Hacia una logística sostenible y descarbonizada

Posted by aclimaadmin | diciembre 1, 2022 | Blog Aclima

El transporte de mercancías ha experimentado un profundo cambio en los últimos tiempos. El confinamiento provocado por la pandemia de COVID y el consiguiente auge del comercio electrónico ha provocado un crecimiento importante de lo que se denomina trasporte de última milla. Según datos de la Agencia Internacional de la Energía, el transporte de mercancías es el responsable del 10% de las emisiones globales de CO2, pero en España esa cifra es aun mayor, debido al gran peso que tienen en la cadena de suministro los vehículos a motor. La Comisión Europea se ha fijado el objetivo de reducir un 90% las emisiones de CO2 del transporte en 2050, para ello es indispensable avanzar hacia modelos logísticos sostenibles y digitalizados, que ponderen la sostenibilidad como un valor en sí mismo.

El sector transporte representa el 27,5% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en España, aunque en el conjunto de la UE el porcentaje es algo menor la Comisión Europea tiene claro que es necesario abordar este problema. Por eso ha impulsado un plan para descarbonizar el sector, con metas como que en 2030 haya 30 millones de coches cero emisiones en las carreteras europeas, doblar el número de usuarios de la alta velocidad por ferrocarril e implantar aviones y buques con menores tasas de emisiones. El objetivo es reducir un 90% las emisiones CO2 del transporte en 2050, y para conseguirlo es indispensable fomentar una cadena de suministro de mercancías más sostenible y con menor impacto ambiental. Entre las propuestas planteadas destaca la pretensión de que en 2030 por las carreteras europeas circulen al menos 80.000 camiones de cero emisiones, aunque los fabricantes aumentan esos cálculos hasta los 200.000 vehículos para asegurar el cumplimiento de los objetivos ambientales establecidos por la UE.

En la actualidad, según datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (Acea), del total de vehículos comerciales medios y pesados que circulan en Europa el 98% funcionan con gasoil y solo el 0,04% son de cero emisiones. En España la situación es aun peor, ya que el 95% de las mercancías importadas o exportadas se mueven por carretera, y su flota de camiones, estimada en más de 4,6 millones de vehículos, es la segunda más numerosa en toda la UE, tan solo detrás de la francesa.

Logística sostenible y descarbonizada

La logística engloba todas las operaciones necesarias para trasladar una mercancía desde su fabricación hasta que llega al cliente final, y particularmente en España tiene un peso importante en la economía, ya que representa alrededor del 8% del PIB y más de 1 millón de empleos.

Así, el Índice de confianza del sector logístico español 2022 revela que el 88% de los operadores logísticos y el 76% de los retailers afirma que su empresa invertirá en al menos un proyecto sostenible en el próximo año. Entre las iniciativas a tomar se encuentran la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en los próximos cinco años (18%), las iniciativas de reciclaje (13%), las soluciones de ahorro de energía para almacenes (12%), el incremento de la flota de vehículos de energía alternativa (12%) o la aplicación de innovaciones tecnológicas dirigidas a mejorar ambientales (9%).

Se estima que cerca del 90% de las emisiones de CO2 a la atmósfera de la actividad logística corresponden al transporte, mientras que el 10% restante está asociada a los almacenes de mercancías. Por ello, implementar los cambios necesarios para abordar la transición energética y ecológica e impulsar la descarbonización constituyen una prioridad indispensable de abordar. Entre las medidas más adoptadas para impulsar la descarbonización dentro del sector logístico destacan las siguientes:

Impulso de la movilidad eléctrica e híbrida. Los vehículos eléctricos para el reparto de última milla y los camiones híbridos constituyen una prioridad, aunque es cierto que aún no existen soluciones comerciales de bajas emisiones de CO2 para los camiones de largo recorrido. Sin embargo, el uso del vehículo eléctricos para el transporte de última milla está en auge, tanto en lo que se refiere a los operadores de paquetería como al reparto de comestibles y bebidas.

Hemos de tener en cuenta que, precisamente, el pequeño transporte en las grandes ciudades es la actividad logística con mayor impacto ambiental. Las furgonetas y camiones de reparto deben circular por áreas a menudo congestionadas de tráfico, y pasar mucho tiempo con el motor al ralentí, ya que en el reparto la mayor parte de las paradas son cortas. Esto tiene como consecuencia el aumento del tráfico en las urbes (hay estudios que dicen que suponen el 20% del tráfico en las ciudades) y un incremento de las emisiones contaminantes.

Según el informe “Logística de Última Milla. Retos y soluciones en España” los repartos de última milla corresponden sobre todo al sector HORECA (reparto a hoteles, restaurantes y cafeterías), comercio electrónico, alimentación, farmacia y hospitales, gestión de residuos, materiales de construcción, prensa y estancos.

El transporte de mercancías de larga distancia. Se estima que en la UE la distribución por carretera de mercancías supone un 75% del total, por el 7% del transporte marítimo y el 18% del transporte por ferrocarril. Sería deseable aumentar el peso de la distribución por tren, ya que se trata de una modalidad de transporte más sostenible, pues consume 6 veces menos energía que los desplazamientos por carretera y emite aproximadamente 9 veces menos CO2. Sin embargo, incrementar el transporte de mercancías por tren requiere importantes inversiones en infraestructuras.

Almacenaje sostenible. Las naves logísticas pueden mejorar su huella ambiental, promoviendo edificios energéticamente eficientes y pensados para reducir emisiones durante la fase de construcción o demolición. Hay medidas sencillas de abordar, como incrementar la luz natural para ahorrar energía y también se puede aprovechar las instalaciones para colocar paneles solares o sistemas de aprovechamiento del agua de lluvia.

Backhaul. Este concepto promueve el aprovechamiento de los viajes de vuelta de los vehículos para cargarlos con mercancía, ahorrando de esta manera costes, tiempo y, como no, huella ambiental y emisiones.

Innovación tecnológica. Soluciones de realidad aumentada para recrear el espacio real de almacenaje en aras de distribuir mejor las mercancías acumuladas, plataformas digitales para la gestión de las zonas de carga y descarga, o el empleo de IA predictivas para optimizar las rutas de los vehículos son otras medidas que pueden tener un impacto positivo en la sostenibilidad del sector.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Industrial Green Deal
Posted by aclimaadmin | 26 enero 2023
La intervención de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen en el Foro Económico Mundial de Davos trajo consigo, entre otras cuestiones, la presentación del Industrial Green...
Posted by aclimaadmin | 20 enero 2023
A finales del pasado año se aprobó la Estrategia de Biodiversidad y Ciencia (2023-2027), que pretende convertirse en un instrumento integrador para promover y poner en valor la contribución de...
Posted by aclimaadmin | 13 enero 2023
A finales del pasado año el Gobierno aprobaba el Real Decreto de Envases y Residuos de Envases, un nuevo marco legislativo que regula la comercialización, reciclado y reutilización de los...