Nuevos tiempos para los residuos

Posted by aclimaadmin | febrero 8, 2018 | Uncategorized

La gestión de los residuos es uno de los principales retos a los que se enfrentan las sociedades modernas. Y las administraciones públicas, conscientes de esta necesidad, continúan mostrando su preocupación por este sensible tema e implementan cada vez más iniciativas destinadas a prevenir la generación de residuos e impulsar, tanto a nivel ciudadano como empresarial y global, medidas que optimicen su gestión con el objetivo de cuidar el medio ambiente y racionalizar los esfuerzos económicos desplegados en este campo.

Recientemente, en el marco de la estrategia de Economía Circular de la Comisión Europea, se presentaba su plan para reducir la producción de plástico. Para ello pretende que para el año 2030 todo el empaquetado de productos actualmente realizado en plástico sea reutilizable o fácilmente reciclable. Además, proyecta reducir el consumo de plásticos de un solo uso y restringir el uso intencional de microplásticos.

El motivo que lleva a esta medida es el rotundo dato de que anualmente en la Unión Europea se registran unos 25 millones de toneladas de basura plástica, de los que menos del 30% se recoge para ser reciclado.

Dentro de estos residuos plásticos, una parte muy significativa tiene que ver con la basura marina. En todo el mundo, el plástico representa el 85 % de los residuos en las playas y se quiere legislar para que los desechos generados en los buques o recogidos en el mar sean devueltos a tierra para su correcto tratamiento, reduciendo también la carga administrativa de los puertos, buques y autoridades competentes.

Las regiones europeas, por su parte, también están formando parte activa de estos objetivos, particularmente las que cuentan con una economía más enfocada al turismo y con mayor proporción de costa. Por ejemplo, el Govern de las Islas Baleares ha redactado un proyecto de ley para paliar la contaminación generada por los productos de un solo uso, muchos de ellos a base de plástico. De esta manera, se quiere legislar sobre los objetos de usar y tirar, como  bastoncillos para los oídos, vajillas de plástico, pajitas, cápsulas de café, mecheros etc. para que, o bien estén compuestos de materiales fácilmente reciclables, o se asegure por parte de los productores que exista un sistema funcional para que se recojan y se reciclen adecuadamente. La intención es prevenir la producción de residuos plásticos buscando otras alternativas menos dañinas para el medio.

Según la legislación europea, antes de 2030 se tendrán que reciclar como mínimo un 75% de los envases plásticos, por lo que el Govern va a aumentar el número de fuentes de agua en los espacios públicos y se prohibirá la comercialización de botellas de agua de un solo uso en edificios e instalaciones públicas.

En estos cambios legislativos que quiere implementar el Gover el turismo tiene un papel protagonista por sus consecuencias ambientales. Esta región prácticamente dobla su población en verano, lo que supone un desafío para la gestión de residuos.

Según datos de la Unión Europea, la mitad de los residuos plásticos acumulados en las playas son objetos de usar y tirar. Otro tercio, productos de plástico como botellas, vasos, cubiertos, bolsas y bastoncillos. De hecho, los bastoncillos son, junto con los filtros de los cigarros, los residuos más frecuentes en el Mar Mediterráneo y su impacto ambiental es importante porque se convierten en microplástico y pasan a la cadena trófica al ser ingeridos por peces.

No solo Baleares se ha movido en este sentido. En Francia también ha implementado medidas para limitar la producción de residuos. Así, por ley los bastoncillos de los oídos deben ser de cartón para facilitar su reciclaje, además se han prohibido los cubiertos de un solo uso.

Esta serie de medidas vienen en sintonía con otras iniciativas internacionales. Por ejemplo, desde principios de año China ha prohibido la importación masiva de residuos sin seleccionar.

Hasta ahora el país asiático recibía casi tres cuartas partes del total de residuos industriales que se generan en el mundo, que se descargaban en sus puertos para transportarlos hasta provincias de interior especializadas en la separación, clasificación y recuperación de sus diferentes materiales.

Esto era así porque algunas empresas optan por ahorrarse los costes de gestión y tratamiento de sus residuos compactándolos y enviándolos a China. El problema es que en los contenedores llega toda la basura mezclada, incluidas toneladas de residuos especiales altamente tóxicos, y esto ha provocado unos niveles de contaminación muy elevados e incluso una alta tasa de mortandad derivada en estas provincias.

Ante esta decisión del Gobierno Chino es más necesario que nunca impulsar medidas que fomenten la prevención y la correcta gestión de desechos y otros componentes con impacto medioambiental. Por eso, la estrategia europea sobre los plásticos constituye una gran oportunidad para que la industria europea desarrolle su papel de líder mundial en nuevas tecnologías y materiales.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 10 diciembre 2020
Sener, Nortegas, White Summit Capital, CCI y Bizkaia Energía, impulsores del proyecto La primera planta de hidrógeno verde, que aprovechará las infraestructuras de una central de generación convencional y de...
Posted by aclimaadmin | 10 diciembre 2020
Los datos permitirán identificar los problemas de una conducción casi centenaria que suministra agua a Enkarterri y Bilbao El canal de Ordunte, la galería de 42 kilómetros que transporta el agua potable...
Posted by aclimaadmin | 10 diciembre 2020
El BCE publica la versión final de la Guía sobre riesgos relacionados con el clima y medioambientales dirigida a las entidades de crédito El BCE publica la versión final de...
X