Euskadi exigirá a los municipios de más de 5.000 habitantes planes contra el cambio climático

Posted by aclimaadmin | junio 7, 2019 | Noticias del Sector

Euskadi no pondrá límites por ley a la entrada de vehículos a motor en las ciudades. Al menos, de momento. El borrador de la Ley de Cambio Climático que fue puesto sobre la mesa en el Consejo de Gobierno del Ejecutivo vasco el pasado martes no incluye ninguna exigencia o petición expresa a las ciudades para que limiten la entrada de los transportes más contaminantes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Según el texto al que ha tenido acceso este diario, la ley se limita a realizar una petición expresa a los consistorios de más de 5.000 habitantes -también a las propias diputaciones- para que en los próximos años pongan en marcha planes de lucha contra el cambio climático y de movilidad sostenible con el fin de cumplir con los objetivos de reducción de emisiones aprobados por la Unión Europea.

Desde el departamento de Medio Ambiente señalan que los ayuntamientos no necesitan ninguna ley que dé cobertura a posibles planes de limitación de entrada de vehículos en sus municipios ya que «lo pueden realizar perfectamente con sus competencias». La ley redactada, en definitiva, trata de marcar unos objetivos de reducción de emisiones y lucha contra el cambio climático y ahora será el turno de que los consistorios den «los pasos oportunos para lograrlos». Es decir, «deberán establecer los mecanismos que consideren oportunos» pero sin una directriz expresa de tener que habilitar zonas a las que solo puedan acceder vehículos no contaminantes.

Así las cosas, la ley que previsiblemente pueda llegar al Parlamento Vasco para finales de este año o principios del próximo dejará en manos de los consistorios el establecer las medidas que consideren oportunas para lograr esa reducción del 30% en las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2030 que prevé Bruselas. Eso sí, establece un régimen sancionador para el caso en el que esos objetivos finales no se terminen alcanzando.

La ley vasca, que aspira a ser una de las precursoras en lo que a comunidades autónomas se refiere, llegará antes de la normativa en la que se encuentra trabajando el Gobierno central -que sufrió el ‘impasse’ del adelanto electoral-. Hasta el momento Baleares dispone de una normativa propia y también Andalucía ha puesto en marcha una ley con medidas para hacer frente al cambio climático. Y de momento, la ley catalana se encuentra recurrida en el Constitucional.

El objetivo de la norma vasca, explica la viceconsejera Elena Moreno, «es establecer un marco normativo para permitir la adopción de medidas dirigidas a la mitigación y a la adaptación al cambio climático». La meta final es fijar por ley un horizonte en Euskadi de «cero emisiones para 2050. En el anteproyecto de España se prevé una reducción de al menos un 90% para ese año y Europa habla del 80%, por lo que ese aspecto debe ser el más destacable», explica Moreno.

Y ese objetivo, de momento, no incluye ninguna limitación expresa para territorios o ayuntamientos, a diferencia de la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica del Ejecutivo central que sí que baraja la posibilidad de exigir a las urbes de mayor tamaño, de más de 50.000 habitantes, disponer de una zona de bajas emisiones para antes de 2023. Lo que en Gipuzkoa, por efecto, afectaría a los consistorios de Donostia e Irun. Cabe recordar que hace unos meses la propia viceconsejera lanzó la recomendación a la ciudades para limitar a partir de 2025 la entrada de los vehículos más contaminantes a sus centros urbanos, un consejo que no fue excesivamente bien acogido por los ayuntamientos de las capitales vascas.

Planes y observatorio

La Ley de Cambio Climático vasca engarzará también algunos aspectos de la Ley de Sostenibilidad Energética aprobada en febrero en la Cámara Vasca, y también ligará varios aspectos de la próxima Ley de Movilidad Sostenible, que se prevé también que pueda llegar al Parlamento en otoño. Además, la Estrategia Klima 2050 será revisada y reajustada a los objetivos establecido en esta ley y «desde esa Estrategia se desplegarán los planes de acción donde se establezcan las metas y las líneas de actuación, dotación presupuestaria de las acciones, mecanismos de seguimiento…»

Ese control efectivo lo realizará la Oficina Vasca de Cambio Climático, que se creará en un plazo de dos años tras aprobarse la ley. Se ubicará dentro del Ihobe y se erige como el instrumento técnico que realizará los seguimientos, elaborará un inventario de gases de efecto invernadero, nuevos escenarios climáticos y proyecciones, e informará sobre leyes y anteproyectos nuevos. Desde el departamento de Medio Ambiente señalan que esa oficina no tendrá el mismo ámbito de actuación de Naturklima, la fundación del cambio climático puesta en marcha por la Diputación de Gipuzkoa. «Ni la responsabilidad, ni el ámbito de trabajo de la Oficina están en la línea de los objetivos de Naturklima», aclaran.

Fuente: El Correo

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 18 junio 2019
El Ayuntamiento de Bilbao y Contenur han suscrito un acuerdo pionero por el que la empresa se compromete a reutilizar y dar una segunda vida a los contenedores deteriorados que...
Posted by aclimaadmin | 17 junio 2019
El Ministerio de Transición Ecológica ha anunciado el 11 de junio la licitación de las obras del proyecto de colectores para el saneamiento de la cuenca alta del río Nervión,...
Posted by aclimaadmin | 17 junio 2019
Un estudio de la Agencia Alemana de Medioambiente analiza tanto los beneficios ambientales como la contaminación derivados de un modelo de consumo cada vez más digitalizado. La digitalización está cambiando la forma...
X