España escala hasta el puesto 20 en desarrollo sostenible

Posted by aclimaadmin | julio 1, 2021 | Noticias del Sector

El nuevo Informe sobre Desarrollo Sostenible 2021 posiciona a España en el puesto 20 en cuanto a aplicación de la agenda 2030 en un ránking encabezado por tres países nórdicos: Finlandia, Suecia y Dinamarca.

Durante el último año, Naciones Unidas ha alertado en repetidas ocasiones sobre el peligro de que la paralísis económica y social provocada por el coronavirus supusiera un obstáculo para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Un riesgo que se ha convertido en realidad: por primera vez desde la adopción de la Agenda 2030, los avances en los ODS se paralizan como consecuencia de la crisis global derivada de la pandemia. Así lo pone de manifiesto el nuevo Informe sobre Desarrollo Sostenible 2021, elaborado por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN, por sus siglas en inglés) y la fundación Bertelsmann Stiftung. Un empeoramiento global en materia de sostenibilidad que sin embargo no ha afectado a España, que ha logrado mejorar en la mayoría de indicadores y escalar dos puestos hasta llegar a la posición 20 de 193 países en un ránking que siguen liderando los nórdicos: Finlandia, Suecia y Dinamarca.

En concreto, el avance de España frente al informe de 2018 le permite situarse por delante de otros países europeos como Portugal, Italia o Hungría, aunque todavía está por detrás de la mayoría de naciones europeas, incluidas potencias como Francia, Alemania o Reino UnidoY eso que nuestro país ha logrado a pesar de la pandemia mejorar ligeramente su rendimiento, pasando del 78,1% al 79,5% (esto es, considerando el alcance total de los ODS en 100%).

Los mejores resultados corresponden al ODS 1 (Pobreza cero), el ODS 3 (Salud y bienestar), ODS 4 (Educación de calidad) y ODS 7 (Energía asequible y no contaminante). También se ha mejorado en lo relativo al ODS 6 (agua y saneamiento), sobre todo en cuestiones de cobertura de agua potable y capacidad de saneamiento, aunque todavía persisten algunos problemas en lo relativo al estrés hídrico, ya que seguimos extrayendo más agua de los acuíferos de la que se regenera naturalmente, lo que nos sitúa en apenas un 42% de lo recomendado por Naciones Unidas. En este sentido, para mejorar en este apartado del ODS 6, sería necesario una apuesta más decidida por la regeneración y reutilización de aguas, muy extendida en algunos puntos de la costa mediterránea como Murcia pero con grandes posibilidades de expansión a otros territorios.

El informe también incluye un análisis de tendencias que nos indica si España va o no por buen camino y es aquí donde las previsiones de evolución son más mixtas que positivas. Por una parte, se ha avanzado mucho en los ODS 1 y ODS 5 (Igualdad de género) que se encaminan a su consecución pero, por otra parte, España duplica los ODS en los que se estanca, afectando principalmente a la reducción de las desigualdades (ODS10), la vida submarina (ODS14) y los ecosistemas terrestres (ODS 15), que es el que en el último año ha sufrido la mayor regresión. Precisamente ntre los retos persistentes de este último objetivo destacan la protección de áreas acuáticas y terrestres con altos niveles de biodiversidad y la supervivencia de las especies.

En cualquier caso, de forma global los cambios que se aprecian en el informe de 2021 en relación con el de 2020 son de matices y ligeras mejoras, mientras que a evolución desde el Informe del año 2017 mostraba avances y mejoras muy destacables en la senda hacia la sostenibilidad que ahora quedan condicionados a la salida y recuperación de la crisis. Eso sí, el caso español muestra el fuerte compromiso gubernamental con la Agenda 2030, habiéndose sometido dos veces (en 2018 y 2021) a los exámenes de Naciones Unidas y habiendo establecido estructuras específicas y estrategias para incorporar de manera transversal esta temática en las actividades públicas. Además, el análisis está realizado a nivel país y por ello, no incluye los notables esfuerzos realizados por las Comunidades Autónomas y los entes locales españoles.

Los países en desarrollo empeoran

Aunque en España y otros países europeos el impacto de la pandemia solo se ha notado en un ralentizamiento de la mejora de los indicadores de los ODS, en muchos países en vías de desarrollo el coronavirus directamente ha provocado un paso atrás en gran parte de la Agenda 2030. Es más, según el SDSN, la disminución en el desempeño de los ODS a nivel mundial probablemente se subestima en el informe de este año, ya que muchos indicadores para 2020 aún no están disponibles debido a los retrasos en las estadísticas internacionales. La pandemia ha afectado las tres dimensiones del desarrollo sostenible, económica, social y ambiental, por lo que, según la organización, “la máxima prioridad de todo gobierno debe seguir siendo la supresión de la pandemia, mediante intervenciones no farmacéuticas y el acceso global a las vacunas, ya que no puede haber desarrollo sostenible ni recuperación económica mientras la pandemia se prolongue”.

De hecho, el informa afirma que los países en desarrollo necesitan mayores facilidades fiscales para llevar a cabo acciones de recuperación ya que, si bien la pandemia es un revés para el desarrollo sostenible, los ODS junto con la Agenda 2030 y el Acuerdo Climático de París “proporcionan la brújula adecuada para avanzar mejor”. Para ello, existen cuatro vías para lograr este objetivo: mejorar los mecanismos monetarios, mejorar la recaudación fiscal, impulsar la intermediación financiera a través de los bancos de desarrollo multilaterales y aliviar la deuda.

Además, la “Década de Acción”, que es como se denomina el periodo de 10 años que nos quedan para llegar al plazo de consecución de los ODS, requiere de un sistema multilateral fuerte, por lo que se deben afrontar los efectos negativos (spillovers) internacionales, como las cadenas de suministro insostenibles o las emisiones de gases derivados de las importaciones. En este sentido, el ranking de spillovers sitúa a España en una posición desventajosa frente a otros países en cuanto a los efectos negativos que produce en el sistema internacional.

Su resultado de 64,8 se sitúa por debajo de la media de 70,1 de los países de la OCDE – entendiendo 0 como el valor que representa un alto número de efectos negativos y 100 como la ausencia de spillovers negativos-. Entre otros, los efectos negativos de las actividades españolas provienen de la emisión de gases contaminantes en las importaciones o de las amenazas a la biodiversidad acuática y terrestre incorporadas en las importaciones. Asimismo, todavía falta inversión en cooperación internacional al desarrollo, según apunta la SDSN.

Top 20 en ODS
  1. Finlandia
  2. Suecia
  3. Dinamarca
  4. Alemania
  5. Bélgica
  6. Austria
  7. Noruega
  8. Francia
  9. Eslovenia
  10. Holanda
  11. Estonia
  12. República Checa
  13. Irlanda
  14. Croacia
  15. Polonia
  16. Suiza
  17. Reino Unido
  18. Japón
  19. Eslovaquia
  20. España

Fuente: El Ágora 

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 17 septiembre 2021
‘Climate change and other environmental challenges’ are identified as the first biggest challenge that will affect Europe in the coming decades, raising risks ranging from migration pressure to food price...
Posted by aclimaadmin | 17 septiembre 2021
A digital platform connecting companies that want to pursue the sustainable development of their businesses. It is called Open-es, an innovative initiative established by the collaboration between Eni, Boston Consulting...
Posted by aclimaadmin | 17 septiembre 2021
La organización internacional Global Witness reporta 227 ataques contra defensores de la Tierra, la mayoría de ellos documentados en países del Sur Global. La escalada de violencia contra los defensores...
X