Las infraestructuras esenciales de la UE se someterán a pruebas de resistencia climática

Posted by aclimaadmin | septiembre 22, 2022 | Noticias del Sector

El pleno del Parlamento Europeo ha pedido este jueves a la Comisión Europea que prepare una evaluación de los riesgos climáticos, que preste atención al riesgo de sequías, incendios forestales y amenazas para la salud y la creación de un test de resistencia climática para las infraestructuras esenciales para antes del verano de 2023.

En un paso más, la Eurocámara ha solicitado al Ejecutivo comunitario que proponga un marco de adaptación climática amplio, ambicioso y vinculante con especial énfasis en las regiones más vulnerables y ha instado a reforzar la acción climática comunitaria.

Los eurodiputados han solicitado también que se refuerce el Mecanismo Europeo del Sistema de Protección Civil, la creación de una flota rescUE para hacer frente a los desastres climáticos y ampliar la reserva de bomberos voluntarios.

De hecho, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, anunció esta semana durante su intervención en el debate del Estado de la Unión en el Parlamento Europeo que la UE duplicará su capacidad de extinción de incendios durante el próximo año y que comprará otros 10 aviones anfibios ligeros y tres helicópteros para agregar a la flota.

Por otro lado, la Eurocámara ha pedido a los países de la UE que mantengan las reservas estratégicas de alimentos y piensos e introduzcan sistemas de riego que no dependan del agua en superficie o subterránea a través de, por ejemplo, el almacenamiento del agua de la lluvia o el reciclaje de aguas residuales.

El agua, un sector estratégico expuesto al cambio climático

El agua en España es uno de los doce sectores estratégicos cuyas instalaciones e infraestructuras sensibles, más de 3.500, están protegidas en el Catálogo Nacional de Infraestructuras Estratégicas, calificado como secreto por cuanto comprometen la Seguridad Nacional.

El Plan Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas las define como “aquellas instalaciones, redes, servicios y equipos físicos y de tecnología de la información cuya interrupción o destrucción tendría un impacto mayor en la salud, la seguridad o bienestar económico de los ciudadanos o en el eficaz funcionamiento de las instituciones del Estado y de las Administraciones Públicas”.

Así, las infraestructuras críticas son todos aquellos sistemas físicos o virtuales que facilitan funciones y servicios esenciales para apoyar a los sistemas más básicos a nivel social, económicos, medioambiental y político.

Una alteración o interrupción en su funcionamiento debido a causas naturales (por ejemplo: una inundación que afecta al suministro eléctrico) o provocada por el hombre (por ejemplo: un atentado terrorista o un ataque cibernético a una central nuclear o a una entidad financiera) podría conllevar graves consecuencias.

Las amenazas a las infraestructuras críticas podrían afectar a cualquier Estado al no poder continuar y desarrollar con normalidad las actividades básicas de la sociedad. Sin embargo, el problema empeora cuando una infraestructura crítica es dependiente de otra. La caída de una infraestructura crítica supondría la paralización o menoscabo de los servicios de ambas, por lo que la protección de estas adquiere mayor importancia.

El cambio climático una amenaza de primer orden

El cambio climático puede tener efectos especialmente importantes en aquellas infraestructuras relacionadas con la generación y distribución de energía, la gestión del agua o el transporte.

El fenómeno amenaza el funcionamiento y la eficiencia de muchas redes de infraestructuras por el efecto combinado de su exposición a unas temperaturas más elevadas, a la inundación costera derivada de la subida del nivel medio del mar, a los cambios en los patrones de oleaje y en la frecuencia y magnitud de los temporales, a la alteración de los procesos de erosión fluvial y costera, a la intrusión salina en los acuíferos litorales, al descenso en las precipitaciones y en los recursos hídricos disponibles, a la mayor evapotranspiración, o al aumento de la torrencialidad y de la probabilidad de inundaciones fluviales.

En la UE, un reciente estudio estimaba un aumento de diez veces en el riesgo de daños a infraestructuras críticas europeas para finales de siglo.

Fuente: El Ágora Diario

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 01 febrero 2023
Un nuevo análisis del ciclo de vida (ACV) encargado por la industria europea de la reutilización y el reciclado de textiles ha confirmado el importante ahorro de CO2 y agua que supone...
Posted by aclimaadmin | 01 febrero 2023
Los planes de la Comisión Europea para crear nuevos fondos de la Unión Europea para las industrias verdes enfrentan una creciente oposición en el bloque de 27 naciones, ya que...
Posted by aclimaadmin | 01 febrero 2023
AMBILAMP– AMBIAFME, Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) de aparatos eléctricos y electrónicos, elaboran en colaboración con ADIME (Asociación Nacional de Almacenistas Distribuidores de Material Eléctrico) y AFME (Asociación de Fabricantes de Material...