Reducir el uso de pesticidas y restaurar los ecosistemas dañados, las propuestas europeas para cuidar el suelo y recuperar la biodiversidad

Posted by aclimaadmin | junio 30, 2022 | Blog Aclima

Más de la mitad del PIB global, unos 40 billones de euros, depende de la naturaleza y los servicios que proporciona. Además, más del 75 % de los tipos de cultivos alimentarios mundiales dependen de la polinización animal, y el 50% de la tierra agrícola en la UE con cultivos dependientes de polinizadores ya se enfrenta a un déficit de polinización. Aumentar la biodiversidad y limitar el uso de pesticidas son acciones clave para cuidar la salud del suelo, los ecosistemas y las personas. Con este fin, la Comisión Europea ha presentado dos propuestas legislativas, orientadas a reducir a la mitad el uso de plaguicidas químicos para 2030 y a impulsar la restauración del medio natural. Los objetivos de estos planes son garantizar la resiliencia y la seguridad del suministro de alimentos en la UE, mejorando la conservación de los suelos y recuperando el mayor número de ecosistemas.

Los datos nos dicen que la naturaleza de Europa se encuentra en un declive alarmante con más del 80% de los hábitats en malas condiciones. Por ejemplo, los humedales se han reducido en un 50 % desde 1970, y los expertos estiman que la pérdida de biodiversidad representó un detrimento anual de 3,5 a 18,5 billones de euros entre 1997 y 2011. Particularmente, los pesticidas constituyen una importante fuente de riesgo para la salud del suelo y de las personas. Entre 2013 y 2019 investigadores detectaron pesticidas por encima de su umbral de efecto en entre el 13% y el 30% de todos los puntos de control de aguas superficiales de los ríos y lagos europeos. Según la Estrategia Europea “De la granja a la mesa”, casi 15.000 millones de euros de la producción agrícola anual de la UE se atribuyen directamente a los insectos polinizadores, y el 10% de las especies de abejas y mariposas en Europa están al borde de la extinción.

Reducir a la mitad el uso de pesticidas químicos para 2030

Por todo esto, es urgente resolver el problema de los plaguicidas, limitando su uso para optimizar la seguridad del suelo europeo, tanto agrícola como urbano y silvestre, y de esta manera, afianzar el camino marcado por el Green Deal europeo. La propuesta presentada supera la reglamentación vigente de la Directiva sobre uso sostenible de plaguicidas, ya que su efecto no ha sido tan eficaz como lo que se esperaba. Esta normativa se centra en áreas como la capacitación de usuarios y distribuidores, la inspección de los equipos de aplicación de pesticidas, la prohibición de la fumigación aérea y la limitación del uso de pesticidas en áreas sensibles. Sin embargo, la CE considera que es necesario impulsar acciones más ambiciosas para limitar el uso de pesticidas, por lo que la intención es transformar la Directiva en un Reglamento que será directamente aplicable en todos los Estados miembros, para asegurar su aplicación unánime al obligar a los gobiernos nacionales a presentar a la Comisión informes anuales detallados de progreso y ejecución.

De esta manera, se proponen objetivos jurídicamente vinculantes a nivel nacional y de la UE para reducir en un 50% el uso y el riesgo de plaguicidas químicos y el uso de los plaguicidas más peligrosos para 2030. Los países podrán ajustar sus metas de reducción dentro de una escala predefinida para asegurar su aplicación efectiva. También se fijarán nuevas reglas más estrictas sobre el control de plagas de un modo respetuoso con el medio ambiente. Con esto se busca fomentar el Manejo Integrado de Plagas (MIP) priorizando los métodos ambientales alternativos para evitar en la medida de lo posible el uso de pesticidas químicos. Por último, se prohíbe el uso de plaguicidas en áreas sensibles: zonas verdes urbanas, incluidos los parques o jardines públicos, los parques infantiles, los colegios, los terrenos de recreo o deportivos, los caminos públicos y los espacios protegidos conforme a Natura 2000 y cualquier zona ecológicamente sensible que deba conservarse para polinizadores amenazados.

Con estos avances se persigue reducir la huella ambiental del sistema alimentario, proteger la salud de las personas y mitigar las pérdidas económicas que provoca la disminución del suelo útil y la pérdida de polinizadores inducida por pesticidas, contribuyendo a construir sistemas alimentarios sostenibles en línea con el Pacto Verde Europeo y la estrategia Europea “De la granja a la mesa”.

Ley de restauración de la naturaleza 

La otra propuesta hecha pública consiste en la primera legislación que se dirige explícitamente a la restauración de la naturaleza de Europa y tiene como objetivo reparar el 80% de los hábitats europeos que se encuentran en malas condiciones. Se trata de una medida orientada a prevenir los peores impactos del cambio climático y la pérdida de biodiversidad y su campo de acción no se circunscribe a los ecosistemas dañados, si no que busca una mejora global de la biodiversidad en todo el territorio europeo, desde los bosques y las tierras agrícolas hasta los marinos, ecosistemas urbanos y de agua dulce. Con esta nueva ley se desarrollaría la Estrategia de Biodiversidad 2030 y su intención es cubrir al menos el 20% de las áreas terrestres y marinas de la UE para 2030 con acciones de restauración de la naturaleza y, finalmente, extenderlas a todos los ecosistemas que necesitan restauración para 2050.

Para ello, se establece que los ecosistemas con el mayor potencial para eliminar y almacenar carbono y prevenir o reducir el impacto de los desastres naturales como las inundaciones serán las principales prioridades. Eso sí, las acciones de restauración de la naturaleza no excluyen la actividad económica, si no que se quiere fomentar las sinergias existentes para reducir los impactos ambientales y posibilitar la convivencia de la actividad humana y el medio natural. Los Estados miembros deberán desarrollar Planes Nacionales de Restauración, y las acciones se apoyarán con los programas Horizon de la UE, fomentando la investigación y aplicación de nuevas tecnologías y técnicas, como la agricultura de precisión.

Financiación y desarrollo de las propuestas

La Comisión Europea prevé destinar alrededor de 100.000 millones € para el gasto total en biodiversidad, pero sus cálculos también reflejan que la inversión en restauración de la naturaleza agrega entre 8 y 38 euros de valor económico por cada euro gastado, como consecuencia de la mejora en seguridad alimentaria, resiliencia, mitigación del cambio climático, y ​​la salud humana y de los ecosistemas. De igual forma, se garantizará que los agricultores y propietarios de terrenos sean compensados ​​por cualquier costo relacionado con la implementación de las nuevas reglas durante un período de transición de 5 años.

Otro aspecto a considerar es que la CE pretende fomentar la reducción de pesticidas a nivel global, limitando con el tiempo las importaciones de alimentos con residuos medibles de sustancias prohibidas, ya que esto obligaría a los países que quieran exportar alimentos a la UE deberán a cumplir la normativa vigente sobre presencia de pesticidas.

A partir de ahora, las dos propuestas se debatirán en el Parlamento y el Consejo Europeo, y es probable que entren en vigor a lo largo del próximo año. El impacto de ambas legislaciones será gradual, ya que las medidas de restauración de la naturaleza estarán implementadas de aquí a 2030, mientras que los objetivos de pesticidas deberían alcanzarse para 2030.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 02 febrero 2023
Xabier Caño, Presidente de Aclima, aprovechó la presentación del Plan Estratégico Aclima 2023-2026 para reflexionar sobre la trayectoria del sector ambiental en Euskadi y enumerar los retos que debe afrontar...
Industrial Green Deal
Posted by aclimaadmin | 26 enero 2023
La intervención de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen en el Foro Económico Mundial de Davos trajo consigo, entre otras cuestiones, la presentación del Industrial Green...
Posted by aclimaadmin | 20 enero 2023
A finales del pasado año se aprobó la Estrategia de Biodiversidad y Ciencia (2023-2027), que pretende convertirse en un instrumento integrador para promover y poner en valor la contribución de...