Una agenda de acción global para reducir a la mitad la pérdida y el desperdicio de alimentos para 2030

Posted by aclimaadmin | septiembre 9, 2019 | Noticias del Sector

Un nuevo informe publicado el 29 de agosto presenta un plan de acción para reducir drásticamente las pérdidas y el desperdicio de alimentos, en línea con varios objetivos de desarrollo sostenible y en respuesta a la emergencia climática.

Como lo  demostró el informe del  IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático) publicado el pasado 8 de agosto, una reducción drástica en el desperdicio de alimentos es un buen ámbito para explorar formas de limitar gases de efecto invernadero relacionados con el uso de la tierra para la agricultura y la ganadería. Según las cifras publicadas en 2011 por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y aún vigentes, un tercio de los alimentos producidos son pérdidas que se producen entre el lugar de cultivo y el plato servido en restauración y hogares, lo que corresponde a una cuarta parte de agua utilizada por la agricultura en el mundo.

Estas pérdidas ahora son responsables del 8% de las emisiones anuales. Reducir a la mitad la cantidad de alimentos perdidos o desperdiciados cumple con uno de los puntos del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) para desarrollar patrones de producción y consumo sostenibles. Es el ODS número 12, de los 17 objetivos (incluido el acceso a energía limpia y asequible para todos, acceso a agua limpia y saneamiento, igualdad de género, eliminación del hambre y la pobreza …) desarrollado en septiembre de 2015 por las Naciones Unidas y que todos los Estados miembros deben aspirar a 2030. Pero esto también promovería el logro de otros objetivos relacionados con la eliminación de hambre y pobreza extrema en el mundo.

De hecho, al reducir este desperdicio de alimentos en un 50% para 2050, se podría satisfacer el 20% de las necesidades alimentarias adicionales necesarias para satisfacer el aumento de la población mundial entre 2010 y 2050, ahorrando un área de un tamaño equivalente a Argentina y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 1,5 gigatoneladas por año.

Por esta razón, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), en asociación con el Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ha publicado el pasado 29 de agosto una agenda global destinada a empresas, gobiernos, a la sociedad civil y a todos los actores implicados en la cadena de suministro alimentaria. Los volúmenes de alimentación perdidos ahora equivalen a 940 mil millones de dólares al año, un mercado que agudiza el apetito de nuevas empresas especializadas y que también alienta a los principales grupos empresariales del sector agroalimentario a mejorar su rendimiento. El 50% de la población mundial ya vive en un país que, como Francia, ha establecido objetivos en términos de reducción del desperdicio de alimentos. Este es también el caso de 32 de los 50 principales grupos agroalimentarios mundiales.

Las causas de estas pérdidas o desperdicios en la cadena de suministro alimentario son tecnológicas, gerenciales o de comportamiento, dependiendo del país en cuestión. Los países menos adelantados sufren principalmente pérdidas en la fase de almacenamiento debido a la mala calidad de las infraestructuras, las variaciones estacionales y los pronósticos aproximados de la oferta y la demanda. En las economías más ricas, donde las normas sociales son responsables de rechazar los productos no conformes, son principalmente los hogares y los restaurantes los responsables del desperdicio. El deterioro en el lugar de producción también afecta a todos los países.

Algunos factores estructurales son globales, incluido el crecimiento de la población, el cambio climático, la falta de financiación, las aberraciones regulatorias … Y todos están estrechamente relacionados entre sí.

Los autores del estudio abogan por que todos los actores (Estados, empresas, sociedad civil, particulares y los diversos eslabones de la cadena de suministro) establezcan objetivos, midan y hagan un seguimiento del avance de sus esfuerzos y, sobre todo, pasen a la acción, cada uno en su contexto local. Destacan la necesidad de demostrar mediante estudios de casos la rentabilidad económica de una reducción del desperdicio de alimentos en su ámbito, abogan por una mayor colaboración entre todos los actores y advierten contra el riesgo de un efecto dominó causado por ciertas acciones.

Sugieren muchas acciones para cada etapa de la cadena de producción y para cada categoría de actores, desde campesinos hasta agroempresas, transportistas, pescadores, fabricantes de envases, mataderos, mayoristas, catering, hogares, etc.

Algunos enfoques holísticos se refieren a toda la cadena de valor, como la adopción por parte de los Estados de estrategias nacionales o la multiplicación de asociaciones entre los sectores público y privado en torno a esta causa.

Los enfoques específicos incluyen soluciones de almacenamiento mejoradas, modificación de los estándares sociales similares a los que ya existen para los residuos y dar prioridad a los sectores que emiten mayores gases de efecto invernadero (producción de ganado, lácteos o arroz).

El informe también enfatiza la necesidad de aumentar los fondos disponibles a través del desarrollo de productos y fondos financieros dedicados, la recopilación de grandes cantidades de datos y un mayor esfuerzo de investigación.

El informe “Reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos: establecer una agenda de acción global” ha sido producido por el Instituto de Recursos Mundiales con el apoyo de la Fundación Rockefeller, y en asociación con el Medio Ambiente de las Naciones Unidas, el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, la Universidad Estatal de Iowa, el Centro Ed Snider de la Universidad de Maryland, el Consorcio para la Innovación en la Pérdida y Alimentación Postcosecha Reducción de residuos, Universidad de Wageningen e Investigación, el Banco Mundial y WRAP.

Fuente: economiacircular.org

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 16 septiembre 2019
El proyecto de ley de economía circular podría prohibir la incineración y el depósito en vertedero de bienes no vendidos. La medida también se aplicaría a las ventas por internet....
Posted by aclimaadmin | 16 septiembre 2019
Quince Estados miembros de la UE todavía no han comunicado a la Comisión Europea (CE) cómo planean mejorar la calidad del aire, cinco meses después de la fecha límite establecida...
Posted by aclimaadmin | 16 septiembre 2019
El Ayuntamiento de Jerez, ha adjudicado a una UTE liderada por FCC Medio Ambiente y de la que forma parte el Centro Especial de Empleo (CEE) FCC Equal. El nuevo...
X