La recogida selectiva de residuos textiles será obligatoria antes del 2025: cambios necesarios para adaptarse

Posted by aclimaadmin | febrero 12, 2021 | Blog Aclima

Tanto la producción como el consumo de ropa ha aumentado exponencialmente en los últimos años, debido al modelo de consumo actual. Los datos nos dicen que el impacto ambiental de la industria textil es muy elevado, por lo que es imperativo tomar medidas para tratar de reducirlo. En este sentido, la legislación europea obliga a los países a empezar la recogida selectiva de residuos textiles antes del 1 de enero de 2025, y aestablecer unos objetivos relativos a la preparación para la reutilización y al reciclado de estos residuos. Las consecuencias de esto se dejarán notar en toda la cadena de valor textil y los Estados miembros deberán impulsar sistemas operativos de recogida selectiva de estos residuos.

 

Cada vez más ropa

En los últimos 20 años la producción global de fibras textiles ha aumentado de manera acusada, hasta llegar a los 111 millones de toneladas en 2019. Se trata de un sector en crecimiento, y que mueve mucho dinero en todo el mundo. La Unión Europea es el mayor mercado mundial de textiles y productos de ropa, con un consumo familiar de casi 500 mil millones de euros. Y en cuanto a las exportaciones, según datos de 2018, China es el país con un mayor montante (158.000 millones dólares), seguida de Bangladesh (33.000 millones dólares) y Vietnam (28.000 millones dólares), aunque entre los diez primeros hay cuatro países europeos: Italia (25.000 millones dólares), Alemania (24.000 millones dólares), España (octavo con 15.000 millones dólares) y Francia (13.000 millones dólares).

El modelo consumista actual, donde prima la economía lineal, incentiva la producción y el consumo de artículos textiles. Según datos del Banco Mundial, recogidos en el informe Una nueva economía textil: rediseñar el futuro de la moda, en la actualidad los ciudadanos de los países occidentales solo nos ponemos una prenda siete o diez veces antes de desecharla y el tiempo de uso de la ropa se ha reducido hasta un 36% entre el 2000 y el 2015. Por el contrario, en ese mismo periodo la producción mundial de ropa se ha duplicado. Todo esto lleva a la generación de grandes cantidades de residuos de fibra textil.

Impacto ambiental

Existen diversos estudios que alertan sobre las consecuencias de la actividad del sector textil en el medio ambiente. Según se recoge en el informe “Por una defensa de la moda circular” de la Federación Europea de Empresas Sostenibles el 73% de los materiales utilizados para la ropa se envían a vertederos o se incineran, y menos del 1%del material utilizado para confeccionar ropa es recicladopara producir nueva fibra. Además, según la Agencia Internacional de la Energía, en 2015 la producción textil emitió el equivalente a 1,2 billones de toneladas de CO2, más que las que expulsaron a la atmósfera en conjunto el transporte marítimo y la aviación internacional.

El estudio “Pulso de la industria de la moda 2017” alerta de que en 2015 la industria textil generó 92 millones de toneladas de residuos, de los que 16 millones de toneladas corresponden a la UE. También se ha comprobado que lasmicrofibras de plástico liberadas de la ropa acaban en los océanos, y como se calcula que las ventas totales de ropa pueden triplicarse de aquí al 2050 y se prevé que la proporción de fibras basadas en plástico se mantenga en el 63%,los microplásticos que llegan al agua pueden multiplicarse por tres. Los datos de consumo de agua por parte del sector textil también son preocupantes, ya que se estima que usa una media de 93.000 millones de metros cúbicos de agua al año.

Bajas tasas de reciclado

Tan solo alrededor del 15% al 20% de los textiles desechados en Europa son recogidos, el resto se deposita en vertederos o se incinera. Los europeos descartamos unos 16 millones de toneladas de ropa cada año, y aproximadamente el 50% de las prendas recogidas se reciclan, y la otra mitad se reutilizan, principalmente a través de la exportación a países en desarrollo. A nivel global los datos son peores, ya que apenas un 13% del residuo textil se recicla de alguna forma después de su uso, y menos de un 1% se recicla para producir nueva fibra.

En España se estima que anualmente se desechan 900 mil toneladas de residuos de textil a vertedero, mientras que tan solo se recogen entre 85 a 90 mil toneladas de desechos de textil, aproximadamente el 10% del total. La principal causa de este ratio tan bajo es que los residuos textiles no se separan del resto de fracciones de residuos. Actualmente encontramos en algunas vías públicascontenedores para recoger residuos textiles, pero son gestionados por entidades sociales o empresas de valorización y en la práctica cada municipio maneja un criterio propio para la recogida de los residuos textiles, sin que se siga una política común. Además, en España tampoco existen sistemas de responsabilidad ampliada del productor para los flujos de residuos de textiles.

Legislación europea

La nueva Directiva Europea ((EU) 2018/851) por la que se modifica la Directiva 2008/98/CE sobre los residuos obliga a los Estados miembros a que inicien la recogida selectiva de residuos textiles antes del 1 de enero de 2025, además de pedirles que fijen unos objetivos relativos a la preparación para la reutilización y al reciclado de estos residuos. En la Directiva no se marcan aun objetivos, ni ratios de contenerización, pero lo que sí se indica específicamente es que se debe fomentar la reutilización de los productos y la implantación de sistemas que promuevan actividades de reparación y reutilización, en particular respecto a los textiles.

Esta legislación va a afectar a toda la cadena de valor textil, ya que las empresas deberán adaptarse para diseñar sus productosquefaciliten su reciclaje. También los países europeos tienen que transponer la norma europea a sus legislaciones específicas, por lo que es más que probable que todos los municipios de los Estados miembros de la UE deban habilitar un sistema de recogida selectiva de textiles antes del 1 de enero de 2025.

Aunque la Directiva europea no marca objetivos, la nueva Ley de Residuos de España, que se encuentra en fase de anteproyecto, establece que en 2025 al menos el 55% de los residuos domésticos, entre los que figura el textil, sean preparados para la reutilización o sean destinados a reciclaje. Este porcentaje deberá ser del 60% en 2030 y del 65% en 2035.En esta Ley se prevé también el establecimiento de un régimen de responsabilidad ampliada del productor para el sector textil. Además, quedará prohibida la destrucción de excedentes textiles no vendidos.

Por lo tanto, los municipios van a tener que plantear en sus sistemas de recogida uno más, el destinado para residuos textiles, que posiblemente tomará la forma de un nuevo contenedor de reciclaje para la fracción textil.

Retos para el sector textil

La legislación europea también va a acarrear cambios en el sector textil, que les permitan adpatarse a las condiciones necesarias para asegurar el reciclaje de sus productos. Se tienen que dar pasos para la revalorización de mezclas de fibras de una forma económica y ambientalmente sostenible. Asimismo, se deberán optimizar los procesos de separación y clasificación, que generalmente se realizan de forma manual y suponen un coste importante para el reciclado.

Para facilitar el reciclado sería conveniente aplicar el ecodiseño en la fabricación de prendas, incorporando criterios ambientales desde el diseño inicial del producto, ya sea diseñando prendas de mono-material o con productos permitan el desmontaje y separación por componentes para su reciclado. También habría que buscar alguna fórmula para controlar la sobreproducción de ropa, y fomentar el mercado de segunda mano.

Es previsible que se avance en establecer un sistema de responsabilidad ampliada del productor, que sea obligatorio para todos los productores e importadores de textil.Según un estudio del Waste and ResourcesActionProgramme (WRAP), Franciaes el único país europeo que actualmente cuenta con un sistema de Responsabilidad Ampliada del Productor, llamado Eco TLCy creado en 2007. Desde que se puso en marcha han conseguido duplicar el volumen de textiles usados recogidos para su reutilización y reciclaje: del 18% en 2009 al 36% en 2017.

 

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 10 septiembre 2021
La industria es un factor sin el que no puede entenderse el futuro de Europa. Por eso, dentro de las iniciativas asociadas al Pacto Verde Europeo la industria y el...
Posted by aclimaadmin | 03 septiembre 2021
El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)auspiciado por la ONU lleva décadas monitorizando los efectos de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) sobre el clima. Recientemente...
Posted by aclimaadmin | 30 julio 2021
El balance de la reunión de los países del G20 en Nápoles tiene, como anteriores encuentros, aspectos positivos, pero otros no tanto. Por un lado, no se logró convencer a...
X