La circularidad de materias primas críticas, indispensable para asegurar la transición energética europea

Posted by aclimaadmin | junio 10, 2022 | Blog Aclima

El Pacto Verde plasma la voluntad de que Europa avance hacia una economía descarbonizada y circular, pero para conseguirlo es imprescindible contar con los materiales necesarios para dar forma a este futuro. Lo cierto es que en la actualidad Europa importa la mayoría de algunas materias primas indispensables para nuestra industria, particularmente las relacionadas con dispositivos necesarios para la movilidad eléctrica y las energías limpias. Ante esta problemática solo caben dos vías: incrementar la actividad minera en el continente y, sobre todo, impulsar la valorización de dichas materias primas contenidas en los residuos que se producen. La valorización de metales ahorra entre un 35% y un 95% de CO2 en comparación con la producción de metales primarios, pero hasta 2040 los dispositivos que los emplean no comenzarán a agotar su tiempo de uso.

La guerra entre Rusia y Ucrania ha puesto sobre el tapete de la UE la necesidad de aumentar la resiliencia del continente, evidenciando la dependencia energética que Europa sufre respecto a Rusia, hasta ahora principal exportador de gas natural, y uno de los más importantes de refinados del petróleo y de metales. Los datos dejan bien claro que en la transición energética europea la valorización de residuos va a jugar un papel determinante.

La UE cuenta con una lista de materias primas críticas que recopila aquellos materiales necesarios para el funcionamiento de la industria. El problema está en que actualmente, Europa tiene pocos suministros domésticos de los materiales necesarios para la transición energética. Por el contrario, dependemos de su importación desde terceros países, China en gran medida. El gigante asiático provee a la industria europea de gran parte del litio, cobalto y tierras raras que emplea, mientras que en el caso del níquel son Rusia e Indonesia las fuentes más destacadas. Esto puede acarrear interrupciones en la cadena de suministro, como el acaecido el año pasado cuando China redujo la producción de magnesio, una aleación clave esencial para la industria del aluminio.

La transición verde demanda más materias primas

Hay diversas fuentes que alertan del incremento de la demanda de ciertas materias primas, debido a la transición energética. Según el Banco Mundial, la demanda de minerales de alto impacto como el grafito, el litio o el cobalto aumentará un 500% para 2050. Un informe de la Agencia Europea del Medioambiente (AEMA) augura que el tamaño total del mercado de minerales críticos como el cobre, el cobalto, el manganeso y varios metales de tierras raras crecerá casi siete veces entre 2020 y 2030. También, un estudio encargado por Eurometaux, la asociación europea de productores de metales, anuncia que para alcanzar la neutralidad climática Europa necesitará muchos más minerales críticos de los que importa actualmente. En cualquier caso, en los próximos 10 años los residuos procedentes de las infraestructuras de energía limpia al final de su vida útil pueden multiplicarse por 30.

El quid de la cuestión es que muchos aparatos para producir energía limpia, como los paneles solares o las turbinas eólicas, y las baterías de los vehículos eléctricos necesitan materias primas críticas que en la actualidad Europa importa de otros lugares. Según las estimaciones, en 2050 el continente necesitará al año para sus tecnologías limpias 4,5 millones de toneladas de aluminio (un 33% más que ahora); 1,5 millones de toneladas de cobre (un 35% más); 800.000 toneladas de litio (un 3.500% más que en la actualidad); 400.000 toneladas de níquel (100%); 300.000 toneladas de zinc (10% a 15%); 200.000 toneladas de silicio (45%); 60.000 toneladas de cobalto (330%) y 3.000 toneladas de tierras raras como neodimio, disprosio y praseodimio (del 700 al 2.600% más que ahora).

Economía Circular la mejor oportunidad

Todos los cálculos relacionan el incremento de las energías limpias con una progresiva escasez de materiales como el litio, cobalto, níquel, cobre o las tierras raras. Entre 2030 y 2040 será el punto álgido de la demanda de estas materias primas, pero a partir de ese periodo los dispositivos de energías limpias comenzarán a agotar su tiempo de uso, por lo que se podrá empezar a reciclar sus componentes de manera masiva.

Por eso, desde voces autorizadas se recomienda aumentar la minería en suelo en la UE, lo que permitirá afrontar con mayores garantías el suministro de ciertas materias. EIT Raw Material, financiado por el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología, está trabajando en nuevos proyectos de minería sobre suelo europeo, concretamente en Rumanía, cuyas tierras poseen algunos de los minerales en bruto críticos para la UE como el magnesio y el grafito, Bosnia y Herzegovina, y Portugal, uno de los países de la UE más ricos en litio. Sin embargo, hay que vencer posibles resistencias locales ante tales iniciativas.

Por lo que, en cualquier caso, la economía circular es la mejor oportunidad que tiene Europa para mejorar su autosuficiencia a largo plazo. El estudio realizado por la Universidad KU Leuven para Eurometaux indica que para 2050, los metales reciclados en el continente podrían cubrir tres cuartas partes de los cátodos de batería fabricados en Europa, todas sus necesidades para la producción de imanes permanentes y volúmenes significativos de aluminio y cobre. Además, hay que tener en cuenta el hecho de que, en promedio, la valorización de metales ahorra entre un 35% y un 95% de CO2 en comparación con la producción de metales primarios. De esta manera, además de suministrar una fuente viable de materiales, gracias a la valorización se impulsa la descarbonización de la economía europea.

Pero para que estas previsiones puedan cumplirse, queda trabajo por delante, para aumentar eficazmente las tasas de valorización, debemos invertir e implantar en las infraestructuras necesarias y superar los cuellos de botella en el suministro ante los que la UE pueda estar expuesta.

Acciones de la UE

Sobre estos asuntos ha girado la recientemente celebrada EIT Raw Materials Summit 2022, que ha reunido a representantes de la industria, inversores, responsables políticos y del mundo académico de toda Europa. En la cumbre se han expuesto las inquietudes por el suministro de materias primas y las soluciones propuestas para minimizar los riesgos de desabastecimiento.

En ese sentido, la Comisión Europea ha anunciado hace poco el Plan REPowerEU, enfocado en incrementar la resiliencia del continente y en minimizar su dependencia de fuentes de energía y de materias primas críticas externas. Se une a las mejoras incluidas en la Estrategia Industrial Europea, con el objetivo de optimizar la resiliencia del mercado único, minimizar las dependencias estratégicas del continente, e impulsar la transición verde y digital. Para emprender este nuevo camino estratégico, además del contexto internacional actual, marcado por la guerra de Ucrania y Rusia, el ejecutivo europeo ha tenido en cuenta el Análisis sobre las dependencias estratégicas y las capacidades de Europa y el Informe anual sobre el mercado único de 2021, donde se analiza la situación de la economía europea a partir de una evaluación de 14 ecosistemas industriales.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Z:\Comunicacion\CLIENTES\ACLIMA\POST\2022\EStrategia de protección de suelo de Euskadi
Posted by aclimaadmin | 23 junio 2022
Evitar, a través de la gestión sostenible del suelo, la degradación de este medio en términos netos para mitad de siglo, a la vez que se garantiza su conservación en...
Posted by aclimaadmin | 03 junio 2022
El domingo 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, la fecha que ha ONU escogió hace más de 40 años para visibilizar los problemas ambientales y...
Posted by aclimaadmin | 27 mayo 2022
Aunque nuestra sociedad disfrute de un nivel tecnológico nunca visto en la historia comparte con otras épocas una clave fundamental, la naturaleza es la base de nuestra prosperidad. El Fondo...
X