Los principales estudios académicos calculan que las empresas que han asumido un fuerte compromiso con la sostenibilidad han logrado unos resultados superiores en un 11% a los de sus competidoras en el mercado de valores

Posted by aclimaadmin | junio 9, 2022 | Noticias del Sector

En el número 9 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) leemos: “Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización sostenible y fomentar la innovación”. Porque, según Naciones Unidas, “la innovación y el progreso tecnológico son claves para descubrir soluciones duraderas para los desafíos económicos y medioambientales, como el aumento de la eficiencia energética y de recursos”.

La digitalización que está fomentando la Unión Europea con los fondos Next Generation, pero también la incorporación de los criterios SGE -ambientales, sociales y de buen gobierno en el diseño y desarrollo de productos y servicios- están calando en todas las organizaciones.

La consultora Deloitte publicó el informe “2030 Purpose: Good business and a better future”, en el que abordaba la sostenibilidad en la estrategia de las empresas españolas y la consecución de los ODS. El estudio indica que, en España, “el compromiso de las compañías con los ODS todavía es muy limitado, ya que solo el 9% de las empresas del IBEX 35 ha incorporado a su estrategia un propósito que integre, de forma clara, alguno de los Objetivos”. Un dato que se convierte en una oportunidad para todas aquellas compañías que quieran involucrarse realmente con la Agenda 2030.

Propósitos claros

Para lograrlo, según la consultora, las empresas “deben articular un propósito claro, vinculado a los grandes retos del desarrollo sostenible, y utilizarlo para dar forma a los planes y la cultura de la organización”. Sobre este punto y con el foco puesto en las empresas del IBEX 35, “hasta 2016, solo tres compañías de las 35 contaban con un propósito integrado, de forma clara, en su estrategia, seis contaban con uno orientado al bien común, similar a los ODS, 21 definían un propósito y cinco todavía carecían de uno claro”.

Además de retener talento y cuidar el medioambiente, las empresas deberían adoptar los ODS porque generan beneficios. Según el informe de Deloitte, “solo en los últimos cinco años, los principales estudios académicos calculan que las empresas que han asumido un fuerte compromiso con la sostenibilidad han logrado unos resultados superiores en un 11% a los de sus competidoras en el mercado de valores”. Es una estrategia a largo plazo que funciona y un reclamo para los grupos de interés.

Además, según la consultora, “el compromiso de las empresas con los ODS puede ofrecer valor más allá de los beneficios económicos”, porque si afirman actuar según unos principios de sostenibilidad, también “responden a unos ideales que reclaman los consumidores, lo cual aumenta la confianza de estos en la marca y asegura un éxito duradero en el mercado”. Y eso es importante ya que un 50% de los directivos considera a los consumidores como el colectivo más importante en la gestión del riesgo reputacional de una empresa, aseguran desde Deloitte.

¿Y cuáles son las empresas más sostenibles? Según la última clasificación realizada por Corporate Knights, un grupo editorial especializado en la economía descarbonizada, hay tres españolas en el listado de las 100 compañías más sostenibles del mundo: Iberdrola, Acciona e Inditex. Entre los criterios analizados destacan el porcentaje de los beneficios ligados a la economía verde, las emisiones de gases de efecto invernadero, el uso de energías renovables, la apuesta por proveedores sostenibles o la cifra de innovación. Iberdrola figura en la mejor posición del listado, en el número nueve, Acciona, en el 31, e Inditex en el 92.

Las Pymes

En cuanto a las pequeñas y medianas empresas están aún más lejos de adoptar los ODS. Según el informe “Desarrollo sostenible de la pyme en España”, elaborado por el CGE y COGITI, las pymes españolas aseguran que es un coste añadido desarrollarse de forma sostenible y demandan ayudas públicas. Las principales barreras para la sostenibilidad de las pymes son, según los propios empresarios, la falta de ayudas públicas, el coste de implementar políticas de desarrollo sostenible, y la falta de recursos financieros y humanos. Los encuestados también reconocen que implementar políticas empresariales sostenibles tiene sus ventajas, como la mejora de la imagen y de la reputación de la compañía, el aumento en la satisfacción de los clientes, la mejora de la motivación entre los empleados y el aumento en la rentabilidad empresarial.

Tras la pandemia de la covid-19 muchas compañías han decidido apostar más por la sostenibilidad y la digitalización. El informe Comprometidos con la Sostenibilidad. Evaluación y Perspectivas”, elaborado por la Cátedra de Cultura Empresarial de la Universitat de València (CCE) y el Club de Empresas Responsables y Sostenibles de la Comunidad Valenciana (CE/R+S), “la mitad de las empresas participantes en el estudio admite haber impulsado durante la pandemia un mayor compromiso con la sostenibilidad”.

Además, nueve de cada diez empresas conoce los Objetivos de Desarrollo Sostenible y dos de cada tres realizan acciones específicas relacionadas con ellos, especialmente con el número 8, que promueve el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. Por otro lado, el 63% de las empresas admite que tienen una política en cuanto a sostenibilidad, pero solo un 36% la hace pública.

Las claves para una economía 5.0, más competitiva y sostenible

El estudio, “Claves estratégicas para una España 5.0”, realizado por PwC con el patrocinio de Siemens, quiere trazar una hoja de ruta para transformar la economía española y alcanzar la llamada España 5.0: “Un país más sostenible, centrado en las personas, basado en una industria más digital y competitiva, y apoyado en el desarrollo de infraestructuras más inteligentes y eficientes”.

El concepto industria 5.0 fue acuñado en 2021 por la Comisión Europea para rque el sector sea aún más competitivo gracias a la tecnología, pero también para generar un impacto positivo en la sociedad. La industria 5.0 complementa el progreso de la 4.0 y potencia la relación positiva entre los hombres y las máquinas.

Las debilidades. “El poco peso relativo de la industria en la economía española, junto con la atomización de las empresas, la escasa oferta de profesionales STEM (las siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y una baja cultura de la movilidad compartida, se constituyen como algunas de las principales debilidades de España para afrontar este reto”, aseguran desde PwC que afirman que el impacto de la digitalización en la industria y en las infraestructuras podría representar el 0,11% del PIB español en 2025 y el 0,36% en 2030.

Digitalización de la industria. La transformación digital de la industria permitirá aumentar su eficiencia y competitividad internacional, lo que ayudará al crecimiento económico del país y a la creación de puestos de trabajo de mayor valor añadido, según el estudio.

Infraestructuras inteligentes. Son indispensables para garantizar la sostenibilidad en todos los ámbitos y cambiarán la forma en que trabajamos, producimos y consumimos. “Son un requisito indispensable para garantizar la eficiencia y la sostenibilidad ambiental de todos los sectores económicos, especialmente de la propia industria, el transporte, la construcción, la energía, el sector hotelero o la sanidad, por ejemplo”, advierten desde PWC.

Modelos de negocio colaborativos. “España debe avanzar hacia nuevos modelos de negocio donde predomine la colaboración y la compartición de información a lo largo de toda la cadena de valor, generando un ecosistema donde todos sean agentes activos de la innovación”, aseguran desde la consultora.

Formación digital. Los trabajadores del futuro deben estar preparados para una constante disrupción tecnológica que no deje a nadie detrás. La capacitación continua del personal permitirá a las empresas ser más flexibles para adaptarse a las nuevas tecnologías y convertir a las personas en agentes activos de la innovación.

La hiperconectividad. “Obligará inevitablemente a redoblar los esfuerzos en materia de ciberseguridad, al mismo tiempo que supone una oportunidad para que España se posicione como un líder global en la industria de la seguridad”, afirman desde PwC. La hiperconectividad supone un aumento de los riesgos relacionados con la ciberseguridad y “no se puede avanzar en esta transformación si las empresas no se protegen frente al cibercrimen y el espionaje industrial y si no se puede garantizar la seguridad de las infraestructuras críticas de un país”.

Los beneficios de una industria sostenible. Según la revista Industrial Data, la sostenibilidad tiene sus beneficios: se reducen los costes de la materia prima, servicios, tratamiento de residuos y operaciones de mantenimiento; se mejora la eficiencia y el rendimiento; y se previenen accidentes industriales y enfermedades. Además, hay un incremento de los ingresos gracias al reaprovechamiento de los materiales; se mejora la imagen que tienen los consumidores de la empresa, y aumentan las ventas y la competitividad.

Fuente: La Vanguardia

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 23 junio 2022
¿Sabías que las cápsulas de café no se desechan en el contenedor de plásticos? Es un nuevo residuo que nos ha pillado desprevenidos. Se fomenta el reciclaje en los contenedores...
Posted by aclimaadmin | 23 junio 2022
Tras 17 años de operación, la planta vizcaína de valorización energética ha recibido la tonelada 4 millones de residuos no reciclables. Desde su puesta en marcha en junio de 2005,...
Posted by aclimaadmin | 22 junio 2022
La sostenibilidad también es esto, más allá de los números (cuánto cuesta). La nueva ley de residuos, aprobada en el Congreso a finales del pasado mes de marzo, y su segunda parte, el real...
X