Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos son los desechos sólidos con mayor crecimiento en el mundo

Posted by aclimaadmin | septiembre 17, 2021 | Blog Aclima

La gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) supone un reto para la industria del reciclaje, tanto por la diversidad de los mismos como por su creciente volumen. Desde el año 2000, la cantidad de residuos electrónicos se ha incrementado a un ritmo notable, tanto es así que en 2019 se alcanzó la cifra récord de 53,6 millones de toneladas. Las previsiones son aun más alarmistas, los expertos avisan de que en 2030 podrían producirse 74,7millones de toneladas, y superarse los 100 millones de toneladas para 2050. En el Estado se trata del flujo de residuos que más crece, a un ritmo del 20% anual. Además, hay que tener en cuenta que la popularización de los aparatos electrónicos y el aumento del poder adquisitivo provoca que los países en desarrollo estén a punto de sobrepasar las tasas de basura electrónica de los industrializados. En países como India y China se estima que la basura generada solamente por computadoras en desuso aumentará un 500% en la próxima década.

Las tasas de consumo de aparatos eléctricos en todo el mundo están disparadas, este hecho, unido a otros factores como la obsolescencia programada o los precios asequibles de estos dispositivos, provoca que la llamada basura electrónica haya crecido de manera alarmante. En la actualidad Asia es el continente que más basura electrónica genera, (24,9 Mt en 2019), seguido de América (13,1 Mt), Europa (12 Mt), África (2,9 Mt) y Oceanía (0,7 Mt). En lo que respecta a España, los RAEE son el flujo de residuos que muestra mayores tasas de aumento, ya que crecen un 20% anualmente y se calcula que cada ciudadano genera cada año una media de 17 kilogramos de desechos electrónicos. En 2015 se gestionaron 81 millones de kilos de basura electrónica en todo el Estado.

Ritmo alto de crecimiento

El Observatorio Mundial de los Residuos Electrónicos estima que el volumen de estos residuos puede llegar a las 74,7 millones de toneladas en 2030. Por su parte, un informe publicado por la Universidad de las Naciones Unidas y ONU Medio Ambiente calcula que para 2050se podrían superar los 100 millones de toneladas de RAEE en todo el mundo. Tan solo en 2019 la generación de este tipo de residuos llegó a 53,6 millones de toneladas, según The Global E-Waste Monitor 2020, lo que supone un crecimiento del 21% en los últimos cinco años.

El informe promovido por la Universidad de las Naciones Unidas Solvingthe E-wasteProblem (StEP), describe los escenarios que puede presentar el incremento de RAEE en todo el mundo. En el más pesimista el volumen de basura electrónica puede doblarse para 2050, hasta alcanzar aproximadamente 111 millones de toneladas anuales.

Si, en cambio, se siguiera con un crecimiento lineal el volumen también se vería incrementado, debido a los precios cada vez más asequibles de los dispositivos electrónicos, a veces porque están diseñados para usos limitados en el tiempo. Esto llevaría al aumento de la huella ambiental del equipamiento electrónico y los residuos tóxicos consecuentes. Si no se aplican mejoras en las tecnologías y procesos de recogida y reciclaje no se podría avanzar hacia un modelo circular.

El tercer escenario descrito sería el denominado “enfoque reactivo”, conobligaciones regulatorias más estrictas para la industria. En este caso el problema es la dificultad de aplicar una legislación a nivel mundial, lo que llevaría a mejorar en los países desarrollados mientras que estos incrementarían la externalización de los RAEE a los territorios con regulaciones ambientales más laxas, países pobres en su mayoría. Otro problema es que es posible que el aumento de los costes debido a las obligaciones legales podría transmitirse a los consumidores finales, haciendo el sector menos competitivo.Por eso, el mejor escenario posible es uno en el que se consiga una producción y consumo de dispositivos electrónicos más sostenibles.

Oportunidad circular

Como decíamos, la profundización de la aplicación de principios circulares en el sector electrónico y de los electrodomésticos puede reportar grandes beneficios. Según la ONU, la Economía Circular en este ámbito podría crear millones de trabajos en todo el mundo, reduciendo al mismo tiempo los costos para los consumidores hacia un 7% en 2030 y un 14% en 2040. Además, desde un punto de vista estrictamente ambiental también sería muy positivo conseguir reducir los RAEE, ya que, a pesar de que solo representan el 2% de los flujos residuales sólidos, la basura electrónica alcanza hasta el 70% de los residuos peligrosos que terminan en depósitos controlados

También existe una oportunidad económica, puesto que los expertos calculan que la basura electrónica puede representar más de 62.500 millones de dólares en materiales preciosos como oro, cobre y hierro, según datos de 2016 correspondientes al informe Gobal E-waste Monitor (publicado en 2017). Por ejemplo, en 2016 se registraron 435.000 toneladas de teléfonos móviles desechados, con un valor estimado en 9.500 millones de dólares, según la ONU. Cada año se registran unas 50 millones de toneladas de residuos de electrónicos en todo el mundo, y los expertos determinan que con el tratamiento adecuadopodrían reutilizarse entre el 70 y el 90%.

El camino para disminuir los niveles de basura electrónica pasa por la aplicación de principios circulares.En primer lugar, se necesita reducirel consumo de aparatos electrónicos. Antes de comprar un nuevoelectrodoméstico los consumidores han de plantearse si de verdad lo necesitan o si tal vez pueden alargar la vida útil de los que emplean. También se debe fomentar la reutilización, siempre puede haber algún usuario al que le resulte útil un dispositivo desechado y sería positivo promover estos intercambios. Obviamente, el reciclaje es una estrategia indispensable, aplicando las innovaciones tecnológicas necesarias para optimizar los flujos de recogida y tratamiento de los residuos electrónicos. Y, por último, en determinados casos los aparatos electrónicos pueden repararse. Mediante laremanufacturase aprovechan las partes que pueden ser reutilizadas de los electrodomésticos y aparatos para construir nuevas máquinas y accesorios, consiguiendo un ahorro económico. De esta manera, pueden desarrollarse nuevas líneas de negocio gracias al aprovechamiento de aparatos y componentes retirados del mercado.

 

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 15 octubre 2021
El impulso que tanto por parte de las autoridades públicas como desde el sector privado se está dando a la Economía Circular acarrea una serie de necesidades ineludibles. Entre ellas,...
Posted by aclimaadmin | 07 octubre 2021
Estas misiones de investigación se enmarcan dentro del Programa Horizonte Europa y fijan una serie de objetivos precisos a cumplir para 2030, movilizando a instituciones, inversores privados e investigadores. Las...
Posted by aclimaadmin | 30 septiembre 2021
El Pacto Verde compromete a Europa con el objetivo de ser un continente climáticamente neutro en 2050, lo que sería imposible de conseguir sin evolucionar hacia una economía descarbonizada y...
X