La importancia del Ecodiseño como factor diferencial en la estrategia empresarial

Posted by aclimaadmin | julio 7, 2017 | Blog Aclima

¿Es la aplicación del Ecodiseño una variable a considerar en nuestro negocio? ¿Genera realmente alguna ventaja o beneficio aparte de una buena imagen? La respuesta es un sí rotundo. El Medio Ambiente es un factor más a tener en cuenta, de la misma forma que otros factores tradicionales como el coste, la ergonomía, la calidad, etc.

Primero, ¿qué es el Ecodiseño? Es una metodología cuyo objetivo es integrar la variable ambiental en el proceso de diseño y desarrollo de los productos y servicios. La intención es mejorar el comportamiento ambiental a lo largo del ciclo de vida, usando un enfoque preventivo que minimice el efecto de los principales aspectos ambientales, antes de que sea imposible actuar sobre ellos por motivos técnicos, económicos u otros.

El Ecodiseño supone también la primera línea de batalla de las empresas a la hora de aplicar estrategias de Economía Circular. La prevención de los futuros problemas ambientales está designada como la primera actuación a aplicar de acuerdo a la pirámide jerárquica de residuos, y la metodología, no lo olvidemos, incluye la fase de fin de vida.

 

 Empresa, Medio Ambiente y objetivos estratégicos

Es importante recordar que el tejido industrial es cada vez más consciente de la importancia que está tomando el Medio Ambiente y la sostenibilidad integral en sus modelos de negocio. Por ese motivo, su implementación ha de realizarse de manera alineada a sus objetivos estratégicos. La utilidad y beneficio de la herramienta queda reflejada en las demandas de las empresas, ¿cómo ayudaría su aplicación?:

  • Como herramienta para cumplir con la legislación ambiental aplicable al producto. Mostramos a continuación un ejemplo:
  • Las empresas fabricantes de productos relacionados con energía están afectadas por la Directiva de Ecodiseño o directiva ErP (Energy Related Products). De esta directiva emanan reglamentos europeos específicos para cada tipología de producto, los cuales incluyen criterios de diseño ecológico obligatorios para los fabricantes de cara al marcado CE.
  • Con el cumplimiento de la nueva versión de la norma ISO 14001 del 2015 que incorpora criterios tradicionales del Ecodiseño recogidos en su correspondiente norma ISO 14006, como la identificación y evaluación de los aspectos ambientales asociados al ciclo de vida de producto.
  • Con los requisitos del mercado. Otro de los casos claros en los que la empresa puede alinear el Ecodiseño. Las actuales cadenas de valor sectoriales tienen su hoja de ruta trazada hacia un comportamiento sostenible y deben cumplir todo tipo de requisitos que permitan llegar a dichos objetivos:
  • Las grandes compañías son las primeras entidades interesadas en trabajar en pro de la sostenibilidad, ya que su imagen de cara al consumidor final, cada vez más concienciado y cada vez más exigente, es vital para su porvenir. Su capacidad de actuación y tracción hace que todas sus cadenas de suministro a su vez tengan que alinear sus propios objetivos hacia la sostenibilidad.
  • En estas hojas de ruta también se encuentran inmersas las administraciones, donde los departamentos de compras incluyen en las licitaciones públicas criterios para la contratación y compra pública verde, a fin de fomentar este tipo de mercados y dar una actitud ejemplarizante.

 

Hacia un cambio de mentalidad

Sin embargo, la metodología de Ecodiseño plantea algunos inconvenientes a tener en cuenta. El más relevante es el cambio de mentalidad que deben llevar a cabo las organizaciones tradicionales. Mientras que un enfoque tradicional de mejora ambiental incluye únicamente sus procesos productivos, el Ecodiseño supone la aceptación de la responsabilidad ampliada de fabricante, y con ello esfuerzos de mejora en cada una de las fases de ciclo de vida del producto.

Para facilitar este cambio de mentalidad es fundamental que la empresa sea consciente de sus ineficiencias desde este enfoque de ciclo de vida: ineficiencias ambientales generalmente acarrean ineficiencias económicas.

En cualquier caso, no hay que olvidar que el Ecodiseño incluye un factor más, el medioambiental, al resto de factores considerados en el proceso de diseño y desarrollo de los productos y servicios de las empresas. Esto implica que, a igualdad de requisitos funcionales, un producto ecodiseñado superará en prestaciones a sus competidores. Algunos proyectos de Ecodiseño llevados en la CAPV han supuesto beneficios ambientales y económicos, como el ahorro de materias primas por valor cercano a 10.000€ en algunas empresas de mobiliario, o la reducción de más del 15% del consumo energético en la fase de uso en algunos productos del sector de la máquina herramienta.

 

Ha llegado la hora de pensar seriamente en la implantación de una metodología que no solo complementa al resto de los factores tradicionales en la estrategia global, sino que beneficia tanto a la empresa como al cliente final.

 

 

 

 

Rubén Carnerero

Director Técnico /  Technical Manager

r.carnerero@ik-ingenieria.com

 

 

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 04 diciembre 2019
Este lunes ha dado comienzo en Madrid la 25.ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25). Hasta el 13 de diciembre...
Posted by aclimaadmin | 28 noviembre 2019
Las aves son los animales que se ven afectados en mayor medida por las variaciones en las condiciones atmosféricas. Es por ello que el estudio de su comportamiento y alteraciones...
Posted by aclimaadmin | 22 noviembre 2019
Este índice recién presentado en sociedad se anuncia como una oferta alternativa a los principales referentes que determinan la acción política gubernamental, especialmente al Producto Interior Bruto (PIB). El ICPDS...
X