Estrategia sobre Biodiversidad para 2030: la UE quiere ser el motor mundial de la conservación del medio natural

Posted by aclimaadmin | julio 3, 2020 | Blog Aclima

La acción del hombre sobre el entorno ha provocado que tanto el equilibrio ambiental y climático como la biodiversidad se encuentren amenazadas. En concreto, la población mundial de especies silvestres se ha reducido un 60% en los últimos 40 años y aproximadamente un millón de especies están en peligro de extinción en la actualidad. Además, esta pérdida de biodiversidad se relaciona con la urgente crisis climática, puesto que los dos fenómenos se agravan entre sí. Nuestro planeta disfruta de un ecosistema complejo pero capaz de autorregularse. El factor que lo desnivela es la acción del hombre, y es por eso que se deben tomar medidas para contrarrestar las consecuencias negativas que ejerce sobre el medio ambiente, el clima y la biodiversidad.

En este sentido, la Unión Europea ha presentado su Estrategia sobre Biodiversidad para 2030, con la que quiere liderar el debate y la planificación mundial para abordar la crisis global de la biodiversidad. La Comisión Europea persigue influir decisivamente en la definición del nuevo y ambicioso marco global sobre biodiversidad de las Naciones Unidas en la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre Diversidad Biológica en 2021.

Este es un nuevo paso en la senda marcada por el Pacto Verde Europeo, cuyo objetivo es conseguir la neutralidad de las emisiones para 2050 en el continente, asegurando a su vez un desarrollo sostenible y climáticamente responsable futuro y sirviendo como solución para reactivar la economía tras la crisis del COVID-19. Dentro del Green Deal se incluyen la Ley Climática Europea, la nueva Estrategia Industrial, el nuevo Plan de Acción de la Economía Circular y esta Estrategia sobre la Biodiversidad, que junto a la nueva Estrategia Forestal de la UE configuran las acciones y medidas que se quieren poner en práctica para avanzar hacia una economía descarbonizada y recuperar la rica biodiversidad del continente europeo.

 

Medidas para conservar y recuperar la biodiversidad europea

Entre las principales disposiciones están la de establecer zonas protegidas en al menos el 30% del suelo y el 30% de los mares de Europa. Asimismo, se instituirán objetivos jurídicamente vinculantes para 2021 de recuperación de la naturaleza y de protección más estricta de los bosques primarios y maduros existentes en el continente.

Además, se quieren restaurar en toda Europa los ecosistemas marinos y terrestres degradados mediante el impulso de la agricultura ecológica y los elementos paisajísticos ricos en biodiversidad en las tierras agrícolas, la reducción el uso de plaguicidas en un 50% para 2030, la protección de los vectores polinizadores, la recuperación de al menos 25.000 km de ríos de la UE como de flujo libre, y la plantación de 3.000 millones de árboles para 2030.

 

¿Por qué necesitamos proteger la biodiversidad?

La biodiversidad es indispensable para la vida y para la supervivencia de la civilización. Se trata de la base de la seguridad alimentaria mundial y la pérdida de biodiversidad pone en peligro nuestros sistemas alimentarios. Por ejemplo, los peces proporcionan el 20% de las proteínas animales a unos 3.000 millones de personas en el mundo y más del 80% de la dieta humana está compuesta por las plantas. Además, la conservación de la biodiversidad es el mejor escudo contra la prevalencia de plagas y enfermedades, como la pandemia del COVID-19, no en vano un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) alerta de que el 75 % de todas las enfermedades infecciosas nuevas en humanos son zoonóticas y que dichas enfermedades están estrechamente relacionadas con la salud de los ecosistemas.

Por otro lado, la influencia en la economía de la biodiversidad es casi incalculable, según datos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), la naturaleza proporciona servicios por un valor aproximado de 110 billones de euros anuales, además de garantizar el suministro de aire fresco, agua potable, alimentos, energía o medicamentos. Otro dato de vital importancia es que la mitad del PIB mundial, 40 billones de euros, depende de la naturaleza, y son de hecho las economías más potentes del mundo las que más dependen del entorno natural: 2.7 billones de dólares en China, 2.4 billones en la UE y 2.1 billones en los Estados Unidos.

Los tres sectores económicos que más dependen de la naturaleza generan más de 7 billones de euros y son la construcción, la agricultura y la producción de alimentación y bebidas. En otros sectores (productos químicos y materiales; aviación, viajes y turismo; bienes inmuebles; minería y metales; cadena de suministro y transporte; comercio minorista, bienes de consumo y modo de vida), a pesar de que menos del 15% de sus ganancias dependen directamente de la naturaleza, en cambio más del 50% de sus cadenas de suministro depende de la naturaleza, por su valor añadido bruto.

Según el informe “Biodiversidad: Las finanzas y la economía. Argumentos para la acción” de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) la pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas son las mayores amenazas a las que se enfrenta la humanidad en la próxima década. Además, la pérdida de biodiversidad está intrínsecamente ligada al cambio climático y lo agrava, por ejemplo, se prevé que los rendimientos de las cosechas de arroz, maíz y trigo se reduzcan en todo el mundo entre el 3 % y el 10 % por cada grado de calentamiento.

En cambio, la conservación de la biodiversidad acarrea para la economía beneficios tangibles como estos: los originados por la red de protección de la naturaleza de la UE, Natura 2000, se valoran entre 200.000 y 300.000 millones de euros al año; la protección de los humedales costeros podría suponer un ahorro para el sector de los seguros de alrededor de 50.000 millones de euros anualmente al evitar inundaciones; o la conservación de las poblaciones marinas, que podría aumentar los beneficios anuales de la industria pesquera en más de 49.000 millones de euros.

Además, las políticas ambientalmente sostenibles conllevan la creación de empleo directo e indirecto local. La red Natura 2000 apoya 104.000 empleos directos en actividades de gestión y conservación de zonas protegidas y otros 70.000 puestos de trabajo indirectos o inducidos. También 1,3 millones de los 9,6 millones de empleos agrícolas de la UE están relacionados directa o indirectamente con la red Natura 2000 y su aporte al sector turístico se estima en 3,1 millones de empleos.

 

2030: clave para la conservación de la biodiversidad

En este año en el que nos encontramos finalizarán el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 y las Metas de Aichi, así como la Década de la Biodiversidad. Los próximos diez años serán de capital importancia para la conservación y mejora de la biodiversidad del planeta. Las Naciones Unidas los han declarado como la Década para la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030) y las Metas de Aichi van a ser sustituidas por un Marco Mundial de la Diversidad Biológica Posterior a 2020, que deberá ser aprobado en la 15 Conferencia de las partes del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB), la llamada COP15, que tendrá lugar en la ciudad de Kunming, en China.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 03 diciembre 2021
La aplicación de modelos circulares acarrea no solo una mejora en la sostenibilidad y el desarrollo económico, también es indispensable para conseguir una economía descarbonizada, que consiga reducir las emisiones...
Posted by aclimaadmin | 26 noviembre 2021
La Comisión Europea ha planteado normas más estrictas sobre las exportaciones de residuos en su revisión del Reglamento que ampara este ámbito. El objetivo fundamental es que Europa no exporte...
Posted by aclimaadmin | 19 noviembre 2021
Vivimos en un mundo lleno de plástico, un material muy práctico y con muchos usos, pero que tiene un gran impacto ambiental. En Europa se produjeron en 2018casi 62 millones...
X