Empleos verdes: así son las profesiones ambientales que ya están cambiando el mercado laboral

Posted by aclimaadmin | septiembre 22, 2022 | Noticias del Sector

Cada vez son menos los que cuestionan que el cambio climático existe y, por ello, es urgente tomar acciones para frenarlo.

En esta misión tienen un papel fundamental los empleos verdes, nuevas profesiones que se están asentando en el mercado laboral y que, según los expertos, tienen un gran potencial para detener los efectos de la crisis climática y acabar con las sequías y los incendios que azotan el planeta.

Abarcan numerosos sectores: instaladores de placas fotovoltaicas, restauradores naturales, abogados que entiendan la nueva normativa ambiental… Diversas profesiones cada vez más demandadas por las empresas, que buscan integrar la sostenibilidad en todas sus áreas.

Giran en torno a la economía verde, un sistema transversal que podría determinar las profesiones de nuestros hijos y nietos. Según la Organización Internacional de Trabajo (OIT), podría crear 24 millones de puestos de trabajo en 2030 en todo el mundo, y 8,4 millones destinados a los jóvenes, tal y como indica en un informe recienteEn España, la economía verde ya empleaba a medio millón de personas en 2019, una cifra que podría triplicarse en ocho años si se invierte lo suficiente en luchar contra el cambio climático.

Ahora, con la crisis energética con Rusia, los embalses en niveles mínimos en nuestro país y el resto de daños del cambio climático, esto podría acelerarse. Por ello, los expertos insisten: los empleos verdes ya no son solo cosa del futurosino del presente.

¿En qué consiste la economía verde?

Es un sistema que mejora el bienestar del ser humano, contribuye a la igualdad social y busca reducir los riesgos ambientales y la escasez ecológica. Así la define el Programa de la ONU para el Medio Ambiente y, aunque puede parecer un término a priori muy amplio, “la economía verde debería estar en todos los sectores económicos porque el medio ambiente es algo transversal”, nos explican desde la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO).

No solo busca mitigar el daño climático ya evidente, sino construir activamente un tejido natural y laboral sustentado en la justicia social. Bebe de la economía circular (que busca reutilizar los recursos y alargar su vida útil lo máximo posible) y, con la brújula de la sostenibilidad, persigue las metas de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU para dejar un planeta mejor a las generaciones venideras.

La economía verde abarca diversos sectores, desde la agricultura, pasando por las energías renovables y llegando incluso a profesiones que aún no existen y serán punteras en un futuro no muy lejano. Sin embargo, cualquier trabajo puede impregnarse de ese componente “verde” y contribuir a reducir el consumo de agua, emisiones y energía desde su propio ámbito. Por ello, desde la Fundación Biodiversidad señalan que una de las tareas pendientes es acercar este modelo a la población, que no siempre es consciente de todos los ámbitos que engloba.

Energías renovables y combatir incendios: el potencial de los empleos verdes

Dentro de este sistema económico se encuentran los empleos verdes, que contribuyen a preservar y restaurar la calidad ambiental desde diversas áreas.

En España, los que tienen mayor potencial son los relacionados con las energías renovables, concretamente la solar fotovoltaica y la eólica. Estas son las tecnologías más asentadas en el mercado laboral global, ya que en 2021 dieron trabajo a 12 millones de personas en todo el mundo y podrían generar hasta 43 millones de empleos en 2050, según un informe de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA).

Sin embargo, no hay que olvidar el impulso del hidrógeno verde y la fabricación de baterías de litio para los coches eléctricos, un área que podría crear 10 millones de empleos en los próximos ocho años. También están en auge la rehabilitación energética de los edificios y la construcción de viviendas de bajo consumo.

Pero uno de los objetivos del empleo verde, quizás el más llamativo, es mitigar los daños del cambio climático y los incendios que se han extendido por toda la geografía española este verano. Aquí juegan un papel clave los ambientólogosrestauradores ecológicos, gestores de áreas protegidas e incluso las personas dedicadas a renaturalizar las ciudades y el urbanismo sostenible.

Estos son empleos que, con la creciente preocupación por el medio ambiente, pueden marcar las profesiones del futuro. De hecho, este ímpetu ha adquirido un carácter supranacional y la Unión Europea ha propuesto la primera ley donde se propone restaurar la naturaleza de Europa, lo que generará un nuevo nicho para futuros trabajadores especializados en la conservación natural.

A pesar del impulso de la transición energética, faltan trabajadores

Esta necesidad global por evitar la degradación del planeta ya se está adentrando en el mercado laboral, donde las empresas demandan cada vez más perfiles relacionados con la sostenibilidad, un concepto muy transversal que se centra en puestos muy técnicos, pero se está trasladando a sectores de liderazgo, gestión, calidad y salud.

“Vemos que, cada vez más, las empresas entienden la sostenibilidad como un elemento estratégico”, nos explica Constanza Nieto, experta en sostenibilidad y comunicación de la consultora Canvas. Aunque las compañías buscan, sobre todo, instaladores de paneles fotovoltaicos y técnicos de mantenimiento de aerogeneradores eólicos, también necesitan abogados que sepan comprender las nuevas normativas ambientales que se aprueban a nivel europeo, así como gestores de datos para recoger y divulgar información del impacto ecológico de la actividad empresarial.

Sin embargo, no todo es oro lo que reluce y sigue habiendo una falta clara de trabajadores especializados en renovables y sostenibilidad de los proyectos, nos cuenta Guillermo Martínez, senior manager de Spring Professional, consultora de Adecco. Esto se debe a que estas tecnologías todavía están consolidándose en un sistema que ha dependido durante décadas de los combustibles fósiles.

No obstante, él, que intermedia entre compañías y candidatos, ve que los trabajos verdes están tomando impulso y serán la clave del futuro: “El mercado va a madurar mucho más y toda esta sostenibilidad, ahora muy teórica y poco asentada, va a tener su lugar, seguro”.

Formación y concienciación: los pasos para una correcta transición

Estamos viviendo una transición digital y ecológica donde las profesiones están cambiando. Según la OIT, en la senda de la descarbonización se generarán cuatro empleos por cada uno que se destruya. Por tanto, es fundamental que los países inviertan en dotar de capacidades a los trabajadores para que se desarrollen en el nuevo escenario laboral que está emergiendo, como defiende la Agenda de Capacidades Europea.

También es una oportunidad para formar a personas desempleadas en profesiones verdes y reintroducirlas así en el mercado laboral. Esto puede hacerse con cursos focalizados (por ejemplo, técnico en turismo sostenible), y no solo con estudios superiores, señalan desde la Fundación Biodiversidad. De este modo, pueden unirse el fin social y el medioambiental.

Además, es necesario seguir potenciando un ámbito que parece haberse conquistado: la concienciación. Daniel, ingeniero de GA Medioambiental, nos explica que la naturaleza sigue siendo algo muy complejo y desconocido para lo que se debe dedicar, sobre todo, más tiempo de investigación.

El sí percibe, desde su experiencia, que las empresas han avanzado en sostenibilidad y ve potencial en los empleos verdes, pero considera que deberían estar mejor valorados. La última consulta empresarial de Pacto Mundial sobre el desarrollo sostenible revela que el 79% de las compañías españolas considera la Agenda 2030 una ventaja competitiva, y el 89% lleva a cabo acciones de los ámbitos de los ODS.

Sin embargo, este investigador forestal señala que «el respeto al entorno natural está en boca de todos, pero hay un lado perverso: el negocio del medio ambiente«. Él ha visto proyectos ineficientes, sobre todo en restauración natural, más interesados en el beneficio económico que el ambiental, lo que se conoce como greenwashing o ecoblanqueo. Por ello, insta a frenar a las empresas que realizan actuaciones huecas para lucrarse bajo la etiqueta verde.

Tanto él como la Fundación Biodiversidad recuerdan que la economía verde no solo mejora el tejido productivo, sino nuestro bienestar y progreso social. Así, señalan que debemos enverdecer la economía y lograr que su visión no sea un mero apartado dentro del sistema, sino la regla que marque el camino hacia un futuro de descarbonización.

Fuente: RTVE

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 05 octubre 2022
Es una compañía que apuesta firmemente por la economía circular, la valorización de residuos y la reducción de la huella de carbono. Con estas señas de identidad, Digimet, empresa creada en...
Posted by aclimaadmin | 03 octubre 2022
IK Ingeniería actualiza para el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico – Oficina Española de Cambio Climático, la metodología para la estimación del potencial de mitigación de...
Posted by aclimaadmin | 03 octubre 2022
Del compromiso de Cementos Rezola y Hanson con la sostenibilidad nace eco.build, la gama de cementos y hormigones capaces de responder a la creciente demanda del mercado de productos de...
X