Para beber, agua del grifo ¿por que no?

Posted by aclimaadmin | marzo 8, 2018 | Blog Aclima, Ciclo integral del agua

Es extraño que en los lugares donde el agua del grifo es de tan buena calidad, algunas personas sigan consumiendo agua embotellada. Y no es que nosotros tengamos nada en contra del agua embotellada, pero ¿qué necesidad hay de seguir aumentando el consumo de plásticos y la generación de este tipo de residuos?

Las botellas de agua embotellada están fabricadas en su gran mayoría con PET (Tereftalato de polietileno), un derivado del petróleo. Aunque se puede descomponer por fotodegradación, tarda unos 500 años en degradarse completamente y hasta 1.000 si la botellera queda bajo tierra. Esto supone un gran inconveniente, si tenemos en cuenta que la industria del agua embotellada genera 1,5 Millones de toneladas de plástico cada año. Ese plástico supone entre 16-27 millones de barriles de petróleo, lo que equivale al consumo de combustible de uno o dos millones de coches al año. A este impacto ambiental habría que sumarle la energía que se consume en las plantas embotelladores, además del combustible que se usa para el transporte del agua una vez embotellada.

Además, el porcentaje de botellas de plástico que se reciclan no llega al 20%. Un estudio realizado por National Geographic concluye que solo una de cada seis botellas de agua que consumimos acaba en la papelera de reciclaje. El resto, van a valorización energética, vertederos o a los ríos, lagos y mares, donde provocan un riesgo creciente debido a la liberación de tóxicos durante la descomposición, que pueden pasar a la cadena trófica.

Agua del grifo, de calidad y más barata

En la mayoría de los países desarrollados, el agua del grifo es potable con todas las garantías sanitarias, aunque es cierto que el sabor y olor puede variar dependiendo del lugar de procedencia.

Un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) expone que en el 90% de los municipios españoles el agua del grifo es segura y de calidad. También el último informe técnico del Ministerio de Sanidad afirma que el 99,5% del agua del grifo es potable. Sin embargo, según el propio informe de la OCU, la percepción de los españoles es que el agua no es lo suficientemente buena y, de hecho, el consumo de agua embotellada sigue creciendo.

Lo que es indudable es la diferencia de precio entre el agua del grifo y la embotellada. Además, en el caso de España, el agua del grifo es mucho más barata que en otros países europeos.

Pero, entonces, ¿por qué seguimos consumiendo agua embotellada?

Si bien es cierto que hay gente que prefiere beber agua embotellada porque el agua del grifo no les da confianza, me atrevería a decir que en la mayor parte de los casos es por comodidad (por no andar a vueltas con nuestra botellita rellenable), porque nos la ofrecen (por ejemplo, en el caso de los restaurantes) e incluso por la vergüenza que nos puede dar pedir en un establecimiento un vaso de agua del grifo, que sabemos que no nos van a cobrar.

Con el fin de superar estas barreras para el consumo de agua del grifo, las Administraciones públicas están llevando a cabo diversas campañas. En Gipuzkoa, Kutxa Ekogunea creó la campaña Etxeko Ura en colaboración con diferentes entidades de cada comarca, para extender el uso de las jarras de vidrio en los restaurantes. La campaña utiliza el humor para “ayudar a superar la vergüenza al pedir agua del grifo en bares y restaurante a través de la Grifoterapia”. Los Ayuntamientos de Donostia, Bilbo y Vitoria-Gasteiz también han emprendido pasos en este sentido, concienciando a la ciudadanía de las ventajas de beber agua del grifo y promoviendo la sustitución de las botellas de plástico por jarras de agua en bares y restaurantes.

A nivel internacional, otras ciudades del mundo tan importantes como París, Ginebra, Nueva York, Quebec o Melbourne promueven que los clientes pidan y beban agua del grifo en los restaurantes. La ciudad de San Francisco ha prohibido la compra de agua embotellada por parte de las instituciones públicas, pues supone un gasto de medio millón de dólares anuales. En Canadá se organiza anualmente el “Día sin tomar agua en botella” para conciencia a la población sobre las consecuencias de ese hábito.

 

Tags

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 30 octubre 2020
Para las empresas vascas los países de América Latina pueden suponer una gran alternativa para buscar nuevas oportunidades, desarrollar proyectos en colaboración con compañías autóctonas, o compartir conocimientos o experiencias...
Posted by aclimaadmin | 23 octubre 2020
Para la necesaria estrategia de recuperación tras las consecuencias del COVID-19 el Gobierno Vasco ha apostado por el sector medioambiental como palanca impulsora de oportunidades económicas y laborales. Se trata...
Posted by aclimaadmin | 16 octubre 2020
En el mundo actual, en el que la globalización es uno de sus factores más determinantes, las empresas necesitan apostar por la internacionalización y la innovación como ejes de su...
X