Dinámicas de reciclaje y reutilización para el futuro de Euskadi

Posted by aclimaadmin | uztaila 4, 2019 | Aclimari buruzko albisteak

El País Vasco ha sido pionero en la implantación de estrategias de recogida y reciclado de diferentes corrientes de residuos, como por ejemplo los RAEE. Ahora ha llegado el momento de apoyarse en tecnologías avanzadas para reducir el volumen que aún llega a los vertederos

EL” Encuentro DEIA: Gestión de Residuos ha puesto de manifiesto la realidad que vive Euskadi en materia de residuos desde el punto de vista tanto de la empresa privada como de la administración pública. Para analizar en profundidad la situación actual, el Encuentro ha contado con la presencia de expertos como Iván Pedreira, director de Administración Ambiental del Gobierno vasco;Esteban Marijuán-Requeta, director general de Indumetal Recycling;y Xabier Caño, presidente de Aclima.

Como punto de partida, los ponentes reunidos en las instalaciones de DEIA han querido dibujar el mapa de situación de residuos en el País Vasco. Desde la visión que le otorga su cargo en la administración pública vasca, Iván Pedreira dibuja el panorama real diferenciando dos planos. El primero de ellos tiene que ver con los residuos no peligrosos, que según datos relativos al ejercicio 2016 (último registro oficial), Euskadi produjo en torno a 2.800.000 toneladas, de las cuales el 60% se recicla o revaloriza y el 40% restante, va a parar a los vertederos.

El segundo de los apartados tiene que ver con los residuos peligrosos. Euskadi produjo en 2017 alrededor de 300.000 toneladas, siendo los porcentajes destinados a revalorización y vertedero muy similares a los de los residuos no peligrosos, concretamente el 65% se recicla y el 35% se elimina en vertedero.

Estos datos permiten al representante del Ejecutivo vasco valorar como positiva la tendencia registrada durante los últimos años en cuanto a generación de residuos. Pedreira añade incluso que, “en algunas corrientes de residuos, en Euskadi estamos ya cumpliendo el objetivo marcado por Europa, que no es otro que reciclar el 60% de los residuos generados”.

En cuanto a los de mayor incidencia en el País Vasco, el mapa establecido por el Ejecutivo autónomo invita a priorizar en cinco corrientes concretas de residuos, las cuales abarcan el 50% de la problemática actual. Estas cinco áreas son: RCD, escorias de incineración, escorias de acería, lodos de papelera, lodos de depuradora y arenas de fundición.

Desde la perspectiva del Clúster del Medio Ambiente de Euskadi, su presidente, Xabier Caño, valora la generación de residuos en Euskadi y argumenta que sigue habiendo un porcentaje relativamente alto de eliminación, es decir, de la última de las fases de la jerarquía de residuos.

Pese a que se está trabajando mucho, para el presidente de Aclima todavía hoy quedan cosas por hacer y a su entender “una de las medidas más urgentes es introducir tecnologías medioambientales, de reutilización y reciclaje en el campo de los residuos”. Caño añade que “con ello no estoy diciendo que no se necesiten los vertederos, ni mucho menos. Yo creo que son totalmente necesarios, ya que en cualquier residuo nos podemos encontrar con un fracción de rechazo que requiere acabar en el vertedero”.

Con estas palabras muestra su defensa de la existencia de los vertederos y se atreve a subrayar que, “hablar hoy de vertido 0 es hablar de una utopía, aunque eso no quita para que exista la necesidad de introducir más dinámicas de reutilización y reciclaje”.

Para el representante de Aclima, Euskadi está haciendo bien los deberes en fraccionado de reciclado, valoración energética y reutilización, y aboga por trabajar más en la eliminación de los residuos para que se pueda dar un giro considerable en la pirámide que se registra en la actualidad.

En cuanto a las acciones a adoptar para conseguirlo, señala principalmente las de carácter económico como la introducción de tasas medioambientales, desincentivos a conductas que no estén de acuerdo con la jerarquía de residuos o, por el contrario, bonificar a aquellas que sí lo hacen.

La visión de Esteban Marijuán-Requeta, director general de Indumetal Recycling, está centrada fundamentalmente en el área de residuos que él conoce a la perfección, el de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y de pilas. Apunta, que si bien comparativamente con el resto de las corrientes de residuos mayoritarias los volúmenes de recogida de RAEE no son tan elevados, desde el punto de vista estratégico y sobre todo por su complejidad, al contener sustancias que pueden resultar nocivas para el medio ambiente, Euskadi está haciendo un buen trabajo.

Marijuán-Requeta corrobora cómo “desde los inicios en el País Vasco hemos sido pioneros en implantar estrategias de recogida y reciclado de RAEE y eso se está dejando notar hoy en día”, pero también subraya que “no debemos ser autocomplacientes en este sentido, ya que los requerimientos que llegan desde Europa son cada vez más exigentes en cuanto a niveles de recogida y reciclado”.

Aunque hay otras corrientes de productos que generan más residuos, el crecimiento en el uso de artículos eléctricos y electrónicos está siendo exponencial. Para Marijuán-Requeta este crecimiento se está dejando notar en el aumento del volumen de residuos que hay que recoger, pero también en la presencia de nuevas sustancias contaminantes.

“Nada tienen que ver los componentes de los móviles de hace 20 años con los de ahora. Estos nuevos elementos están requiriendo a las empresas del sector estar en continuo aprendizaje para poder tratar los nuevos contaminantes y también poder reutilizarlos”, destaca el director general de Indumetal Recycling.

Para conseguirlo, la empresa vizcaina dispone de un departamento de I+D que estudia estos nuevos metales y desarrolla tecnologías específicas para su eliminación.

Pero si bien la aplicación de técnicas innovadoras es una de las prácticas de la política de Indumetal Recycling, su máximo ejecutivo matiza que “la realidad es que al ser el último eslabón debemos gestionar los residuos como llegan y si vienen en mal estado debemos asumirlo así sin que sea nuestra responsabilidad el estado en el que llegan”.

“Esto quiere decir -puntualiza- que para que nosotros podamos hacer bien nuestro trabajo, previamente hay una serie de eslabones que tienen que funcionar correctamente”. Marijuán-Requeta se refiere al momento en el que el ciudadano decide reciclar un aparato eléctrico o electrónico;cómo transportarlo;dónde llevarlo, en qué condiciones entregarlo…”

“Desde Indumetal, junto con Garbiker y los SIC, se ha hecho un esfuerzo importante en incorporar al sistema de separación de residuos, contenedores especiales para que los RAEE puedan recogerse en origen en buenas condiciones”, puntualiza Esteban.

Tras muchos años predicando la manera correcta de proceder, en la actualidad Marijuán-Requeta se muestra satisfecho con los resultados, “y es ahora cuando estamos notando los frutos de todo ese trabajo de concienciación”.

Continuando con la corriente de los RAEE, desde la experiencia que le otorga la presidencia de Aclima, Xabier Caño señala que “en Euskadi sí tenemos capacidad de tratamiento de este tipo de residuos” y añade que se ha hecho un buen trabajo en este ámbito, con la introducción de tecnologías de tratamiento y de valorización.

Los puntos de recogida de estos residuos es donde Caño ve la mayor debilidad. “El intrusismo y la eliminación de los materiales de valor de los aparatos por parte de bandas organizadas en los garbigunes es uno de los aspectos donde hay que actuar dd manera contundente”, afirma.

Marijuán-Requeta se muestra también optimista sobre los pasos alcanzados, aunque insiste en que hay que seguir trabajando en ello, principalmente en cuanto a medidas de control.

Respecto al problema detectado en los garbigunes, Pedreira asegura que la administración vasca es consciente de ello, “por lo que en 2017 comenzamos a trabajar en dotar de infraestructura los garbigunes para que se pueda proceder a una recogida correcta de los residuos”.

En este trabajo por buscar soluciones, desde Indumetal Recycling solicitan un mayor apoyo a la administración vasca y a los entes locales para que “entre todos, empresa pública y privada, se pueda trabajar en este terreno y buscar las soluciones necesarias para darle mayor agilidad al proceso de gestión de los RAEE, teniendo en cuenta que la directiva en vigor es del 2015”.

El trabajo de concienciación ciudadana ha salido también a la luz durante el Encuentro. Los tres ponentes coinciden en que la educación es clave para que los residuos lleguen en condiciones a los puntos de recogida.

En este campo, el director general de Indumetal Recycling quiere romper una lanza en favor del trabajo que se está realizando en la planta de Artigaz, con charlas dirigidas a los escolares sobre la problemática de las distintas corrientes de residuos, que están dando importantes frutos.

El presidente de Aclima coincide con Marijuán-Requeta en que el ciudadano debe ser consciente de que cuando deja de utilizar un televisor, una lavadora o un microondas, ese producto puede tener un aprovechamiento.

En este caminar es importante también mirar hacia el futuro y “adelantarnos a la problemática que nos llega con la llegada al mercado de nuevos productos como por ejemplo las baterías de coches eléctricos o los aerogeneradores, para los que hay que dar con la tecnología necesaria para tratar sus componentes y reutilizarlos posteriormente”, añade al debate Caño.

Señala que en los últimos años se han producido adelantos sobre cómo introducir las nuevas tecnologías en las diferentes áreas medioambientales, avances en términos de automatización, sensórica, uso del Internet de las Cosas, de tecnología blockchain…, que va a continuar en el futuro y que, según Caño, “va a permitir crear un propio sector económico”.

A hilo de estos avances tecnológicos, y como no podía ser de otra manera, a lo largo del Encuentro DEIA el modelo de Economía Circular en la aplicación de tecnologías avanzadas ha sido a relucir.

Dentro de la aplicación de estrategias de Especialización Inteligente, uno de los nichos que más oportunidades va a ofrecer a Euskadi es el de la fabricación avanzada, un ámbito que, en palabras de Xabier Caño, está relacionado en cómo se aprovechan los recursos en la actividad económica. En otros campos de la RIS3, como el de la automatización de procesos o la inteligencia artificial, “otros países nos han tomado la delantera”.

Tanto el representante de Aclima como el de Indumetal Recycling se muestran de acuerdo en que el modelo de Economía Circular va a ofrecer muchas oportunidades a Euskadi, “teniendo en cuenta que disponemos de los nichos necesarios para su desarrollo, con una administración ejemplarizante con los aspectos medioambientales, una red de parques tecnológicos que están investigando en I+D permanentemente y creando nuevas tecnologías y con un sector económico industrial que invita a desarrollar los pilares que establece la Economía Circular”, puntualiza Caño.

“Con este panorama podemos decir que tenemos todos los mimbres y todo el potencial para trabajar en materia de gestión de residuos, lo que nos hace ser la envidia de otros regiones europeas”, corrobora Esteban Marijuán-Requeta.

Por su parte, el representante de la administración pública, Iván Pedreria no tiene ninguna duda tampoco de que la Economía Circular solo viene a aportar numerosos beneficios al País Vasco.

NORMATIVALas nuevas directivas europeas son cada vez más exigentes con las empresas dedicadas a la gestión de residuos, lo que implica a sus responsables a revisar los modelos implantados hasta el momento y adaptarlos a las nuevas normativas.

En opinión del director de Indumetal Recycling y Recypilas, “en nuestras empresas siempre hemos sido proactivos y somos defensores de la colaboración público-privada a la hora de desarrollar e implantar políticas en el ámbito de los residuos”.

Como ejemplo de esta experiencia, Marijuán-Requeta expone lo ocurrido con Recypilas, una realidad que nació en el año 1993 de la colaboración público-privada y que hoy en día es uno de los principales recicladores en cuestión de pilas a nivel europeo.

La legislación vigente viene marcada según la tipología de los diferentes tipos de residuos. En este apartado, la administración pública vasca ha realizado un gran trabajo en los últimos años, siendo hoy en día uno de los pilares donde se apoya la estrategia vasca.

Materializar cada realidad según la composición de los residuos ha marcado el trabajo legal de la última legislatura.

Centrándose en la legislación actual respecto a los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), el representante del Gobierno vasco, puntualiza cuál es el marco legal. Añade que en un primer momento, el contenido base lo establece Europa sobre las líneas más básicas de la normativa, a lo que se le unen después las aportaciones que conjuntamente la administración vasca y las empresas del sector creen necesarias según la realidad en materia de residuos de Euskadi.

En estos momentos concretos, puntualiza Pedreira, se está revisando el Real Decreto 110/2015 que afecta a las RAEEs en base a las aportaciones recabadas por las empresas.

En cuanto al resto de residuos, uno de los pilares marco para todo el País Vasco es la Ley de Administración Ambiental (actualmente en tramitación), que además de simplificar con nuevas herramientas el proceso administrativo, incluye una serie de artículos que inciden de manera directa tanto en la producción como en el mercado de los residuos.

En cuanto a esta nueva ley, Pedreira saca pecho al afirmar que “en el momento en que el nuevo marco legal se apruebe en el Parlamento vasco vamos a ser pioneros en Euskadi en la compra pública verde, es decir, en la reutilización de residuos de procesos de valorización dentro del mercado”.

La apuesta de la dirección ambiental del Gobierno vasco está siendo sumamente importante en este campo, y uno de los objetivos es alcanzar el 40% de los residuos provenientes de operaciones de valoración y de reciclaje o de preparación para la utilización en obras públicas. “La administración vasca tiene que dar ejemplo”, argumenta Pedreira, al tiempo que añade que, dentro de esta legislatura se ha hecho el impulso normativo más fuerte de la última década, materializado en la publicación de cuatro Decretos que inciden en distintas corrientes de residuos para su mejora y de cuatro Guías de Interpretación de Criterios para facilitar a las empresas el proceso de revalorización y de creación de mercado.

Este último matiz, el relativo a la creación de mercados, los tres expertos presentes en el Encuentro DEIA coinciden en que se trata de un problema que afecta actualmente al País Vasco.

Continuando con el apartado normativo, Xabier Caño no tiene claro hasta qué punto en Euskadi estamos preparados para adaptarnos a las nuevas exigencias que establece Europa. “Es un tema que sufre la administración pública pero también los que estamos fuera de ella”.

El representante de Aclima se pregunta si tenemos la infraestructura ambiental suficiente para dar soporte a todos los expedientes administrativos que se están generando en la actualidad derivados de las exigencias de la nuevas normativas europeas.

Esta imposibilidad administrativa la ve Xabier Caño como un verdadero problema en cuanto al freno económico del país. “En la medida de que no hay recursos suficientes para resolver expedientes de calidad de suelo, del aire, actuaciones integradas… se paralizan proyectos industriales”, puntualiza.

Pero esta visión no es del todo negativa. El presidente de Aclima señala las soluciones para atajar el problema, soluciones que, a su juicio, pasan por la apuesta de un modelo de colaboración público-privada o por el crecimiento de las capacidades de la administración pública vasca.

En este sentido, Marijuán-Requeta insiste en el papel tan importante que la empresa vasca ejerce en el campo de la gestión de residuos en Euskadi. A su parecer, empresas como Indumetal Recycling conforman una industria que cuenta con su propia tecnología, con su propia innovación y que aporta riqueza a la economía del país y muchos puestos de trabajo. “El hecho de ser una industria requiere dotarla como tal”.

SUELO CONTAMINADO La huella del pasado industrial de Euskadi, principalmente en territorio vizcaino, es una realidad que ha dejado poso en cuestiones medioambientales y que está requiriendo de la actuación de las empresas en el campo de la gestión de residuos. Continuamente se está dando a conocer la aparición de nuevos suelos contaminados en Bizkaia.

La utilización de materiales contaminantes en grandes superficies industriales durante décadas y la falta de concienciación medioambiental son los motivos que lleva a pensar a los ponentes que han acudido al Encuentro DEIA a encontrarnos hoy en día con mucho suelo contaminado.

Esta realidad -añade Pedreira- llevó hace años a Euskadi a ser pionera en materia normativa de suelos contaminados. “Actualmente se está desarrollando el Decreto sobre suelos contaminados, el cual verá la luz este mismo año y va a permitir saber actuar en cada caso de manera concreta”.

De nuevo la utilización de tecnologías avanzadas va a ser determinante para buscar soluciones al aprovechamiento de estas tierras.

A nivel de planificación en materia de normativa de suelos contaminados, Caño cree que en Euskadi hemos sido referentes, pero no en la introducción del aprovechamiento de ese suelo como recurso. “En este apartado seguimos teniendo dificultades para aprovechar ese suelo bajo la aplicación de políticas de reutilización”.

A su juicio, esta situación está ocurriendo por la dificultad para entender que las tecnologías ambientales tienen un coste añadido, es decir, la limpieza de esos suelos requieren de procesos y tecnologías de lavado que representan un gasto y si no hay políticas disuasorias no se van a aplicar estas practicas y, por tanto, los suelos contaminados acaparan en los vertederos.

Sobre la práctica que se está llevando a cabo en otros países, el presidente de Aclima añade que la diferencia con Euskadi es evidente. “Aquí el coste de llevar las tierras contaminadas a vertedero es más caro que lo que supone aplicar tecnologías avanzadas de limpieza sobre ellas”. “En Euskadi todavía sigue siendo más barato trasladar los terrenos contaminados al vertedero antes que limpiarlos para reutilizarlos”, puntualiza.

La introducción de una fiscalidad verde por parte de la Unión Europa puede ser el soporte donde se apoye el cambio que se necesita. El no existir una reglamentación igual para todos los países europeos en materia de suelos contaminados ha generado una situación de heterogeneidad a la hora de aplicar soluciones.

Para concluir, Marijuán-Requeta señala un dato interesante. Actualmente se están recogiendo y reciclando el 60% de los residuos de construcción y demolición (RDC) en Euskadi.

Fuente: DEIA

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 16 uztaila 2019
Dotada con 2,5 millones de euros, prevé llegar a 2.400 empresas y movilizar 500 proyectos sobre nuevas formas de organizar el trabajo o nuevos métodos para comercializar productos y servicios....
Posted by aclimaadmin | 08 uztaila 2019
La economía circular es una oportunidad para las empresas como fuente de rentabilidad, donde cada vez la tecnología presenta un papel más relevante. En la jornada celebrada en Adegi, Kristina Apiñaniz, de la mano de Aclima, ofreció...
Posted by aclimaadmin | 28 ekaina 2019
Ayer 16 empresas de Vitoria-Gasteiz participaron en el Taller práctico para Calcular la Huella de Carbono de una Organización. Dentro del marco del Convenio Aclima-Ihobe para el fomento de las...
X