Las oportunidades que abre el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía

Posted by aclimaadmin | abril 22, 2021 | Blog Aclima

Recientemente, el Gobierno estatal ha presentado el Plan para la recuperación, Transformación y Resiliencia financiado por Next Generation EU, creado para promover el crecimiento económico de los países europeos tras la pandemia del COVID-19.

El fondo Next Generation EU, dirige la inversión de 720.000 millones de euros en la reconstrucción de la economía comunitaria. De esa cantidad total, España recibirá 140.000 millones en el período 2021- 2026, de los que casi 70.000 millones se corresponden con las transferencias previstas bajo el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y 12.400 millones con el instrumento REACT-EU.

 

El plan de Recuperación es un conjunto de acciones que movilizará 72.000 millones de euros de fondos europeos hasta 2023, de los que al menos el 37% se destinarán a proyectos medioambientales y según han manifestado desde el Gobierno, prácticamente la mitad del montante total de 140.000 millones de euros se empleará para transformar el actual modelo económico y energético, promoviendo la descarbonización de la energía.

Además, se habilitarán instrumentos para garantizar la participación de las pymes y nuevas empresas, y se quiere preponderar la financiación de aquellos proyectos con perspectivas más realistas y eficaces.

Detalles del Plan de Recuperación

En concreto, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía presentado el 13 de abril articula las inversiones de los 72.000 millones de euros de los fondos europeos hasta 2023. En él se diferencian los objetivos a corto plazo, promover la recuperación tras la emergencia sanitaria; para el medio plazo, impulsar la transformación integral de la economía; y para el largo plazo, lograr un desarrollo sostenible y resiliente desde el punto de vista económico, social y medioambiental.

Este conjunto normativo se desgrana en 212 medidas, de las que 110 son inversiones y 102 son reformas. El Plan se estructura en torno a cuatro ejes transversales que vertebrarán la transformación de la economía y que están plenamente alineados con las agendas estratégicas de la UE, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU: la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial.

Además, se definen diez políticas tractoras que van a incidir directamente en aquellos sectores productivos con mayor capacidad de transformación del tejido económico y social: Agenda urbana y rural, lucha contra la despoblación y desarrollo de la agricultura; Infraestructuras y ecosistemas resilientes; Transición energética, justa e inclusiva; Una administración para el siglo XXI; Modernización y digitalización del tejido industrial y de la PYME, recuperación del turismo e impulso a una España nación emprendedora; Pacto por la ciencia y la innovación y refuerzo de las capacidades del Sistema Nacional de Salud; Educación y conocimiento, formación continua y desarrollo de capacidades; Nueva economía de los cuidados y políticas de empleo; Impulso de la industria de la cultura y el deporte; y Modernización del sistema fiscal para un crecimiento inclusivo y sostenible.

Las áreas de la transformación verde y digital adquieren la mayor importancia, y asumirán el 39% y el 29% de la inversión respectivamente, la educación y la formación obtendrán el 10,5% de los recursos y la I+D+i el 7%.

Financiación

Si bien se movilizarán 72.000 millones de euros de fondos europeos hasta 2023, en los Presupuestos Generales del Estado para 2021 esa cifra será de 27.000 millones. En su primera fase de ejecución, el Plan se centra en las inversiones provenientes del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, pero se complementarán con las correspondientes al resto de instrumentos comunitarios y, en particular, las financiadas por REACT-EU (orientado a financiar las necesidades y efectos de la pandemia) y los fondos estructurales. Entre 2021-2026 se invertirán más de 140.000 millones de euros.

Además, el Estado también recibirá financiación del presupuesto de la Unión Europea, el Marco Financiero Plurianual 2021-2027, articulado en inversiones del Fondo Social Europeo (FSE), el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), o el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), entre otros.

Las inversiones se orientarán prioritariamente a proyectos tractores de gran alcance, que podrán ser impulsados mediante diferentes instrumentos: inversión directa del Estado, convenios con las Comunidades Autónomas o Corporaciones Locales, subvenciones para la iniciativa privada, participación en consorcios, fondos público-privados o en el capital de empresas, ayudas públicas mediante instrumentos financieros, como créditos y garantías o fondos de inversión, compra pública innovadora, o la participación en proyectos transnacionales o proyectos importantes de interés común europeo.

También se primarán los proyectos más eficientes y con mayores posibilidades y alcance. En este sentido, se quiere garantizar la participación de las pymes y de las nuevas empresas para evitar que las inversiones se concentren en unos pocos receptores. Para ello, y entendiendo la imperiosa necesidad de la colaboración público-privada, se impulsarán los denominados Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTEs), dirigidos a la promoción y coordinación de proyectos prioritarios, complejos en su ejecución o en los que exista una carencia de mercado o una insuficiente iniciativa o capacidad de inversión por parte del sector privado.

Plan de Recuperación y transición ecológica

Un área interesante es la que se refiere a la gestión de aguas y residuos, cuyas infraestructuras necesitan mejoras. También deben optimizarse las infraestructuras para la protección de ecosistemas terrestres y marinos, fluviales y de costa, orientándolas a la sostenibilidad y la resiliencia. En lo que respecta al sector agrícola y ganadero, es imprescindible impulsar la digitalización y las cadenas de valor verdes a lo largo de todo el ciclo de producción, distribución, consumo y reutilización. Además, la Economía Circular va a erigirse en la herramienta para la modernización industrial y se prevén cambios normativos para reducir la generación de residuos industriales y mejorar su gestión. También la resiliencia al cambio climático será un área interesante en el que el desarrollo de soluciones basadas en la naturaleza tendrá un importante papel.

Además, el Plan de Recuperación detalla un importante programa de reformas e inversiones para reducir la vulnerabilidad de los recursos hídricos y apoyar a la política de adaptación de los espacios naturales costeros frente a los efectos del cambio climático. Por último, se contempla también una reforma fiscal verde, que consistirá en una revisión del marco impositivo para la internalización de los costes ambientales generados por determinados bienes, servicios y actividades y proporcionará los incentivos necesarios para que los comportamientos de consumidores y productores evolucionen hacia pautas más eficientes e innovadoras.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 14 mayo 2021
Estamos viviendolaCuarta Revolución Industrial o Industria 4.0, que junto a los avances hacia una economía descarbonizada, circular y ambientalmente respetuosa configuran lo que se ha venido en llamar la twintransition,...
Posted by aclimaadmin | 07 mayo 2021
Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2030: impulso para el cambio El nuevo Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación Euskadi 2030 (PCTI 2030), es la herramienta fundamental de Euskadi para...
Posted by aclimaadmin | 30 abril 2021
Recientemente la Comisión Europea ha anunciado un nuevo paquete de medidas orientado a canalizarel flujo de dinero hacia actividades sostenibles. Se trata de un instrumento fundamental para la consecución del...
X