La UE precisa los criterios para considerar como sostenibles las inversiones

Posted by aclimaadmin | julio 29, 2020 | Blog Aclima

La Unión Europea ha apostado firmemente por la Economía Circular y la sostenibilidad como ejes de su desarrollo económico, definido en el Pacto Verde Europeo o European Green Deal. Entre los cambios que esta acción política está provocando se encuentra la priorización de las inversiones sostenibles y ecológicas, pero para que este impulso sea efectivo la UE ha decidido establecer un sistema de clasificación común de las inversiones sostenibles, para ofrecer seguridad jurídica a las empresas e inversores, fomentando de esta manera la financiación del sector privado para la transición hacia la neutralidad climática.

Criterios de las inversiones sostenibles

En la propuesta legislativa sobre inversiones sostenibles aprobada por el Parlamento Europeo recientemente, se establecen seis objetivos medioambientales. Si una actividad económica contribuye al menos a uno de ellos sin perjudicar de manera significativa a ninguno de los otros, entonces puede ser calificada como sostenible. Estos objetivos son:

-La mitigación del cambio climático. Que una de las consecuencias de la actividad económica sea evitar o reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, o aumentar la eliminación de las mismas.

-La adaptación al cambio climático. Que se busque reducir o prevenir el impacto negativo en el clima, tanto actual como futuro.

-El uso sostenible y la protección de los recursos hídricos y marinos.

-La transición hacia una Economía Circular.

-La prevención y control de la contaminación.

-La protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas.

El punto de partida de esta normativa es el Plan de acción de crecimiento sostenible, hecho público en 2018, y lo que se persigue es fortalecer las bases para las finanzas sostenibles, incrementando las oportunidades para ciudadanos, instituciones financieras y empresas a la vez que se reducen los riesgos climáticos y medioambientales en las carteras de las entidades financieras.

En adelante, los productos financieros definidos como sostenibles tendrán que demostrarlo en base a criterios estrictos y ambiciosos, y los agentes del mercado financiero y las grandes empresas con más de 500 empleados estarán obligadas a definir cómo y en qué medida sus actividades contribuyen a los objetivos ambientales. Las actividades sostenibles también deben respetar los derechos humanos y laborales.

La Comisión actualizará periódicamente los criterios técnicos de selección para las llamadas actividades de transición y habilitación ecológica, y antes de que acabe 2021 se revisarán y se definirán indicadores para identificar las actividades que tengan un impacto negativo significativo en la sostenibilidad.

Impulso de las inversiones verdes

La UE está comprometida a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, y se ha fijado la meta de ser climáticamente neutra para 2030. Para ello, los expertos calculan que se necesitan alrededor de 260.000 millones de euros anuales en inversión adicional para alcanzar los objetivos climáticos y energéticos del Plan Verde Europeo.

Debido al enorme caudal de dinero necesario para apoyar las políticas verdes europeas es necesario contar con inversores privados que participen en la financiación de los proyectos. Por esta razón resulta indispensable fijar criterios claros que definan las inversiones sostenibles, puesto que de otra forma algunos fondos podrían destinarse a acciones de greenwashing o ecoblanqueo.

Una recuperación económica verde

Aunque los países de la Unión Europea están siendo afectados con fuerza por las consecuencias del COVID-19, no se pretende que esto sea una excusa que retrase las políticas verdes. Es por ello que el Parlamento Europeo aprobó una resolución el pasado 15 de mayo en la que se solicita que las inversiones dentro del plan de recuperación tras la pandemia den prioridad a las acciones sostenibles y climáticamente respetuosas. También en mayo se anunció el nuevo instrumento financiero de recuperación, EU Next Generation, que mediante el impulso de la transición ecológica y digital pretende una recuperación económica sostenible, uniforme, inclusiva y justa.

En definitiva, se trata de evitar la tentación de recurrir a soluciones cortoplacistas cuando existen oportunidades de inversión y creación de empleo que tienen que ver con la sostenibilidad y la conservación del medio. Una de las enseñanzas de la crisis del coronavirus es la importancia de contar con un tejido productivo más digital, sostenible y resiliente. Pero para ello son indispensables tanto la voluntad política como ofrecer un marco de seguridad jurídica a los inversores privados.

También la iniciativa por una Recuperación Verde, recogida en el manifiesto “Green Recovery” y que constituye una alianza global de líderes empresariales, financieros, asociaciones, ONGs y think tanks, ha sacado a la palestra la necesidad de priorizar los principios sociales y sostenibles en la recuperación económica tras los efectos del COVID-19.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 19 febrero 2021
Una de las consecuencias de la pandemia de COVID-19 está siendo la aceleración de la transformación verde y circular, así como la tecnológica y digital de las empresas europeas. Pero...
Posted by aclimaadmin | 12 febrero 2021
Tanto la producción como el consumo de ropa ha aumentado exponencialmente en los últimos años, debido al modelo de consumo actual. Los datos nos dicen que el impacto ambiental de...
Posted by aclimaadmin | 05 febrero 2021
BBVA y El Correo ha puesto en marcha los Premios SOStenibilidad 2021, dirigidos a reconocer el esfuerzo de profesionales y de las pequeñas y medianas empresas por aplicar iniciativas relacionadas...
X