Un sector activo que dota de competitividad al resto – Cuadernos Estrategia

En consonancia con la Estrategia Industrial Europea, Euskadi ha ido integrando en sus políticas instrumentos para mejorar la competitividad de la industria vasca, permitiéndola evolucionar y facilitando su adaptación a la transición energética y climática. Aunque también las instituciones y organismos vinculados (centros de investigación, universidades…) tienen un papel fundamental en este proceso, son las empresas las verdaderas protagonistas. Aclima-Basque Environment Cluster es el referente y el aglutinante del sector ambiental de Euskadi, que se configura como determinante a la hora de dotar de mayor competitividad al resto de los sectores.

La sostenibilidad debe ocupar un papel fundamental en el desarrollo económico y los planes de negocio de las empresas vascas. Esta evidencia se puso sobre la mesa en el debate que siguió a la Asamblea General Extraordinaria que Aclima celebró en diciembre de 2021. En la conversación se trataron, entre otros, temas relacionados con la nueva legislación aprobada por el Gobierno vasco en materia de administración ambiental y que se perfila como una herramienta clave para la protección del medio ambiente en Euskadi. Y se puso en valor el cada vez más relevante carácter estratégico del sector al que, apoyado por las nuevas normativas europeas, se le abre un marco de oportunidad para que los retos de la transición ecológica de las sociedades y empresas se conviertan en oportunidades de un nuevo modelo de crecimiento económico sostenible.

En este escenario, Aclima-Basque Environment Cluster, con más de 26 años de trabajo, experiencia y conocimiento adquirido, es el referente y el aglutinante del sector ambiental de Euskadi. Representa tanto al sector privado (industrias y servicios), como al ámbito del conocimiento (universidades y centros tecnológicos) y al sector público, así como a las principales cadenas de valor: residuos, ciclo integral del agua, suelos contaminados, aire, ecosistemas y ecodiseño. Actualmente, cuenta con 109 socios, de los cuales 80 son empresas. En 2020, las empresas de Aclima facturaron 2.201 millones en ámbitos ambientales, un 2% más que en 2019, gracias a su apuesta por la innovación y la internacionalización. El sector ambiental vasco representa ya el 5% del PIB de Euskadi.

Oportunidades

Todos los agentes vinculados al sector medioambiental en Euskadi –las industrias y las empresas de servicios, las universidades y los centros tecnológicos y, evidentemente, el sector público– tienen un papel clave en la transición energético-climática. En el caso concreto de la industria, esta ocupa una parte central dentro de las iniciativas asociadas al Pacto Verde Europeo. De hecho, la Estrategia Industrial Europea es la herramienta destinada a promover la evolución del tejido industrial, fomentando esa doble transición. Y, en consonancia con la estrategia europea, Euskadi ha integrado en sus políticas instrumentos para mejorar la competitividad de la industria vasca, permitiéndola evolucionar y facilitando su adaptación a la transición energética y climática.

En este sentido, el Plan de Desarrollo Industrial e Internacionalización 2021-2024, aprobado recientemente por el Gobierno vasco, trata de ayudar a que la industria de Euskadi se adapte a la transición energética y climática de forma óptima, impulsando acciones desde el compromiso para desarrollar una industria competitiva contribuyendo a los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible). Para ello, promueve un modelo de desarrollo sostenible e inclusivo y contempla medidas con impacto en el corto, medio y largo plazo. Y tiene entre sus objetivos aprovechar las oportunidades aceleradas por la pandemia para la generación de nuevas actividades en ámbitos relacionados con las transiciones energético-climática y tecnológico-digital.

Empleos verdes

La propagación de los principios circulares a todos los sectores productivos está haciendo aumentar la demanda de puestos de trabajo relacionados con la economía circular y la sostenibilidad, se subraya desde Aclima. Esta tendencia es creciente y, en el futuro próximo, las ofertas de trabajo relacionados con la transición ecológica (economía circular, cambio climático, ecodiseño, etc.) van a experimentar un auge notable. No en vano la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que los nuevos empleos de la economía verde podrían llegar en 2030 a los 30 millones.

Pero tan evidente como esto es que no hay muchos perfiles que den respuesta a la demanda de estas nuevas ocupaciones. Los expertos ya avisan de la escasez de candidatos en sectores como los servicios ambientales, ecodiseño, huella de carbono, economía circular, energías renovables, construcción sostenible… Por eso, Aclima cree que las instituciones deben activar planes de formación, titulaciones específicas y otras soluciones formativas que faciliten la incorporación a los nuevos puestos de trabajo, ya sea de los jóvenes como de desempleados.

Y es que, según todas las proyecciones el sector medioambiental es uno de los que ofrece mayores oportunidades para generar empleo, particularmente en Euskadi, donde se estima que algo más del 2% de los empleos están actualmente relacionados con alguna actividad de la economía circular, y se prevé que genere 3.000 nuevos empleos hasta 2030. De hecho, que la economía verde supone oportunidad de posicionamiento competitivo para la región. El Ejecutivo ha apostado claramente por el sector ambiental como dinamizador de oportunidades económicas y laborales, y todas las proyecciones de los expertos anuncian que la economía circular va a centralizar la creación de empleo en el futuro próximo.

Construcción

Debido a su relación con la extracción de materias primas, consumo de energía y la generación de residuos voluminosos, la construcción es un sector estratégico para avanzar en la economía circular. Los principales desafíos pasan por la eficiencia en el uso de los recursos, la disminución de las emisiones y la gestión de residuos. En la UE, la construcción representa el 40% del consumo total de energía y el 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero, el 50% de todos los materiales extraídos, el 30% del consumo de agua y el 35% del total de los residuos generados.

Para promover proyectos de innovación colaborativos que aporten valor diferencial al tejido empresarial guipuzcoano y asienten la economía circular como agente del cambio, los clústeres Eraikune (el Clúster de la Industria de la Construcción en el País Vasco) y Aclima, con el apoyo del Departamento de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural de la Diputación Foral de Gipuzkoa, han puesto en marcha E-Const. Este proyecto plasma el nuevo recorrido de la economía circular en el sector de la construcción indicando visualmente cuáles son los aspectos medioambientales que inciden en cada parte de un proceso constructivo, tanto en obra nueva como en rehabilitación; desde el diseño y la planificación, hasta el fin de vida de la infraestructura, parando por la fabricación de productos y componentes.

Fuente: Cuadernos Estrategia

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 04 octubre 2022
El pasado viernes 30 de septiembre Aclima organizó un nuevo webinar dentro del ciclo de “Píldoras Tecnológicas”, orientadas a impulsar la innovación a través de breves sesiones de la mano...
Posted by aclimaadmin | 03 octubre 2022
La Agencia vasca de Internacionalización, BasqueTrade, junto con ACLIMA, ha desarrollado un estudio sobre el mercado ambiental y sobre las oportunidades de negocio para nuestras empresas, en 8 países: Colombia,...
Posted by aclimaadmin | 30 septiembre 2022
El control y la correcta gestión del uso del agua en España es un desafío constante, en el que las distintas administraciones trabajan de manera coordinada para su correcta gestión....
X