Diez camiones diarios transportarán basura de Gipuzkoa a la incineradora de Bizkaia

Posted by aclimaadmin | septiembre 4, 2018 | Noticias del Sector

Realizará varios envíos de prueba a Zabalgarbi antes de arrancar el transporte regular el día 10 | Los camiones llevarán 5.000 toneladas de basura al mes que se dejarán de depositar en Mutiloa

Este sábado arranca un nuevo curso para los residuos de Gipuzkoa. El último en el que tendrán que viajar fuera del territorio. El Gobierno foral cuenta con que la incineradora de Zubieta pueda darles tratamiento desde octubre o noviembre del año que viene. Hoy, con el inicio de septiembre, se activa el convenio firmado entre las diputaciones forales de Gipuzkoa y Bizkaia para que la fracción resto de los guipuzcoanos se trate en instalaciones vizcaínas. El primer día del mes no habrá ningún envío, pero según ha podido saber este periódico, Gipuzkoako Hondakinen Kudeaketa (GHK) ultima los preparativos para que a partir del martes se realicen los primeros transportes a la planta de incineración de Zabalgarbi. Serán a modo de prueba, para familiarizarse con los procedimientos y conocer la interlocución necesaria para operar con fluidez en la infraestructura bilbaína.

El nuevo ciclo exportador empezará a funcionar a pleno rendimiento a partir del lunes día 10. La cadencia inicial prefijada por la sociedad foral encargada de la gesión de residuos de Gipuzkoa es de diez camiones diarios de lunes a viernes, más dos viajes los sábados. La basura será incinerada en Zabalgarbi y las escorias que resulten de este tratamiento se redirigirán al vertedero de Artigas, igualmente de titularidad de la Diputación de Bizkaia.

Con el uso de tráilers que cargan unas 24 toneladas por trayecto, el planteamiento implica el cálculo de enviar 240 toneladas diarias entre semana que, sumadas a las que se transportan los sábados, elevan la cantidad mensual a 5.000. Se trata del esquema que encaja con lo estipulado en el convenio, que acota las dimensiones para los próximos cuatro meses con un mínimo de 20.000 toneladas y un máximo de 25.000.

La exportación responde a la necesidad de dar salida a unas cantidades de residuos que en breve ya no tendrán cabida en el vertedero Lurpe de Mutiloa, único destino actual de la fracción resto generada por los guipuzcoanos. La instalación goierritarra agotaría en breve la capacidad acordada entre GHK y su propietaria, Cespa -del grupo Ferrovial-, si continuara con el mismo ritmo de recepcionar el cien por cien del residuo. En lugar de consumir del todo las cifras del contrato y volcar todo el envío hacia Bizkaia, GHK ha optado por ralentizar a partir del día 10 el envío de basura a Mutiloa, que dejará de recibir las 240 toneladas diarias que irán a parar a Zabalgarbi, con la consiguiente reducción del tráfico de camiones en su paso por Ormaiztegi.

La instalación de Lurpe estirará así la vida del contrato sellado con GHK. De lo contrario, consumiría ya a final de este mes la totalidad de las 204.000 toneladas pactadas (incluyendo una prórroga de 20.000 toneladas por la suma del 10% que habilitaba la adjudicación). La previsión foral pasa por poder alargar este primer contrato hasta noviembre, fecha en la que podrá empezar a aplicar un segundo convenio de otras 102.000 toneladas anuales.

Mutiloa seguirá, por tanto, siendo clave en la gestión de residuos del territorio hasta que se completen las infraestructuras del Complejo Medioambiental que se construye en Zubieta. Cespa y el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa han llegado a un acuerdo para prolongar el uso del vertedero, pero no podían hacer efectivo un nuevo compromiso hasta que vencieran los dos años de vigencia del anterior, lo que ocurrirá en noviembre. El envío de basura se inició en junio de 2017, pero el contrato se había firmado ocho meses antes, de ahí que sea noviembre de 2018, tras los dos años estipulados, la fecha para poder poner de nuevo el marcador a cero con otro acuerdo para otras 102.000 toneladas.

Flujo regular

No obstante, el inicio de este nuevo ciclo en Lurpe no variará los flujos que se dirijan a partir del 10 de septiembre tanto a Mutiloa como a Zabalgarbi. La estrategia será la de dar continuidad a un envío regular de unas 5.000 toneladas al mes a la incineradora de Bilbao. De esta manera GHK pretende por un lado mantener estable el operativo de lo que no deja de ser un proceso industrial en la planta vizcaína y, por otro, permitir un consumo paulatino de la cantidad contratada por segunda vez a la de Mutiloa.

En 2019 cambian los términos del convenio. Se flexibilizan. La cantidad mínima de exportación fijada para todo el año -el documento suscrito entre las dos instituciones fo rales tiene vigencia hasta el 31 de diciembre del año que viene- es de 25.000 toneladas, siendo el techo permitido de 60.000.

Los gestores de residuos en Gipuzkoa podrán contar con dos circunstancias favorables. Por un lado, entre marzo y abril cuentan con la puesta en marcha de la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) de Zubieta. Desde ese momento no será necesario enviar el residuo a Zabalgarbi. El Gobierno foral vizcaíno exige que no se exporte la basura sin previo tratamiento a sus instalaciones y su paso por la TMB garantiza este requisito. Una vez el residuo cribado -con la separación del material recuperable-, este podrá ser enviado a vertederos de Bizkaia, evitando el mayor coste de la planta de Bilbao. La exportación terminará en función de la disponibilidad de Mutiloa y del plazo de puesta a punto de laincineradora de Zubieta.

Fuente: DIARIO VASCO

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 30 octubre 2020
El día 29 de Octubre en Madrid, en  representación de  BASOINSA el Director Técnico de BASOINSA, Fco Javier Murillo, recogió del Rey y de la Ministra para la Transición Ecológica,...
Posted by aclimaadmin | 30 octubre 2020
La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente destaca que el plan Berpiztu, de 13.250 millones, movilizará inversiones privadas por el triple de ese presupuesto Arantxa Tapia (Astigarraga, Gipuzkoa,...
Posted by aclimaadmin | 30 octubre 2020
Diagnosticar ecosistemas dañados por “la erosión artificial” como el urbanismo desmedido, la agricultura intensiva o las presas es clave para reconectar y preservar la naturaleza, afirma la vicepresidenta para la...
X