Las consecuencias de los microplásticos en los suelos agrícolas

Posted by aclimaadmin | octubre 4, 2018 | Blog Aclima

Si bien recientemente ya tratábamos el tema del efecto de los microplásticos en las aguas y sus posibles secuelas para la salud humana y el medioambiente, conviene incidir en este tema, sobre todo si tenemos en cuenta que existen evidencias que apuntan a que su incidencia en los terrenos dedicados a la agricultura puede ser incluso mayor que la estudiada en los mares y ríos.

Nos encontramos ante un fenómeno novedoso, derivado del alto uso de productos plásticos en nuestra sociedad. De hecho, se estima que anualmente se producen en todo el mundo más de 400 millones de toneladas de plástico, de las que un tercio aproximadamente acaban en suelos y aguas dulces. La mayoría de estos residuos se descomponen en partículas de menos de 5 milímetros, a las que llamamos microplásticos. Cuando estas partículas presentan menos de 0,1 micras se las considera nanoplásticos.

Su origen puede encontrarse en dos fuentes: las microesferas de plástico empleadas en productos de higiene, las cuales son muy resistentes a la erosión, y las fibras desprendidas de prendas sintéticas, que por su menor coste son cada vez más populares. Otro origen puede ser la degradación de los residuos plásticos de mayor tamaño (bolsas, objetos etc.), aunque en este caso su procedencia no está probada al cien por cien.

La concienciación sobre los problemas derivados de los restos de plástico está en auge. Por ejemplo, el Día Mundial del Medio Ambiente 2018, 5 de junio, ha tenido como lema #SinContaminacion por plásticos; y en mayo de este año se ha celebrado un simposio mundial sobre la contaminación del suelo en la sede de la FAO, en el que se ha catalogado a los microplásticos como “productos químicos de preocupación emergente”.

Contaminación terrestre por microplásticos

Recientemente, un estudio de Investigadores del Instituto de Ecología de Agua Dulce y Pesca Interior de Leibniz y de la Universidad Libre de Berlín, ha analizado el impacto de los microplásticos en los suelos, los sedimentos y el agua dulce, advirtiendo que podrían tener un efecto negativo a largo plazo en los ecosistemas. El dato más alarmante es que los expertos estiman que la contaminación de suelos por microplásticos podría ser entre 4 y 23 veces mayor que la oceánica, dependiendo de la región que se estudie.

Otros informes mencionan que los suelos agrícolas de Norte América están expuestos a cantidades de hasta 300.000 toneladas de microplásticos, por lo que se estima que la situación en todo el mundo desarrollado sea similar, a pesar de que no existan más investigaciones en este sentido.

Posibles efectos tóxicos

Cuando las partículas de plástico se descomponen pueden adherirse a ellas otros elementos, como por ejemplo pesticidas. De esta manera, las superficies de los pequeños fragmentos de plástico pueden ser portadoras de organismos peligrosos para la salud y convertirse en vectores de enfermedades. También pueden interactuar con las criaturas que viven en el suelo, afectando su salud.

Además, sus propiedades pueden cambiar, aumentando el riesgo de que tengan un efecto tóxico en los organismos. De estas micropartículas plásticas pueden desprenderse aditivos como los ftalatos y el bisfenol A, que causan efectos hormonales. También se han encontrado evidencias de que las partículas de tamaño nanométrico pueden atravesar barreras y membranas celulares. De hecho, según el estudio alemán arriba citado, los nanoplásticos pueden atravesar la barrera hematoencefálica y causar cambios de comportamiento en los peces.

Iniciativas para evaluar sus riesgos

Aunque se trate de un fenómeno relativamente nuevo, ya han surgido diversas iniciativas que tienen como objeto la estimación de peligros potenciales de los microplásticos en su efecto sobre el terreno agrícola.

Así, por ejemplo, se ha desarrollado un modelo para la evaluación de escenarios diferentes en la gestión de lodos, que permite simular la aplicación de microplásticos en la tierra y el destino que estos materiales tendrían en suelos y aguas superficiales. Este modelo, llamado INCA, pretende estudiar con más atención y profundidad as consecuencias de las transferencias de microplásticos de las aguas residuales urbanas en el suelo agrícola, valorando su impacto y las medidas a tomar para evitar las consecuencias negativas que vienen aparejadas.

También existe el proyecto IMPASSE (Impacto de los microplásticos sobre los agrosistemas y los ecosistemas fluviales), promovido por un consorcio internacional coordinado por el Instituto Noruego de Investigación sobre el Agua (NIVA) en colaboración con “Swedish University of Agriculture” (SLU), “Vrije University of Amsterdam”, “Trent University” (Canadá) e IMDEA Agua, y que se alinea dentro de las Iniciativas de Programación Conjunta del Espacio Europeo de investigación

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 16 octubre 2020
En el mundo actual, en el que la globalización es uno de sus factores más determinantes, las empresas necesitan apostar por la internacionalización y la innovación como ejes de su...
Posted by aclimaadmin | 02 octubre 2020
La reorganización política de las consejerías tras la formación del nuevo gobierno de Euskadi ha traído cambios significativos para el sector ambiental. Uno de los puntos clave es la creación...
Posted by aclimaadmin | 25 septiembre 2020
En el seno de Aclima se ha creado recientemente el grupo de trabajo sobre la calidad del aire para desarrollar proyectos estratégicos en colaboración alineados con las nuevas directrices europeas...
X