5 nichos de mercado donde están surgiendo oportunidades en Economía Circular

Posted by aclimaadmin | noviembre 3, 2022 | Noticias del Sector
El modelo económico actual está anticuado. Necesitamos realizar una transición hacia una economía circular para garantizar una mayor eficiencia y una reducción de las prácticas perjudiciales. Actualmente, la población consume 1,7 veces más recursos de los que la Tierra puede soportar y, sin embargo, la población mundial está creciendo con rapidez. De hecho, se estima que en 2050 superará los 9.000 millones de personas. A pesar de los planes para reducir los gases de efecto invernadero, se producen a un ritmo que está desestabilizando el clima con rapidez.
Nuestro modelo económico está obsoleto y debe evolucionar. Así pues, un modelo económico «circular» nos permite reducir el consumo de energía y de bienes, así como los daños al medio ambiente. Pero, ¿qué es la economía circular, cómo conseguiremos alcanzarla y cómo pueden participar los inversores? Una economía circular “rediseña” los residuos y la contaminación para mantener los materiales en uso. El 55% de los gases de efecto invernadero del mundo se generan a través del uso de la energía. Lo que poca gente sabe es que el 45% se genera en los procesos de producción (que abarcan la industria, la agricultura y el uso de la tierra). Una economía circular diseña productos y servicios pensando en la eficiencia, la reutilización y el reciclaje.
Se trata de una tendencia global y sostenible que es esencial para proteger el planeta y el nivel de vida en el futuro. Los países están fijando objetivos claros y apoyando políticas para reducir el impacto económico. Por su parte, los consumidores demandan productos y servicios sostenibles e insisten en la aplicación de estándares medioambientales más exigentes. Además, la tecnología está contribuyendo a la transición, desde la ciencia de los materiales hasta la digitalización.
Esto creará una oportunidad estimada de 4,5 billones de dólares para 2030 y de 25 billones para 2050. Los inversores pueden contribuir (y beneficiarse) de la canalización del capital hacia el éxito de este cambio. Se pueden generar rentabilidades superiores invirtiendo en estas empresas de impacto. Quienes no tengan la suficiente visión o capacidad para adoptar un modelo circular se quedarán atrás.
Sólo un 16% de los residuos se reciclan en todo el mundo y se prevé que la generación de residuos aumente en más de un 70% para 2050. El 80% de todo el plástico producido en el mundo se desperdicia y sólo el 9% se recicla. Esto significa que 12 millones de toneladas de plástico llegan al océano cada año. Además, casi un tercio de los alimentos producidos en el mundo se desperdicia. Por otro lado, cada año se pierden más de 32.000 millones de metros cúbicos de agua debido a las fugas. El 80% de las aguas residuales del mundo se vierten sin tratar. Todo ello en un contexto en el que casi el 60% de los acuíferos de agua dulce del mundo ya han superado su punto de equilibrio para su reabastecimiento y en el que la demanda de agua crecerá un 50% de aquí a 2050.
El Grupo Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático prevé que, para mantener el cambio de temperatura en 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales, debemos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% respecto a los niveles de 2010 para 2030, y llegar a cero en 2050. A pesar de ello, la Administración de Información Energética de EE.UU. prevé que las emisiones de gases de efecto invernadero en 2050 sean un 30% más altas que en 2010. Si bien es un panorama poco alentador, al menos significa que tenemos un gran abanico de oportunidades a la hora de buscar empresas que eliminen los residuos y la contaminación y, mantengan los productos y materiales en uso.
El éxito de la transición a una economía circular depende de una combinación de influencia e innovación. Las grandes empresas tienen la influencia financiera y el tamaño necesario para llevar a cabo el cambio a la dimensión que se requiere. Por otro lado, la duración de los modelos económicos lineales hace que ciertos comportamientos estén muy arraigados. En cambio, las empresas más jóvenes y flexibles suelen ser las que aportan las ideas más disruptivas y revolucionarias. Muchas empresas más nuevas (las que desafían el statu quo) siguen siendo privadas y aún no cotizan en los mercados bursátiles.
Para evolucionar al ritmo necesario, tanto las empresas en fase de creación como las que tienen un profundo arraigo tendrán que desempeñar un papel. Los inversores que quieran participar en la transición de la economía circular deben tratar de fomentar la mayor flexibilidad posible para acceder a la innovación allí donde sea más amplia. Hay cinco temas clave (identificados originalmente por Accenture y actualmente adoptados de forma generalizada) que ofrecerán oportunidades de inversión a medida que la economía mundial realice la transición:

1. Cadena de suministro circular

Esto implica la introducción de materiales totalmente renovables, reciclables o biodegradables que pueden utilizarse en ciclos de vida consecutivos. Esto puede reducir los costes a largo plazo y aumentar la previsibilidad y el control de la cadena de suministro.

2. Recuperación y reciclaje

La recuperación y el reciclaje se refieren a un sistema de producción y consumo en el que todo lo que antes se consideraba residuo se reutiliza para otros fines. Las empresas pueden recuperar productos al final de su vida útil para aprovechar y reutilizar materiales, energía y componentes valiosos.

3. Plataformas de intercambio y producto como servicio (PaaS)

Las plataformas de intercambio utilizan la tecnología para aumentar la utilidad de los activos, evitar la capacidad inactiva o encontrar un nuevo uso a los productos. El producto como servicio implica que los consumidores paguen por el empleo de un producto en lugar de por el producto en sí. Esto hace que los fabricantes se centren en la longevidad, la fiabilidad y la reutilización.

4. Ampliación de la vida útil de los productos

El modelo para prolongar la vida útil de los productos tiene como objetivo aprovechar el valor de los productos que pueden estar rotos, pasados de moda o que ya no se necesitan. Gracias al mantenimiento y la mejora de los productos mediante reparaciones, actualizaciones o reacondicionamiento (o al encontrar un nuevo comprador), las empresas pueden crear un gran valor económico. Además, pueden reducir en gran medida el consumo de materias primas y las emisiones generadas por los procesos de producción.

5. Potenciadores de la tecnología

Se trata de empresas cuyos productos o servicios proporcionan las herramientas para la transición a una economía circular. Estas empresas pueden abarcar los sectores del software, la electrónica y la industria, pero todas proporcionan las herramientas necesarias para una transición circular exitosa.

Fuente: Gestores de Residuos

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 26 enero 2023
La publicación aborda una serie de indicadores de salud del suelo para apoyar la política común y garantizar así ecosistemas saludables y un uso sostenible de los suelos de la...
Posted by aclimaadmin | 26 enero 2023
Esta información, extraída del último informe de la AEMA, enfatiza que la legislación de la UE debe enfocarse en intensificar el monitoreo para una mejor recopilación y análisis de datos...
Posted by aclimaadmin | 26 enero 2023
Los impuestos medioambientales de la UE representaron el 5,4% de los ingresos totales procedentes de impuestos y cotizaciones sociales en 2021, una proporción aún menor que en 2019. En 2021,...