Los grandes inversores imponen sus reglas en la financiación sostenible

Posted by aclimaadmin | junio 7, 2018 | Noticias del Sector

Los fondos rechazan aceptar diferencias de precios con otros activos. El sector reclama a los emisores de bonos verdes una estrategia global de sostenibilidad.

Los grandes fondos han pedido la palabra en el boom de emisiones de bonos verdes y de financiación sostenible que se está viviendo en Europa y en el mundo. Al fin y al cabo, ellos son los compradores y quienes asumen el riesgo de la inversión. Y tienen reglas claras: no todo vale en este campo y no están dispuestos a recibir menos remuneración solo por una etiqueta.

Emitir un bono verde no hace más sostenible una empresa si su estrategia va por el camino opuesto, aseguran los inversores del mercado de renta fija. Cuando se les presenta una propuesta, lo primero que hacen es mirar la compañía entera y ver si el proyecto que se va a financiar con su dinero es coherente con su política o es una mera operación de lavado de imagen.

«Cuando compramos un bono verde, no nos podemos arriesgar a tener un problema con la contribución a la sostenibilidad de la empresa que lo emite. Por eso miramos toda la estrategia de la compañía, no solo el proyecto concreto», explica Emanuele Fanelli, gestor de Inversión Responsable de la aseguradora Aegon.

El encargado de decidir buena parte de las inversiones verdes del grupo holandés no está solo en esta consideración. Madrid se convirtió la semana pasada en el centro europeo de la financiación sostenible con dos encuentros en los que se reunieron los principales actores de esta industria. El Instituto de Crédito Oficial y la Asociación Internacional del Mercado de Capitales (ICMA) fueron los impulsores de cada una de estas jornadas y en ellas quedó claro que el mercado de bonos verdes está lejos de ser una moda y que ni los inversores ni los emisores aceptan cualquier cosa.

«A la hora de invertir, miramos los proyectos que se van a financiar con la emisión de bonos verdes, pero lo más importante para nosotros es que eso sea coherente con la estrategia de la empresa y si esos proyectos la van a llevar más lejos en la lucha contra el cambio climático y hacia la sostenibilidad», asegura Luisa Florez, responsable de Inversión Sostenible de La Banque Postale Asset Management, la división de gestión de activos del banco público francés.

Cambios en las opiniones verificadas

Esta evaluación llega hasta el punto de que los grandes inversores echan en falta que las opiniones verificadas de terceros independientes que acompañan las emisiones de bonos verdes incluyan este tipo de análisis. «Las opiniones verificadas de terceros son útiles, pero solo se centran en el proyecto que va a financiar el bono verde que se emite y no en cómo contribuye la empresa a luchar contra el cambio climático», añade Florez. No es la única pega que tienen estos informes: «Están pagados por el emisor», recuerda la gestora francesa.

Si los fondos no están dispuestos a comprar bonos de empresas que solo quieran lavar su imagen, tampoco están dispuestos a recibir una rentabilidad más baja que la que dan otros activos solo por el sello de la sostenibilidad. En el mercado se ha debatido mucho sobre si los bonos verdes son más estables y seguros que el resto de la renta fija y si por eso deben pagar menos intereses. Los inversores no están de acuerdo.

«El riesgo financiero es el mismo, así que el precio no tiene por qué cambiar», asevera Rita Geyermann, responsable de gestión de activos del banco alemán gubernamental de desarrollo KfW. «La diferencia es que hay más transparencia sobre el destino de los fondos y también que hay un mayor número de inversores en los bonos verdes que compran el activo para mantenerlo, así que el mercado es menos volátil. Pero el riesgo es idéntico», añade.

Una de las mayores gestoras del mundo, la francesa Amundi, tiene pocas dudas sobre el debate de las diferencias de precio. «Mi mandato no dice que compre bonos verdes a cualquier precio», recuerda Alban de Fäy, jefe de Renta Fija Sostenible de la firma gala. «Quiero que el precio sea justo y se corresponda con la liquidez y la calidad del activo. Es cierto que hay algunos ejemplos de emisiones que han salido un poco más baratas, pero el mercado es pequeño y todavía es pronto para valorarlo. Son bonos como cualesquiera otros y deben costar lo mismo».

Para comprobar esta afirmación, algunos grandes inversores estudiaron el comportamiento de diferentes emisiones de bonos verdes y no verdes durante la sesión del martes de la semana pasada, cuando los mercados de toda Europa cayeron a plomo, con el español y el italiano a la cabeza. ¿La conclusión? Las caídas fueron idénticas. «Quizá elegimos un día demasiado intenso para hacer pruebas de volatilidad», señala Geyermann.

Pese a estas cautelas, los protagonistas de la emisión sostenible coinciden en que hay apetito de los inversores por participar en la financiación verde. Y desde el lado de las necesidades, dan la bienvenida a este interés, porque la cuantía pendiente es elevada. Según los datos de WWF, la organización internacional independiente dedicada a la defensa de la naturaleza y el medio ambiente, financiar la sostenibilidad del planeta requiere entre 200.000 y 300.000 millones de dólares.

Para llegar a esa cota, los emisores y los bancos que ayudan a las empresas a sacar sus colocaciones adelante piden ayuda extra. «Es necesario que haya estándares claros y guías de implementación, pero también que las autoridades públicas den incentivos para la emisión sostenible. Solo con estándares no se va a ningún sitio», reclama Yu Sun, consejero delegado de la filial en Reino Unido de Bank of China.

Fuente: EL PAIS

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 04 diciembre 2020
Asociación de Empresas y Profesionales para el Medio Ambiente – AEPA, asociación empresarial, técnica y privada ha sido seleccionada junto con su país como sede para la creación CECC en...
Posted by aclimaadmin | 04 diciembre 2020
PRAP – Proyecto de Reanudación de la Actividad Productiva   ¿Qué es? PRAP EUSKADI es una iniciativa apoyada por el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco...
Posted by aclimaadmin | 04 diciembre 2020
Como usuarios rara vez pensamos en las lámparas de emergencia como un aparato electrónico abundante. Las lámparas de emergencia, sin embargo, son de uso reglamentario y se encuentran en múltiples...
X