“La nueva Comisión Europea sitúa la acción climática como prioridad e impulsa las oportunidades para el sector ambiental”, por Olga Martín

Posted by aclimaadmin | septiembre 20, 2019 | Blog, Blog Aclima

El próximo 1 de noviembre es cuando se espera que tome posesión de su cargo la nueva presidenta de la Comisión Europea Ursula Von der Leyen. La política alemana, perteneciente al Grupo Popular Europeo, ha presentado recientemente a su equipo, orientado a enfocar la política de la Comisión en cuestiones clave para el futuro, como la Economía, la Competencia y la lucha contra el Cambio Climático. Es reseñable la importancia que desde el primer momento la nueva presidenta está dando a las políticas ambientales, no solo por su valor ecológico, sino también como vectores transversales que vehicularán gran parte de la política económica europea.

El hecho de situar a la acción climática como eje de la política europea supone un estímulo de primer orden para el sector medioambiental, ya que con total seguridad se ampliarán las oportunidades para las empresas y aumentarán las sinergias público-privadas enfocadas al cuidado del entorno y el fomento de la sostenibilidad.

El nuevo ejecutivo europeo es innovador en varios aspectos, ya que por primera vez una mujer es presidenta de la Comisión y se trata del primero con una composición paritaria (13 comisarios mujeres y 14 hombres). Además, nunca antes había habido un comisario apoyado por los verdes y otro ultraconservador.

La Acción Climática, prioridad para Europa

La intención de la nueva presidenta de la Comisión Europea es dar una importancia capital a las políticas ambientales y, para ello, ha organizado su gobierno bajo dos grandes vicepresidencias ejecutivas que asumen dos políticos con destacadas trayectorias en la UE. Por un lado, Margrethe Vestager se hace cargo de Mercado Digital y Competencia y el laborista holandés Frans Timmermans será el Vicepresidente ejecutivo para el Pacto Verde Europeo y gestión de la política de Acción Climática.

Uno de los ambiciosos objetivos marcados por la nueva presidenta es convertir a Europa en el primer continente neutro en clima. Pero este no será el único reto relacionado con el medio ambiente y la sostenibilidad de la Comisión Europea. También se pretende coordinar el Pacto Verde Europeo con la mira puesta en prescindir de los combustibles fósiles como máximo para el año 2050.

Un ejemplo práctico que demuestra el peso de las políticas relacionadas con la sostenibilidad en el nuevo ejecutivo es que dos nuevos comisarios de los departamentos al mando de la Vicepresidencia de Timmermans han ejercido como ministros de medio ambiente en sus países: Rovana Plumb, al frente de Transporte y Elisa Ferreira, titular de Cohesión y Reformas.

Oportunidades para el sector del medio ambiente

Como decíamos, la prioridad para Frans Timmermans será convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro del mundo. Pero para llegar a este hito, son necesarios otra serie de medidas encaminadas a impulsar la sostenibilidad dentro de los países de la UE. Es ahí donde surgen las oportunidades para las empresas de nuestro sector, que pueden hacer valer su experiencia ya sea liderando proyectos propios o formando parte de alianzas con otras compañías o instituciones públicas.

El llamado Pacto Verde Europeo está llamado a ser uno de los puntales de la política ambiental de la Comisión y la colaboración de la Dirección General de Acción por el Clima será de capital importancia para hacerlo efectivo.

Todo esto va a conllevar la priorización de la sostenibilidad dentro de la economía europea, abriendo para las empresas de nuestro sector un gran abanico de oportunidades y señalando nuevos derroteros en mercados hasta ahora inexistentes o menos explotados. Particularmente, los sectores relacionados con las siguientes áreas pueden verse positivamente afectados:

-Economía Circular: Tras el éxito del impulsado en 2015, se pretende acordar un Nuevo Plan de Acción de Economía Circular, destinado a apoyar la nueva estrategia industrial europea, incrementar la gestión sostenible de los recursos, especialmente en sectores intensivos, y enfocado en la lucha contra la contaminación por plástico.

-Emisiones: El objetivo de la UE es alcanzar en 2050 la neutralidad de emisiones, reduciéndolas a la mitad para 2030 como primer paso. Esto va a llevar a fijar una hoja de ruta para el desarrollo de la energía eólica marina, y también a atajar las emisiones de CO2 de la industria aeronáutica. En la actualidad, los viajes en avión son responsables del 3% de las emisiones europeas y la Comisión Europea estima que en 2020 las emisiones procedentes de aeronaves serán un 70% mayores que en 2005. Por eso se ha planteado un impuesto al CO2 de los aviones. Recientemente Ryanair se ha convertido en la 10ª compañía que más contribuye al cambio climático en Europa, siendo la primera empresa ajena al negocio del carbón que entra en el top ten de empresas que más CO2 emiten a la atmósfera en el continente.

Economía Azul y pesca sostenible: Se trata de dos áreas que se quiere desarrollar, integradas en el Pacto Verde Europeo, para impulsar la generación de empleos y un crecimiento económico sostenible. También se estima necesaria una inversión continuada en energías renovables marinas.

-Movilidad eléctrica: La apuesta por los vehículos eléctricos implica que en Europa haya un millón de puntos de recarga para vehículos eléctricos en 2025, 10 veces más de las cifras actuales. Esta medida puede suponer un espaldarazo para todos los sectores relacionados con la movilidad eléctrica.

-Conservación y cuidado de la biodiversidad: Otras de las medidas anunciadas es la presentación de una nueva Estrategia de Biodiversidad para 2030, en la que se incluya todos los aspectos relacionados, desde la desforestación hasta la conservación de las especies y hábitats protegidos, pasando por la calidad del aire y agua, los océanos sostenibles o la agricultura ecológica.

Para alcanzar todos estos ambiciosos objetivos se necesitan inversiones a gran escala. Por ello, y para no depender en exclusiva de los fondos públicos, Von der Leyen ha anunciado que quiere convertir parte del Banco Europeo de Inversiones en Banco Climático. Esto supondrá el desbloqueo de nada menos que un billón de euros de inversión en la próxima década. De esta manera, el BEI dejará de financiar proyectos que dependan de combustibles fósiles ya desde finales de 2020. Además, se ha anunciado que se priorizarán inversiones en áreas como la eficiencia energética, energías renovables, nuevas tecnologías bajas en carbono e infraestructuras energéticas sostenibles.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 14 noviembre 2019
La cooperación siempre acarrea consecuencias positivas, esta verdad es fácilmente demostrable con los ejemplos de los sistemas eco-industriales, donde empresas e industrias se alían para compartir gastos, recursos, materiales, gestión...
Posted by aclimaadmin | 07 noviembre 2019
Los llamados impuestos verdes parece evidenciar una mejora del comportamiento ambiental de los países y regiones donde se han aplicado. Sus gobiernos publican datos que demuestran una reducción de las...
Posted by aclimaadmin | 31 octubre 2019
El jueves 31 de octubre se celebra el Día Mundial de la Ciudades, el escenario por excelencia de la vida en sociedad, ya que no en vano un 60% de...
X