Argentina: ¿el nuevo basural del mundo?

Posted by aclimaadmin | iraila 9, 2019 | Sektoreari buruzko albisteak

Macri flexibilizó por decreto la ley de Residuos Peligrosos y habilitó el ingreso de los desechos que producen las principales potencias. ¿Qué países lo hacen actualmente y por qué Estados Unidos mantiene tanto interés en el tema?

En medio de las inestabilidades económicas y financieras de los últimos días, el gobierno de Mauricio Macri publicó un decreto que flexibiliza la Ley de Residuos Peligrosos, permitiendo controles más laxos y habilitando la importación de distintos desechos producidos por las principales potencias mundiales.

A través del decreto 591/2019, el Poder Ejecutivo modificó la ley impulsada por Carlos Menem en 1991 y eliminó de la categoría residuo peligroso materiales como los desechos de papel y cartón, la chatarra ferrosa, la chatarra de aluminio, los desechos de material plástico y el cascote de vidrio, amparándose en “los avances de la materia”.

“A nivel mundial se ha avanzado hacia el concepto de la valorización de los residuos por lo que resulta necesario regular el ingreso al país de sustancias u objetos obtenidos de esta manera”, justifica el decreto, que fue publicado el 27 de agosto en el Boletín Oficial. Además, allí se ordena “facultar a las autoridades competentes a establecer los procedimientos que resulten más convenientes para garantizar los movimientos transfronterizos en condiciones ambientalmente sustentables, atendiendo a la prohibición constitucional de importación de residuos peligrosos”.

Actualmente, Estados Unidos es el principal exportador de residuos a nivel mundial: envía al exterior casi 43 millones de toneladas de la basura “reciclable” que produce, unos 67.000 contenedores cuyo destino, en los últimos meses, comenzó a ser incierto. El año pasado, China, Malasia y Vietnam dejaron de comprarle chatarra a Norteamérica por el enorme daño ambiental que produjo en sus territorios, y esa misma amenaza se traslada al resto de los países asiáticos, que advierten por las mismas consecuencias.

Una reciente investigación del periódico The Guardian demostró que Estados Unidos envía, bajo dudosos controles de calidad, toneladas de residuos plásticos y material desechado en su país hacia países “del tercer mundo”, entre los que se encontraban Ecuador, Camboya, Laos, Ghana, Etiopía, Kenia y Senegal. En el artículo se destaca que Norteamérica logra introducir su “chatarra” en estos mercados porque ellos ofrecen “mano de obra barata y regulación ambiental limitada”.

El año pasado desde Estados Unidos se exportaron 68.000 contenedores de reciclado de plástico estadounidense a países en desarrollo que tratan de manera deficiente más del 70 por ciento de sus propios desechos plásticos, porcentaje de reciclado similar al que tiene Argentina en la actualidad.

“Este decreto es una locura, vamos a gastar millones de dólares en comprar la basura que acá sobra y no sabemos tratar”, advirtió Leonel Mingo, coordinador de campañas de Greenpeace Argentina, en diálogo con Cenital.

En este sentido, Mingo destacó que “los países que importaban basura lo están dejando de hacer por el daño que provocaba, por eso Estados Unidos está buscando nuevos mercados y encuentra en Argentina un claro socio”.

“Es una clara regresión ambiental y social a nuestro país, este decreto no solamente permite que los países más ricos y poderosos se saquen de encima sus residuos y los manden a países en vías de desarrollo”, agregó.

Una prueba de esto es la que tuvo lugar en mayo de este año, cuando 187 países firmaron un compromiso sugerido por Noruega, para limitar la importación y exportación de desechos plásticos, en el marco de la 14ª Reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Basilea. Allí, en Ginebra, Estados Unidos trabajó con Argentina y Brasil para frenar el acuerdo que permitía reducir la comercialización de productos plásticos (habilitados a la importación gracias al decreto reciente de Macri). Sin embargo, fracasaron en el intento y la decisión fue avalada por la mayoría, por lo que, desde 2021, nadie podrá comercializar restos de material plástico.

Otros actores perjudicados por el decreto de Macri son los recicladores. En Argentina existen más de 45.000 cartoneros, que realizan prácticamente el 100 por ciento del reciclado de materiales del país, cuyo trabajo se verá afectado por la importación indiscriminada de productos desechados por otros países, al tiempo que impedirán el proceso de reciclado de la basura que producimos los argentinos a diario.

Es por eso que desde la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores alteraron por la gravedad de la situación: “En lugar de potenciar la recolección y reciclado de los residuos que tiramos los argentinos, se facilita la importación de los residuos de los europeos”, expresó Jaquelina Flores, referente de la organización.

“Lejos de acompañar a los más humildes y ayudar a que el material reciclable vuelva a la industria, el decreto quita controles y favorece la importación de residuos”, concluyó.

Fuente: cenital

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 16 iraila 2019
El proyecto de ley de economía circular podría prohibir la incineración y el depósito en vertedero de bienes no vendidos. La medida también se aplicaría a las ventas por internet....
Posted by aclimaadmin | 16 iraila 2019
Quince Estados miembros de la UE todavía no han comunicado a la Comisión Europea (CE) cómo planean mejorar la calidad del aire, cinco meses después de la fecha límite establecida...
Posted by aclimaadmin | 16 iraila 2019
El Ayuntamiento de Jerez, ha adjudicado a una UTE liderada por FCC Medio Ambiente y de la que forma parte el Centro Especial de Empleo (CEE) FCC Equal. El nuevo...
X