SDDR, ¿innecesario o una mejora para el reciclaje?

Posted by aclimaadmin | febrero 22, 2018 | Uncategorized

El Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) tiene tantos detractores como impulsores y lo cierto es que lleva tiempo centrando el debate de los sistemas de reciclaje. Mientras sus defensores ponen el acento en el aumento de las cifras de residuos separados para su posterior reciclaje, debido a la retribución para el consumidor, que obtiene una devolución económica; los contrarios a su implantación argumentan que es innecesario y que solo sirve para recuperar ciertos tipos de envases, mientras que el sistema actual con los contenedores amarillos y azules puede gestionar el 100%.

Las dos posturas son comprensibles, por lo que cada cual puede formarse su propia opinión al respecto.

El SDDR es un sistema complementario a los Sistemas Integrados de Gestión (SIG) actuales y ya está en funcionamiento en otras regiones del mundo. Consiste en que el consumidor adelanta una cantidad de dinero por el envase del producto que adquiere, y ese dinero se le reintegra cuando el envase se entrega de nuevo en el comercio.

En realidad este sistema solo está orientado a los envases de bebidas y su establecimiento no supondría dejar de lado los otros sistemas de reciclado que ya empleamos, puesto que gestionan otros tipos de envases de los que el SDDR no se encarga: latas de conservas, envases de cartón para productos lácteos, licores y vinos, bandejas de plásticos etc.

¿Cómo funciona?

Los distribuidores o embotelladores pagan un depósito al operador del sistema por cada envase que ponen en el mercado. Los comercios compran los productos, y sus envases, a los productores incluyendo el depósito por cada envase. Los comercios cuando venden el producto cobran a los consumidores por el envase.

Si los consumidores devuelven el envase vacío se les reembolsa el importe que habían abonado por el envase. Los envases no tienen por qué restituirse en el mismo comercio en el que fue adquirido, ya que cualquiera perteneciente a la red lo admitirá y reintegrará el importe al consumidor. Si el consumidor no quiere devolver el envase, la cantidad queda en el circuito y ayuda a financiar el sistema.

Los comercios pasan al operador del sistema la cifra que han abonado a los consumidores para que éste les compense esas cantidades. Además, el operador también gestiona la logística y supervisa el funcionamiento general del sistema.

Argumentos ambivalentes

Como hemos dicho, el SDDR solo sirve para recuperar los envases de agua, bebidas refrescantes y cervezas, sean de plástico o latas de metal. El resto de envases se seguirían gestionando con los sistemas actuales.

El centro del sistema no son los contenedores, sino los comercios. Al centralizar allí el reciclado se obliga al consumidor a desplazarse a las tiendas, teniendo que adaptarse a sus horarios y disponibilidad. Además, las máquinas de retorno que se emplean son bastante caras y no todos los comercios las implantarían. Los comerciantes son, de hecho, los que más oposición presentan a la implantación de este sistema.

Por el contrario, puede ser mas cómodo para el ciudadano, que además tendría la sensación de que se le premia por reciclar, con todas las ventajas emocionales que conlleva. Es esta la razón por la que el SDDR aumenta el porcentaje de recuperación de los envases de bebidas.

Este sistema está funcionando en más de 40 regiones del mundo, y aproximadamente una docena más está valorando su adopción. Los resultados en estos lugares parecen positivos: los países escandinavos tienen cifras de recuperación entre el 80 y el 95%. En Alemania, se ha alcanzado el 98,5% de éxito.

Ejemplos cercanos

En el municipio gerundense de Cadaqués se llevó a cabo una prueba piloto del sistema SDDR en 2013. Durante once semanas diez establecimientos colaboraron con el proyecto y los resultados finales consistieron en que se devolvió el 76,7% de los envases, multiplicando por cinco (del 12% al 66%) la recogida selectiva de envases ligeros. Sin embargo, el corto periodo de tiempo no permite atisbar la futura evolución de este sistema en un entorno cercano.

También la localidad de Elche se encuentra realizando iniciativas en este sentido y recientemente se ha instalado en su plaza de abastos una máquina de reciclaje con incentivos para los consumidores, ya que al introducir los envases recibirán a cambio un tique acumulable para canjear en los establecimientos del mercado.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 20 mayo 2021
Desde Aclima ya nos hicimos eco del proyecto VOLATILE de Tecnalia hace unos meses. Ahora actualizamos el post para ofreceros la nueva publicación «Towards a Circular Bioeconomy. VOLATILE FATTY ACID...
Posted by aclimaadmin | 20 mayo 2021
Lo sentimos, no tiene permiso para ver el artículo
Posted by aclimaadmin | 16 abril 2021
Objetivos El programa AURRERA 2021 tiene como objetivo facilitar el acceso a financiación a largo plazo para las Pymes reciente creación. La financiación que ofrece el programa AURRERA está orientada...
X