La importancia de la conservación del suelo, origen del 95% de los alimentos que consumimos

Posted by aclimaadmin | diciembre 9, 2022 | Blog Aclima

Uno de los elementos más afectados por la contaminación y los efectos del cambio climático es el suelo. La desertización es una de las mayores amenazas ambientales ante las que el mundo se enfrenta, y además hemos de considerar que aproximadamente un tercio de los suelos del planeta están degradados. Se estima que el 95% de los alimentos que la humanidad consume provienen del suelo, lo que da idea de la absoluta prioridad de garantizar su protección. En este sentido, la ONU ha designado el 5 de diciembre como Día Mundial del Suelo (WSD) para sensibilizar acerca de los problemas que le acucian. Este año, el lema es “Los suelos, origen de los alimentos” y su meta concienciar sobre la importancia de los suelos para una producción alimentaria y una nutrición y óptimas, reivindicando su tratamiento sostenible para garantizar la salud de los ecosistemas del planeta.

El Día Mundial del Suelo se lleva celebrando desde 2014, cuando la ONU aprobó la designación de esta fecha a propuesta de la FAO. El origen de la idea está en la Unión Internacional de Ciencias del Suelo (IUSS), organismo que en el marco de la Alianza Mundial por el Suelo en 2002 propuso un día mundial para sensibilizar acerca de la necesidad de protección del suelo. Este año, se ha querido dedicar este día a poner en valor el suelo como origen de los alimentos. No en vano, el 95% de los alimentos que consumimos tienen su origen en el suelo, y de los 18 elementos químicos esenciales para las plantas, 15 proceden del suelo. De hecho, los expertos afirman que en un trozo de tierra podemos encontrar más organismos vivos que personas en el planeta, porque al menos una cuarta parte de la biodiversidad mundial habita bajo tierra, sobre todo bacterias y hongos, que, junto a otros organismos, actúan como los agentes principales que impulsan el reciclaje de nutrientes y permiten a las plantas desarrollarse, contribuyendo de manera esencial a la biodiversidad por encima del nivel del suelo.

Por eso, la pérdida de nutrientes del suelo es uno de los principales problemas para la seguridad alimentaria, y es que se calcula que, en los últimos 70 años, el nivel de vitaminas y nutrientes de los alimentos se ha reducido de manera drástica. De hecho, los expertos estiman que más de 2.000 millones de personas en todo el mundo presentan deficiencia de micronutrientes, y unos 815 millones sufren inseguridad alimentaria. La falta de nutrientes y la degradación del suelo minimiza su capacidad para producir alimentos, pero el efecto contrario también es negativo, si existe una concentración de nutrientes muy alta, la tierra crea un ambiente tóxico para las plantas y los animales, contamina el medio ambiente y fomenta el cambio climático. Por eso es tan necesaria una gestión equilibrada que garantice la conservación óptima de los suelos.

Estado del suelo

La evidencia es que aproximadamente un 33% de los suelos del planeta están degradados. La causa principal es la presión creciente que sufren debido al aumento de la población, la demanda de alimentos y el uso de la tierra con fines diversos. El crecimiento demográfico que el planeta está experimentando va a requerir aumentar la producción alimentaria en aproximadamente un 60%, lo que fija como absoluta prioridad mantener sanos y productivos los suelos, sobre todo si consideramos que un centímetro de suelo puede tardar hasta 1.000 años en formarse. Según los expertos, si los suelos se gestionan de manera sostenible, la producción de alimentos podría aumentar hasta en un 58%.

Pero los suelos no son solamente el recurso fundamental para los alimentos, también son esenciales para los ecosistemas, desempeñando un papel fundamental en el ciclo del carbono, almacenando y filtrando el agua, y mejorando la resiliencia ante inundaciones y sequías. El suelo retiene el triple de carbono que la atmósfera y puede erigirse en una herramienta imprescindible para combatir el cambio climático. Por eso, el proceso de desertización que sufren muchas áreas del planeta es uno de los mayores problemas ambientales en la actualidad.

Además, las consecuencias del cambio climático pueden incrementar la desertificación mediante la alteración térmica de las regiones, la variación de las lluvias, el incremento de la radiación solar etc. Otros factores también inciden de manera negativa en el proceso de desertización del suelo, como el desvío del curso de los ríos, la quema y tala de zonas boscosas, la sobreexplotación de los recursos madereros, y las técnicas de cultivo que destruyen la estructura del suelo. Este problema nos toca de cerca, ya que afecta de manera clara al sur de Europa. De hecho, según un informe del Ministerio de Medio Ambiente, español, el 80% de la Península Ibérica corre riesgo de convertirse en desierto este siglo por efecto del cambio climático.

Por eso, la conservación del suelo forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, particularmente abarca los ODS 2, 3, 12, 13 y 15.

Estrategia de Protección del Suelo de Euskadi 2030

Este año se ha aprobado la Estrategia de Protección del Suelo de Euskadi 2030, y Aclima ha sido una de las organizaciones que han participado en el diagnóstico para obtener una visión global de la situación de los suelos en la CAV. Su objetivo fundamental es que para 2050, todos los suelos de Euskadi sean gestionados de forma sostenible, garantizando la salud y las funciones del suelo a largo plazo, para su uso por las generaciones venideras. Para logar esto se han definido cinco ámbitos en los que trabajar: la reducción del consumo de suelo, la gestión de su ocupación, la protección de impactos perjudiciales, la restauración de los suelos degradados para recuperar las funciones que le son propias teniendo en cuenta su ubicación, y en último lugar, la protección a través de la gestión y su uso sostenible por profesionales formados para ello y por una ciudadanía sensibilizada.

En Aclima, clúster ambiental vasco, sabemos que la protección del suelo es una prioridad para la acción ambiental, por lo que trabajamos en involucrar a diferentes agentes, tanto de las diferentes administraciones como del mundo privado y social, para aunar esfuerzos de cara a conservar y recuperar los suelos de nuestro entorno. En este sentido, estamos desarrollando con varias entidades públicas y privadas especialistas en el análisis y la remediación de suelos contaminados un grupo de trabajo  cuyo objetivo es aportar soluciones a los principales retos de los suelos en Euskadi en toda la cadena de valor con el objeto de aportar soluciones innovadoras tanto para el ámbito privado como de la administración.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 02 febrero 2023
Xabier Caño, Presidente de Aclima, aprovechó la presentación del Plan Estratégico Aclima 2023-2026 para reflexionar sobre la trayectoria del sector ambiental en Euskadi y enumerar los retos que debe afrontar...
Industrial Green Deal
Posted by aclimaadmin | 26 enero 2023
La intervención de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen en el Foro Económico Mundial de Davos trajo consigo, entre otras cuestiones, la presentación del Industrial Green...
Posted by aclimaadmin | 20 enero 2023
A finales del pasado año se aprobó la Estrategia de Biodiversidad y Ciencia (2023-2027), que pretende convertirse en un instrumento integrador para promover y poner en valor la contribución de...