Euskadi se acerca al objetivo de la Unión Europea para 2030 con una cuarta parte de su territorio protegido

Posted by aclimaadmin | mayo 25, 2022 | Noticias del Sector
  • El Gobierno Vasco ha presentado hoy el Perfil Ambiental de Euskadi 2022 sobre Biodiversidad, en vísperas del Día Mundial de la Biodiversidad (22 de mayo)
  • El Perfil Ambiental de Euskadi es un documento que elabora anualmente la sociedad pública Ihobe, y que ofrece un diagnóstico a través de 35 indicadores ambientales, económicos y sociales
  • La protección de la biodiversidad es una de las líneas de trabajo del Pacto Verde de Euskadi, la hoja de ruta propia elaborada por el Gobierno Vasco para conseguir un desarrollo justo y sostenible

En el marco del Día Mundial de la Biodiversidad, que se celebrará el próximo 22 de mayo bajo el lema ‘Construir un futuro compartido para todas las formas de vida’, el Gobierno Vasco ha presentado hoy el Perfil Ambiental de Euskadi de 2022. En esta ocasión, se aborda el tema de la biodiversidad en el territorio, que engloba cuestiones variadas como la superficie natural protegida, el estado de conservación de las especies o la inversión pública vasca en esta materia. Uno de los principales datos que ofrece el informe es que una cuarta parte del territorio vasco está bajo alguna figura de protección ambiental, lo que sitúa a Euskadi en el buen camino para alcanzar la cifra del 30% que marca la Unión Europea para el final de esta década.

El informe analiza un conjunto de 35 indicadores medioambientales, económicos y sociales que aportan un conocimiento claro de los avances realizados, así como de los futuros retos, en materia de protección y mejora de la biodiversidad.

Se trata de una nueva entrega del Perfil Ambiental de Euskadi, que publica anualmente la sociedad pública Ihobe con el objetivo de monitorizar el avance en los vectores ambientales clave y mostrar la consecución de los objetivos de las políticas de protección ambiental. Hasta el momento, Ihobe ya ha publicado perfiles ambientales monográficos sobre agua, aire, residuos, cambio climático y suelos contaminados.

Indicadores medioambientales

De los 35 indicadores que se analizan en el documento, 26 son medioambientales, entre los que cabe señalar el análisis de la superficie natural protegida respecto a la superficie total de Euskadi; el estado de conservación de los hábitats de interés; el estado de conservación y tendencias de especies; el consumo integrado de fertilizantes; la superficie de la plataforma continental vasca afectada por pesca de arrastre; la fragmentación de hábitats naturales terrestres; la evolución de la contaminación atmosférica; o el número y hectáreas afectadas por incendios forestales en Euskadi.

Según los datos que recoge el Perfil de Biodiversidad, casi una cuarta parte de todo el territorio de Euskadi (el 24,2%) está protegida, lo que supone un total de 175.330 hectáreas. Con estos datos, Euskadi se acerca a la meta marcada por la Estrategia de la UE sobre Biodiversidad para 2030, de conferir protección jurídica al 30% de la superficie. Esta estrategia también prevé que al menos un 30% de hábitats y especies alcancen un estado de conservación favorable, obtenido ya por el 22% de los hábitats de interés de Euskadi en el periodo 2013-2018.

En cuanto a especies, destacan datos como que el 37% de las aves analizadas han incrementado sus poblaciones y el 20% del resto de especies muestran un estado de conservación favorable. Entre las que mejores resultados presentan, destacan los anfibios, reptiles y mamíferos, además de aves que viven en entornos urbanos, de alta montaña y forestales.

Sin embargo, preocupa la población de aves en el medio agrario, que ha caído un 44% en la última década. También se ha reducido un 85% la biomasa del alga roja en la costa vasca en un periodo de poco más de 25 años y ha disminuido la fanerógama Zostera noltii —una planta marina similar a la posidonia— casi el 10% en un lustro.

En cambio, se ha detectado un fuerte aumento de varias especies en los últimos años, como las mariposas en medios forestales; el cormorán moñudo, con un incremento del 20%; peces como la trucha y el gobio; y otras como el piscardo —pez pequeño de agua dulce— y el salmón se han estabilizado, mientras que la anguila sigue en retroceso.

Indicadores económicos y sociales

En el Perfil Ambiental de Euskadi 2022 se han incluido seis indicadores económicos: la inversión pública vasca en biodiversidad; las compañías vascas adheridas a la Iniciativa Española Empresa y Biodiversidad; la superficie vasca con elevada provisión de servicios de los ecosistemas; el porcentaje que supone el turismo de naturaleza y el turismo rural entre los motivos de viaje a Euskadi; los Espacios Naturales Protegidos y empresas adheridas a la Carta Europea de Turismo Sostenible; y los agroturismos con Etiqueta Ecológica Europea.

Con respecto a la inversión, se estima que la gestión de la Red Natura 2000 en Euskadi durante el periodo 2021-2027 será 119 millones de euros. En este sentido, según un estudio que realizó el Gobierno Vasco sobre los espacios de la Red Natura 2000 en Euskadi, el valor económico de los servicios y beneficios que reportan es unas siete veces superior al gasto directo que se hace en esos lugares. Esto quiere decir que, por cada euro que se invierte, hay 7 euros de retorno en beneficios, tales como el abastecimiento, es decir, la cantidad y variedad de productos que se extraen del bosque o del mar; y regulación, ya que esos espacios captan y almacenan carbono, contribuyen a la depuración y suministro de agua potable, al control de la erosión del suelo, mitigan los daños por inundaciones, mejoran la calidad del aire o facilitan la polinización.

Con respecto al turismo, destacan datos como que en 2019 el motivo de viaje del 13,9% de las visitas recibidas en Euskadi era disfrutar de la naturaleza y el turismo rural, un porcentaje que se prevé al alza. Además, desde 2021 Euskadi cuenta con un Espacio Natural Protegido, la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, adherido a la Carta Europea de Turismo Sostenible y 16 empresas turísticas certificadas. A esto hay que añadir 35 alojamientos turísticos con la Etiqueta Ecológica Europea, lo que garantiza la ausencia de impactos sobre, entre otros, la naturaleza y su biodiversidad.

En cuanto a la percepción ciudadana, el 22% de las personas encuestadas señala la extinción de especies y la degradación de espacios naturales como el problema medioambiental respecto al que sienten más desinformadas. Sin embargo, sólo el 3% de las personas encuestadas señala la pérdida de biodiversidad como la cuestión medioambiental más preocupante.

La sociedad vasca identifica la contaminación del aire o del agua; el cambio climático; la deforestación y desertización; y las catástrofes de origen antrópico como las amenazas más graves para la biodiversidad. En cuanto a las personas que han escuchado hablar de la Red Natura 2000, la red Ekoetxea o la red de Parketxes en Euskadi, constituyen el 25%, 27% y el 18% de la ciudadanía consultada, respectivamente. Las 100.073 personas visitantes recibidas por los cuatro centros que conforman la red Ekoetxea de centros ambientales del Gobierno Vasco en 2019 suponen un incremento del 140% respecto a las 41.723 visitas de 2008.

Marco de trabajo en biodiversidad

A pesar de ocupar algo menos del 1% del territorio de la Unión Europea, Euskadi acoge aproximadamente el 35% de sus hábitats de interés; su pérdida es una amenaza a la que se debe hacer frente desde todos los niveles de gestión para reforzar la resiliencia del territorio y prevenir la aparición y propagación de enfermedades en el futuro. La pérdida de biodiversidad pone en peligro la seguridad alimentaria y la nutrición, agrava la crisis climática y afecta a la economía.

Euskadi, a través de su Estrategia de Biodiversidad del País Vasco 2030, estableció ya en 2016 un Plan de acción para la mejora del Patrimonio Natural del País Vasco, en línea con los marcos europeos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Dicho Plan marca el camino para alcanzar un territorio resiliente y responsable en el que se mejore el estado de conservación del medio natural.

Además, la protección de la biodiversidad es una de las líneas de trabajo del Pacto Verde de Euskadi, la hoja de ruta propia elaborada por el Gobierno Vasco para conseguir un desarrollo justo y sostenible en el territorio, alineada con el Pacto Verde Europeo. Este modelo competitivo de futuro requiere un nuevo contexto normativo y, en el caso de la protección de la diversidad biológica, proponía acciones como la reciente aprobación de la Ley de Conservación del Patrimonio Natural de Euskadi, que actualiza el marco normativo para adaptarlo a la amplia legislación europea desarrollada en las últimas décadas; o el Programa Marco Ambiental de Euskadi 2030, actualmente en proceso de elaboración, que marca la hoja de ruta a seguir hasta final de la década.

En el contexto internacional está pendiente fijar el marco global de biodiversidad que marcará las reglas de juego para esta década y las directrices a seguir en la materia, y que se renovará en la próxima Conferencia de Naciones Unidas sobre Biodiversidad (COP15), pospuesta desde 2020 por la pandemia y que está previsto que se celebre este año (aún sin fecha).

Fuente: Euskadi.eus

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 23 junio 2022
¿Sabías que las cápsulas de café no se desechan en el contenedor de plásticos? Es un nuevo residuo que nos ha pillado desprevenidos. Se fomenta el reciclaje en los contenedores...
Posted by aclimaadmin | 23 junio 2022
Tras 17 años de operación, la planta vizcaína de valorización energética ha recibido la tonelada 4 millones de residuos no reciclables. Desde su puesta en marcha en junio de 2005,...
Posted by aclimaadmin | 22 junio 2022
La sostenibilidad también es esto, más allá de los números (cuánto cuesta). La nueva ley de residuos, aprobada en el Congreso a finales del pasado mes de marzo, y su segunda parte, el real...
X