Barreras del reciclaje: envases domésticos y otros residuos plásticos y metálicos

Posted by aclimaadmin | mayo 19, 2017 | Blog Aclima
Fuente: Aclima

El miércoles, 17 de mayo se celebró el Día Internacional del Reciclaje, fecha que las empresas y entidades que trabajamos en el sector del medio ambiente aprovechamos para concienciar sobre la importancia de reciclar y sobre todo para dar las cifras que demuestran lo bien o lo mal que lo hace la sociedad, dependiendo de quién aporte la información.

La realidad es que, si bien es cierto que las cifras de separación en origen y reciclaje van en aumento año tras año, aún existen algunas barreras que van a dificultar el avance hacia una Economía Circular.

La primera de las barreras nos la encontramos en casa: después de años separando los residuos en el hogar, aún tenemos dudas sobre lo que debe ir al contenedor amarillo. ¿A qué se debe esta confusión? ¿Sabemos reciclar? ¿Es que los ciudadanos no sabemos separar, o no nos importa hacerlo mal? No, no, lo que pasa es el que el sistema es muy confuso para el caso de los residuos plásticos y metálicos.

 

Dos procedimientos diferentes para el reciclaje de envases domésticos

En 1997 se publicó la Ley 11/1997 de envases y residuos de envases, con el objetivo de prevenir y reducir el impacto sobre el medio ambiente de los envases y la gestión de los residuos de envases a lo largo de todo su ciclo de vida.

Centrándonos en los residuos de envases domésticos -de los industriales y comerciales hablaremos en otro post-, la Ley fija dos procedimientos diferentes para cumplir con los objetivos de reciclado:

  • Sistemas de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR)
  • Sistemas Integrados de Gestión (SIG)

 

El SDDR

Las empresas envasadoras o importadoras de productos envasados pueden optar por implantar su propio sistema de depósito, devolución y retorno de envase. Para ello, se realiza el cobro al cliente de una determinada cantidad por envase del producto comercializados, que se devuelve al cliente cuando devuelve el envase vacío. Es un sistema que está funcionando en algunos países europeos, pero que en España no ha llegado a implantarse, aunque existen asociaciones y organizaciones, como Retorna, que están reclamando la convivencia del SDDR con los SIG.

El SIG

El sistema al que se han acogido las empresas envasadoras o importadoras de productos envasados en España es la participación en SIGs, con la creación de Ecoembes (envases de papel y cartón, plástico, metal y tetrabrics), Ecovidrio (envases de vidrio) y Sigre (medicamentos).

El sistema de los SIG se basa en la gestión de los residuos mediante sistemas de recogida en el domicilio del consumidor o en sus proximidades, para luego enviarlos a plantas de selección desde las que salen productos de diferentes calidades y con diferentes destinos: reciclaje, valorización energética y otros destinos.

Las empresas envasadoras e importadoras de productos envasados son las que pagan una determinada cantidad al SIG para sufragar los gastos de la gestión de residuos. Como solo pagan por la gestión de los envases que ponen en el mercado, no tienen obligación de gestionar otros residuos, de características físico-químicas similares a las de los envases, y aquí es donde se genera la confusión.

 

Envases y otros residuos plásticos o metálicos de origen doméstico

Una pregunta muy común y que se oye en la calle es: ¿si el juguete inservible del que quiero deshacerme está hecho con el mismo material que el bote de detergente, por qué no los puedo poner en el mismo contenedor para que tengan un mismo destino? Porque del residuo del bote del detergente se hace cargo el SIG y del juguete inservible no. Así que debes poner el bote en el contenedor amarillo y el juguete en el de resto, mezclado con otros residuos, lo que hará más costosa su clasificación y aprovechamiento, por parte del municipio de tu localidad.

¿Qué pasa si ponemos el juguete inservible en el contenedor amarillo? Que el juguete, junto con los envases plásticos que tengan su misma composición, acabarán en unas balas de plástico que se venden para su posterior aprovechamiento. Y que el SIG aumentará su porcentaje de reciclaje, es decir, el peso de envases que recicla entre el peso de envases que pone en el mercado, porque el peso de envases reciclados se verá incrementado con los juguetes y otros impropios reciclables que hayamos puesto en el contenedor amarillo.

Ahora queda en tus manos decidir en qué cubo vas a poner los residuos plásticos y metálicos que no son envases ligeros, mientras no se resuelva la barrera regulatoria que supone la Ley 11/1997 para una gestión más eficaz de este tipo de residuos.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 16 octubre 2020
En el mundo actual, en el que la globalización es uno de sus factores más determinantes, las empresas necesitan apostar por la internacionalización y la innovación como ejes de su...
Posted by aclimaadmin | 02 octubre 2020
La reorganización política de las consejerías tras la formación del nuevo gobierno de Euskadi ha traído cambios significativos para el sector ambiental. Uno de los puntos clave es la creación...
Posted by aclimaadmin | 25 septiembre 2020
En el seno de Aclima se ha creado recientemente el grupo de trabajo sobre la calidad del aire para desarrollar proyectos estratégicos en colaboración alineados con las nuevas directrices europeas...
X