Zero Waste Europe alerta sobre la gestión de residuos procedentes de valorización energética

Posted by aclimaadmin | septiembre 22, 2022 | Noticias del Sector

Una nueva investigación publicada por Zero Waste Europe (ZWE) pone de relieve que la incineración de residuos genera cantidades significativas de residuos peligrosos y no peligrosos, muchos de los cuales se depositan en vertederos. El estudio realizado por Equanimator Ltd muestra que la incineración de residuos municipales genera más de 12 millones de toneladas de cenizas y alrededor de 2 millones de toneladas de residuos de control de emisiones. Además, la incineración y combustión de todos los desechos genera entre 28,4 y 31,8 millones de toneladas de residuos al año. Esto equivale a entre el 12,6% y el 14,1% de la cantidad de residuos sólidos urbanos generados.

El informe destaca que, en contra de las afirmaciones de que la incineración elimina los vertederos, entre 11,3 y 16 millones de toneladas de residuos de incineración se depositan anualmente en vertederosDe esto, alrededor de 6,4 millones de toneladas provienen de la incineración de residuos municipales. El resto de los residuos se orientan, en el caso de las cenizas, a la construcción de carreteras u otras actividades relacionadas con la construcción, y en el caso de los residuos del control de emisiones, al relleno de salinas. Dado que esto se define con frecuencia como una actividad de recuperación, existen dudas razonables sobre si debe clasificarse como tal y si puede dar lugar al movimiento de residuos a través de fronteras enmascarados como una operación de recuperación.

Además, el informe encontró problemas significativos relacionados con la presentación de informes por parte de los países en términos de lo que realmente sucede con los residuos de la incineración. Además, aunque la mayoría de las cenizas se clasifican como no peligrosas, la precisión de este informe puede requerir un examen más detenido. Esto confirma los hallazgos de una reciente investigación empírica independiente para evidenciar que las cenizas del incinerador son peligrosas y están insuficientemente reguladas.

El estudio advierte que, si se cumplen los objetivos de reciclaje de residuos municipales del 65%, y se incineran todos los residuos no reciclados, la cantidad de residuos generados por la incineración sería del orden del 8% de la generación de residuos municipales. Por lo tanto, de acuerdo con los principios generales de la política de la UE y la agenda de economía circular, se debe buscar la minimización de los vertederos minimizando los desechos residuales (es decir, reducción, reutilización, recolección separada, compostaje, reciclaje y rediseño continuo de bienes, embalajes, servicios) y no a través de la incineración, que, además de producir grandes volúmenes de materiales que se depositarán en vertederos, también puede causar un bloqueo operativo, lo que dificulta los esfuerzos para minimizar los desechos residuales.

Finalmente, el estudio cuestiona las razones para tratar los residuos de la incineración R1 (recuperación de energía) de manera diferente al tratamiento biológico mecánico al excluir solo el primero de los cálculos de la cantidad de residuos municipales vertidos.

Hay una disposición desequilibrada en la Directiva sobre vertederos, que permite deducir completamente todos los residuos de las cantidades de residuos vertidos procedentes de incineradores de residuos clasificados como R1 (operación de valorización), incluidas las cenizas y escorias enviadas a los vertederos, lo que recompensa excesivamente el efecto potencial de utilizar la incineración R1 como una “opción de minimización de vertederos”.

En este sentido, Zero Waste Europe aboga por la igualdad de trato para exigir que todos los residuos resultantes de las operaciones de valorización de los residuos municipales que posteriormente se depositan en vertederos sean tratados de forma justa. Esto podría hacerse por:

  • Modificar la meta para excluir también los residuos del Tratamiento Biológico Mecánico; o
  • Modificar el objetivo para incluir todos los residuos de la incineración, tanto R1 como D10 (incineración para eliminación), que se depositan en vertederos; o
  • Volver a especificar el objetivo del vertedero (primero y ante todo, reemplazarlo por un objetivo para limitar la generación de desechos residuales) para garantizar que la gestión de los desechos residuales brinde el resultado más beneficioso. En opinión de ZWE, esto debería ser fundamental en la revisión en curso de las directivas de residuos, para minimizar todas las «fugas» de recursos de la gestión circular, en lugar de simplemente redirigir tales fugas de los vertederos a los incineradores.

Fuente: Retema

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 05 octubre 2022
Es una compañía que apuesta firmemente por la economía circular, la valorización de residuos y la reducción de la huella de carbono. Con estas señas de identidad, Digimet, empresa creada en...
Posted by aclimaadmin | 03 octubre 2022
IK Ingeniería actualiza para el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico – Oficina Española de Cambio Climático, la metodología para la estimación del potencial de mitigación de...
Posted by aclimaadmin | 03 octubre 2022
Del compromiso de Cementos Rezola y Hanson con la sostenibilidad nace eco.build, la gama de cementos y hormigones capaces de responder a la creciente demanda del mercado de productos de...
X