La necesaria evolución de la industria europea del reciclaje de plásticos

Posted by aclimaadmin | octubre 9, 2020 | Blog

El sector del reciclaje de plásticos en Europa está cambiando, la legislación europea dispone unos requisitos más exigentes y existe una presión social por parte de los consumidores dirigida a mejorar la gestión responsable de estos compuestos. En 2018, la producción de plásticos alcanzó casi los 62 millones de toneladas en el continente, mientras que se recogieron 29 millones de toneladas de residuos plásticos para su posterior tratamiento. Aunque las exportaciones de este tipo de residuos fuera de la UE disminuyeron en un 39% entre 2016 y 2018, según un estudio el 46% de los residuos plásticos separados en Europa se exportan fuera del país de origen y hasta el 31% del plástico exportado no se recicla en absoluto, sino que acaba en vertederos, incineradoras o en el mar. Aunque Europa solo produce el 17% del plástico mundial, contribuye de esta forma a la contaminación por plástico de los océanos, que podría triplicarse para 2040 si no se toman medidas urgentes.

 

El sector de los plásticos en Europa emplea directamente a más de 1,6 millones de personas y en él operan casi 60.000 empresas, la mayoría pymes. Se calcula que en el continente actualmente existen más de 2.200 plantas para la clasificación y el procesamiento de residuos plásticos con una capacidad total de aproximadamente 55 millones de toneladas anuales.

Si bien es cierto que cada vez se recicla más cantidad de compuestos plásticos y la gestión circular se ha optimizado, también es verdad que la producción de plásticos tiene una tendencia creciente. Según estima la asociación europea PlasticsEurope, la producción mundial de plásticos aumentó aproximadamente un 75% entre 2002 y 2018. De hecho, en 2018 se produjeron casi 360 millones de toneladas de plástico, 62 millones de ellas en Europa.

Las razones para el uso cada vez mayor de plásticos son el aumento de población, que redunda en un mayor consumo, el incremento de los hogares unipersonales y los avances tecnológicos, que en algunos casos necesitan del plástico como componente indispensable. Por ejemplo, el desarrollo de la movilidad eléctrica implica usar una mayor proporción de plásticos en los vehículos para reducir su peso.

Durante 2018 se recogieron 29,1 millones de toneladas de residuos plásticos y 17,8 millones de toneladas de residuos de envases plásticos para su posterior tratamiento en los países de la UE, y a pesar de que las exportaciones de residuos plásticos fuera de la UE disminuyeron en un 39% de 2016 a 2018, hay estudios que alertan que aproximadamente un tercio de los residuos exportados no se reciclan, y acaban depositados en vertederos, se incineran o se lanzan al mar.

En lo que respecta a España, con un 42% mantiene una tasa de residuos plásticos enviados a reciclaje casi 10 puntos mayor que la media europea (32,5%). De hecho, España es el segundo país de Europa que más envases plásticos recicla (casi un 51%) y en 2018 por primera vez la cantidad de residuos plásticos enviados a reciclaje (41,9%) superó a la que se depositó en vertederos (38,8%).

Cambios en la legislación europea

A principios de este año se hacía público el nuevo Plan de Acción de Economía Circular de la UE. Enmarcado dentro del Pacto Verde Europeo, la hoja de ruta para que Europa se convierta en el primer continente climáticamente neutro en 2050, esta normativa amplia y completa las medidas impulsadas en el anterior plan de acción, incluyendo su aplicación a nuevos sectores que también usan plástico. Además, subraya la importancia del ecodiseño, la información del producto al consumidor, y el incremento del uso de plástico reciclado para optimizar la circularidad del producto.

La Directiva (UE) 2018/852 sobre envases y residuos de envases establece unos objetivos

de reciclaje por material superiores (50% de los envases de plástico para 2025 y 55% para 2030),

junto con un nuevo método de cálculo de la consecución de los objetivos de reciclaje, que empezará a ser aplicable para los datos de 2020. Además, en el futuro, casi todo el reciclaje debe realizarse dentro de la UE. Al asumir cantidades de consumo estables, esto significaría que el plástico reciclado producido en la UE tendría que aumentar significativamente. Asimismo, la Estrategia europea para los plásticos (2018) determina que el mercado de la UE de plásticos reciclados alcance los 10 millones de toneladas para 2025.

Para impulsar estos objetivos, la Comisión Europea ha creado la Circular Plastics Alliance, que integra a

todas las cadenas de valor de los plásticos e incluye más de 175 organizaciones que representan a la industria, el mundo académico y las autoridades públicas. Estas organizaciones firmaron el 20 de septiembre de 2019 una declaración de compromiso conjunta, cuyas directrices se están ya aplicando en el sector.

Situación actual

El confinamiento adoptado por causa de la pandemia del COVID-19 ha provocado cambios tanto en el consumo como en el reciclado de plástico. Se estima que la recogida selectiva de los envases domésticos ha crecido un 15%, además de reducirse el consumo de envases plásticos de tipo comercial y bolsas de plástico en el pequeño comercio, por el cierre de estos. En general, se ha disparado el consumo de plásticos en los hogares y centros sanitarios. Sin embardo, según indica la Asociación Europea de Recicladores de Plásticos, la demanda de plástico reciclado se ha reducido y algunos recicladores se han visto obligados a limitar su producción. Una de las causas de la bajada de producción es la vertiente de suministrador de materias primas a otros sectores, los cuales se han visto obligados a parar o minimizar su actividad durante el confinamiento.

Además, los precios de mercado se han abaratado, como consecuencia de la caída del precio del petróleo y del aumento de los costos de energía, mano de obra y la eliminación de residuos de clasificación. Según el estudio llevado a cabo por Ecoprog, Plastics recycling in Europe, el negocio de reciclaje es volátil, mientras que el negocio de clasificación es más estable, ya que genera mayores ingresos compartidos con los ingresos por disposición. Lo más común es que existan proveedores regionales de poco tamaño, frente a las grandes empresas. Además, según los datos recopilados, tanto la clasificación como el reciclaje deben incrementarse significativamente para cumplir con los requisitos previstos, y es muy posible que sea necesario construir nuevas plantas, así como inversiones para mejorar la calidad de la clasificación, ya que solo aumentar la recolección por separado no será suficiente para alcanzar las cuotas futuras de reciclaje establecidas.

Sin embargo, maximizar el reciclaje de plásticos es una necesidad ineludible. La basura plástica en el océano podría triplicarse para 2040 si no se toman medidas firmes y efectivas. Esta es la conclusión de la investigación “Rompiendo la Ola de Plástico: Una evaluación integral acerca de las vías para frenar la contaminación del océano por plástico” en el que han colaborado las universidades de Oxford y de Leeds, Common Seas y la Fundación Ellen MacArthur. Según los datos recopilados, la cantidad de plástico en los océanos podría alcanzar 600 millones de toneladas para 2040 de seguir con la progresión actual.

 

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 23 enero 2020
Recientemente, el Consejo de Gobierno del Ejecutivo Vasco ha aprobado el Decreto por el que se desarrolla la Ley de 25 de junio de 2015 para la prevención y corrección...
Posted by aclimaadmin | 13 diciembre 2019
La 25.ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25) que se está celebrando estos días en Madrid pretendía establecer la agenda...
Posted by aclimaadmin | 20 septiembre 2019
El próximo 1 de noviembre es cuando se espera que tome posesión de su cargo la nueva presidenta de la Comisión Europea Ursula Von der Leyen. La política alemana, perteneciente...
X