran la aclaración del...
Posted by aclimaadmin | 27 febrero 2020
El proyecto europeo VALUEWASTE, orientado a maximizar la recuperación de recursos de los residuos orgánicos generados en las ciudades y municipios para su revalorización, permitirá a futuro conseguir una Europa...
X