Proyecto ROBEE,

Para mejorar la recuperación de metales mediante soluciones de visión artificial

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos son una fuente importante de metales reciclados; sin embargo, el diseño de los equipos electrónicos actuales no siempre permite la recuperación del metal con una calidad suficiente, haciendo difícil, incluso imposible, su reincorporación al ciclo productivo. El proyecto ROBEE tiene como objetivo aumentar la eficiencia y capacidad de la recuperación de los metales valorizables utilizando soluciones de visión artificial e incrementar la calidad y cantidad de los materiales secundarios obtenidos.

DESCRIPCIÓN

El rápido desarrollo de la tecnología y el aumento de la variedad de productos de tipo eléctrico-electrónico hace que el consumo de estos dispositivos se incremente año a año.

Los aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) son productos muy complejos que incluyen numerosas partes y componentes (ej. carcasas, tarjetas de circuitos impresos, cables, o baterías), que a su vez están fabricados en materiales muy diversos; metales férreos y no férreos, plásticos y vidrio, principalmente. La proporción en la que aparecen cada uno de estos materiales es variable, dependiendo del tipo de AEE en cuestión. Por ejemplo, los equipos informáticos contienen una media del 43% en peso de metales férreos, mientras que los pequeños electrodomésticos un 19% .

Algunos de los metales que contienen presentan un valor de mercado elevado y su extracción es costosa y supone un alto impacto ambiental. Así mismo, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) contienen sustancias peligrosas (ej. mercurio, cadmio, arsénico) que, si bien son necesarias para garantizar su funcionalidad, deben gestionarse adecuadamente para evitar que sean emitidos al medio ambiente o se exponga a las/los trabajadoras/es durante su tratamiento.

Por tanto, el reciclaje de este tipo de residuos complejos es una tarea complicada y que, debido a limitaciones técnicas de los procesos actuales y al cambio constante en las características de esta corriente residual, muchas veces no se realiza de forma eficiente. Así, las materias primas secundarias obtenidas en el tratamiento de los RAEE afrontan una serie de desafíos en su competencia con las materias primas de primer uso, no sólo por razones ligadas a su seguridad, sino también por su rendimiento, calidad y coste.

El proyecto ROBEE se fundamenta para dar respuesta a la demanda de tecnologías y procesos cada vez más eficientes en materia de recuperación de los recursos contenidos en corrientes residuales complejas y, que de forma permanente, ocupa a las empresas dedicadas a la gestión y tratamiento de residuos. El valor de las materias primas recicladas y su aceptación por parte de los mercados secundarios depende, entre otros factores, de su calidad, la cual está directamente relacionada con la pureza y el tipo y concentración de impropios que presentan, puesto que estos limitan las opciones de aprovechamiento final. En este sentido, los concentrados metálicos (hierro/acero y cobre) procedentes del tratamiento mecánico de chatarras complejas como son los RAEE, es habitual que presenten contaminaciones cruzadas entre metales y otros impropios (pilas, componentes electrónicos o circuitos impresos) debido a las características inherentes a este flujo residual y a los límites de las propias tecnologías de separación aplicadas.

En este contexto, el objetivo del proyecto ROBEE es seleccionar y desarrollar la base tecnológica para la futura fabricación de un prototipo que permita demostrar el potencial de la utilización de tecnologías de visión artificial y robótica para aumentar la eficiencia y capacidad de recuperación de los materiales valorizables y la retirada de componentes peligrosos de RAEEs, incrementando, en último término, la calidad y cantidad de los materiales secundarios obtenidos y, por ende, la rentabilidad global del proceso.

 

ACLIMA EN EL PROYECTO

Aclima se ocupa de la coordinación del proyecto y sus participantes, así como de velar por la adecuada realización de las distintas tareas que lo componen. También participan Indumetal Recycling, como industria especializada en la gestión integral de RAEE y de chatarras complejas, con amplia experiencia y gran capacidad e interés de innovación en sus procesos, y Gaiker, centro tecnológico que ofrece soporte en el desarrollo tecnológico del proyecto por su experiencia en I+D+i en tecnologías y procesos avanzados de reciclaje de residuos complejos.

 

PARTICIPANTES

Los participantes en este proyecto son:

  • Aclima, como Agrupación Empresarial Innovadora (AEI), cuyo papel consiste en la coordinación del proyecto y sus participantes, así como velar por la adecuada realización del proyecto.
  • Indumetal Recycling, como industria especializada en la gestión integral de RAEE y de chatarras complejas, con amplia experiencia y gran capacidad e interés de innovación en sus procesos.
  • Gaiker, centro tecnológico que ofrece soporte en el desarrollo tecnológico del proyecto por su experiencia en I+D+i en tecnologías y procesos avanzados de reciclaje de residuos complejos.

 

 

El Proyecto ROBEE se encuentra financiado por las ayudas de apoyo a las Agrupaciones Empresariales Innovadoras del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, con el objeto de mejorar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas.