El sol y las bacterias degradan una parte de la sopa de plástico del océano

Posted by aclimaadmin | 26/01/2023 | Noticias del Sector

Alrededor del dos por ciento del plástico flotante puede desaparecer de la superficie del océano por el efecto de la luz solar y las bacterias, según un estudio del Real Instituto de Investigación Marina de los Países Bajos.

La luz ultravioleta del sol descompone lentamente los plásticos en la superficie del océano. Los microplásticos flotantes se descomponen en partículas nanoplásticas cada vez más pequeñas e invisibles que se esparcen por toda la columna de agua, pero también en compuestos que luego las bacterias pueden descomponer por completo. Así lo demuestran los experimentos realizados en el laboratorio del Real Instituto de Investigación Marina de los Países Bajos, NIOZ, en Texel.

En el último número de Marine Pollution Bulletin, la estudiante de doctorado Annalisa Delre y sus colegas calculan que alrededor del dos por ciento del plástico flotante puede desaparecer de la superficie del océano de esta manera cada año. «Puede parecer poco, pero año tras año se va sumando. Nuestros datos muestran que la luz solar podría haber degradado una cantidad sustancial de todo el plástico flotante que se ha vertido en los océanos desde la década de 1950», afirma Delre.

La paradoja del plástico desaparecido
Desde que comenzó la producción masiva de plásticos en la década de 1950, una parte importante de los residuos plásticos ha llegado al océano a través de los ríos, arrastrados desde tierra por el viento o vertidos directamente desde los barcos. Pero la cantidad de plásticos que realmente hay en el océano es sólo una fracción de lo que ha entrado en él. La mayor parte se pierde literalmente. En ciencia, este problema se conoce como la paradoja del plástico desaparecido. Para investigar si la degradación por la luz ultravioleta puede explicar parte del plástico desaparecido, Delre y sus colegas realizaron experimentos en el laboratorio.

En un recipiente lleno de agua de mar simulada, los investigadores mezclaron pequeños trozos de plástico. A continuación, agitaron automáticamente esta sopa de plástico bajo una lámpara que imitaba la luz ultravioleta del sol. Después, capturaron y analizaron los gases y compuestos disueltos, incluidos los nanoplásticos, que se filtraban de los trozos de plástico en degradación.

A partir de estas mediciones, los investigadores calcularon que al menos el 1,7 por ciento de los microplásticos (visibles) se descomponen anualmente. La mayor parte se descompone en trozos cada vez más pequeños, incluidos los nanoplásticos (invisibles), así como en moléculas que también se encuentran en el petróleo crudo. Potencialmente, algunos de ellos pueden ser descompuestos aún más por las bacterias. Sólo una pequeña parte se oxida completamente y se convierte en CO2, relativamente inofensivo.

En un cálculo más complejo, que tiene en cuenta la liberación de plásticos flotantes al océano, las varadas y la fotodegradación en curso en la superficie del océano, la descomposición por la luz solar podría haber transformado una quinta parte (22%) de todo el plástico flotante que se ha liberado al océano, principalmente en partículas y compuestos disueltos más pequeños.

«Con estos cálculos, colocamos una pieza importante en el rompecabezas de la paradoja del plástico desaparecido», afirma Helge Niemann, investigador del NIOZ y profesor de la Universidad de Utrecht y uno de los supervisores de la estudiante de doctorado Delre.

Efectos en la vida marina

Potencialmente, puede haber buenas noticias en esta investigación, dice Niemann. «En parte, el plástico se descompone en sustancias que las bacterias pueden descomponer por completo. Pero en otra parte, el plástico permanece en el agua en forma de nanopartículas invisibles».

En un estudio anterior con agua «real» del Mar de Wadden y del Mar del Norte, Niemann y sus colegas ya demostraron que una parte sustancial de los plásticos desaparecidos flota en los océanos en forma de nanopartículas invisibles. «Los efectos precisos de estas partículas sobre las algas, los peces y otras formas de vida en los océanos siguen sin estar claros», explica Niemann.

«Con estos experimentos bajo luz ultravioleta, podemos explicar otra parte de la paradoja del plástico. Tenemos que seguir investigando el destino del plástico restante. También tenemos que investigar qué hace todo este micro y nano plástico a la vida marina. Aún más importante -subraya Niemann- es detener por completo el vertido de plásticos, ya que esto espesa la sopa de plástico del océano».

Fuente: residuosprofesional.com

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 11 abril 2024
Las ayudas, con cargo al Plan de Recuperación, tendrán un límite de 2,5 millones de euros al año y empresa y con un máximo del 50% de los costes subvencionables...
Posted by aclimaadmin | 11 abril 2024
Today, the European Parliament approved the Carbon Removals Certification Framework (CRCF) setting the scene for the quantification and accounting of emission removals in the EU through carbon farming (land and...
Posted by aclimaadmin | 11 abril 2024
A partir de 2027, todas las nuevas baterías con una capacidad superior a 2 kWh que se comercialicen en la UE requerirán un pasaporte digital, con el objetivo de garantizar...