La fiebre verde de los mercados: bonos contra el cambio climático

Posted by aclimaadmin | mayo 20, 2019 | Noticias del Sector

El futuro de la mayor compañía eléctrica de California -y la segunda más grande de EEUU- quedó reducido a cenizas por las mismas llamas que se llevaron por delante la ciudad de Paradise. Corría el mes de noviembre de 2018 y el bautizado como Camp Fire (incendio Camp) arrasó 62.000 hectáreas y provocó la muerte de casi 90 personas en el estado norteamericano. PG&E no fue capaz de responder a las demandas mil millonarias de las cientos de personas afectadas. Semanas más tarde, la empresa se declaró en quiebra.

«Trabajaremos para crear una base más sostenible […] Hemos escuchado las peticiones de cambio y estamos decididos a tomar medidas a lo largo de este proceso para construir el sistema de energía que nuestros clientes quieren y merecen», dijo John Simon, director ejecutivo interino de la compañía, en un comunicado. Se cree que la falta de mantenimiento del tendido eléctrico fue una de las causas de la tragedia.

El caso de PG&E es uno de los ejemplos más recientes y claros del impacto que puede tener para las empresas no adaptarse a la nueva realidad: el futuro será sostenible o no será. Ignorar esta tendencia no es una alternativa y las que lo hagan, se quedarán fuera del mapa, antes o después. Quizás más antes que después. El paradigma está cambiando y tanto los consumidores como los inversores reclaman cada vez más un compromiso firme de las compañías hacia la sostenibilidad social y medioambiental.

Buena prueba de ello es la fiebre que sacude a los mercados de un tiempo a esta parte, donde los bonos verdes ascienden de manera vertiginosa. Se trata de un tipo de emisiones cuyos fondos se destinan a financiar o refinanciar proyectos en áreas como las energías renovables, el transporte limpio o la lucha contra el cambio climático. En 2018, las colocaciones marcaron un récord de 167.000 millones de dólares, según los datos facilitados por la agencia de calificación S&P, que augura un crecimiento del 8% para este año.

Pero no se trata sólo de medio ambiente. La sostenibilidad tiene que ver también con los beneficios sociales y la responsabilidad social corporativa (RSC) derivados de la gestión. «Los bonos verdes, sociales o sostenibles combinan el aspecto económico y social intentando paliar la creciente preocupación que existe en nuestra sociedad por temas como la preservación del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático o el apoyo a colectivos más desfavorecidos», explica François Rameau, responsable de Crédit Agricole CIB en España…leer más

Fuente: EL MUNDO

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 29 julio 2019
Los vizcaínos concienciados que tratan de generar menos residuos y reciclan en casa no ven premiado su esfuerzo. Pagan lo mismo por la tasa municipal que otros vecinos despreocupados por...
Posted by aclimaadmin | 24 julio 2019
Urbaser, Ferrovial y FCC son las principales empresas que optan a gestionar la limpieza en Vitoria-Gasteiz. Hoy se han abierto los primeros sobres, con los que se ha podido determinar que...
Posted by aclimaadmin | 24 julio 2019
Aprobado el Decreto que actualiza las áreas protegidas y los controles para evitar su contaminación por nutrientes de los vertidos urbanos o agrícolas El Consejo de Gobierno, a propuesta del...
X