El creciente problema de los residuos de pequeños aparatos electrónicos

Posted by aclimaadmin | octubre 28, 2022 | Blog Aclima

En 2019 se generaron 53,6 millones de toneladas de desechos electrónicos, de las que cerca del 40% correspondieron dispositivos electrónicos pequeños de uso cotidiano. La producción de este tipo de aparatos ha aumentado de manera notable, debido a que sus precios, cada vez más económicos, posibilitan que capas más amplias de la población mundial puedan acceder a ellos. Sin embargo, su reciclado resulta complejo. Se estima que anualmente cada europeo tira al contenedor de basura general unos 1,4 kg de desechos electrónicos, y que de media los hogares del viejo continente acumulan hasta 5 kg de dispositivos electrónicos en desuso por persona.

Los RAEE se refieren a los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, que comprenden una amplia gama de productos domésticos y comerciales con circuitos o componentes eléctricos con suministro de energía o batería. Se trata de uno de los flujos de residuos que mayor crecimiento está experimentando, pero también es de los más complejos de gestionar, por su variedad de componentes y porque sus residuos pueden afectar tanto a la salud humana como al medio ambiente

Los datos del informe «Global E-Waste Monitor 2020» muestran que en 2019 se generaron 53,6 millones de toneladas de desechos electrónicos en el planeta, con una media de 7,3 kilos de RAEE por persona. El 40% de ellos corresponden a pequeños aparatos electrónicos.  Las estimaciones anuncian que en 2021 esta cifra alcanzó los 57,4 millones de toneladas, aproximadamente 7,6 kg de desechos electrónicos per cápita. Para 2030 se espera que los RAEE lleguen a los 74,7 millones de toneladas. El problema está en que tan solo el 17% de estos residuos es reciclado adecuadamente.

Europa es el tercer continente que más residuos electrónicos genera, tras Asia y América, con 12 millones de toneladas al año, aunque el primero si atendemos a la producción per cápita (16,2 kilos por habitante). También es la región del mundo donde más RAEE se reciclan, pero con unas tasas de crecimiento de entre el 3% y el 4% anual los desechos electrónicos suponen un reto que debemos abordar para ofrecer las mejores soluciones posibles ante este flujo de residuos, ya que, según la ONU, mientras que los desechos electrónicos solo representan el 2% de la basura sólida mundial, pueden significar hasta el 70% de los residuos peligrosos que acaban en vertederos.

Residuos de pequeños aparatos electrónicos

Precisamente, este año el Día Internacional de los Residuos Electrónicos celebrado el 14 de octubre ha tenido como lema “¡Recíclalo todo, por pequeño que sea!”.  La evidencia es que los pequeños dispositivos electrónicos frecuentemente se desechan de forma incorrecta debido a su pequeño tamaño y a la falta de información. Por ejemplo, en Europa cada ciudadano tira a la basura 1,4 kg de desechos electrónicos anualmente, sin derivarlos a los servicios de gestión de residuos especializados. De igual forma, se calcula que acumulamos unos 5 kg de dispositivos electrónicos de media en nuestros hogares. Estos datos corroboran la importancia de implantar y desarrollar sistemas de eliminación simples y específicos para los residuos de pequeños aparatos electrónicos.

 

 

En 2019 se generaron más de 24,5 millones de toneladas de pequeños desechos electrónicos en todo el mundo. Si estimamos que su ritmo de crecimiento sea similar al de los RAEE totales, un 3%-4% anual, en 2030 alcanzarían los 29 millones de toneladas. Como ejemplo, de los 16.000 millones de teléfonos móviles que existen en todo el planeta, en 2022 se calcula que 5.300 millones se convertirán en residuos, y es seguro que la mayoría de ellos no serán derivados a los canales adecuados para su reciclado, sino que acabarán almacenados en hogares o trasteros, o se tirarán a los contenedores de basura general.

Economía Circular en los RAEE

Es imprescindible aplicar principios circulares a la gestión de los residuos electrónicos. Se trata de materiales que pueden contener metales valiosos para su reutilización industrial, pero también componentes tóxicos que pueden poner en peligro la salud humana y ambiental. La diferencia entre el volumen de RAEE generado y la cantidad de desechos electrónicos que se reciclan adecuadamente supone un reto que tenemos que afrontar de manera urgente y decidida.

En el informe  «Una nueva visión circular para la electrónica: es hora de un reinicio global» elaborado por la E-waste Coalition, se defiende la necesidad de desarrollar el paradigma de la Economía Circular para la gestión de los desechos electrónicos, ya que de esta forma se puede minimizar el volumen de residuos y aprovechar correctamente los que se gestionen. Por eso es prioritario buscar soluciones nuevas y complementarias que ayuden a aplicar los principios circulares de manera decidida en este flujo de residuos. De esta manera, la ONU en su documento de reflexión “Creating a circular economy for electronics and greening digital transformation” propone medidas como conseguir que todas las entidades con acceso a los desechos electrónicos estén sujetas a obligaciones legales mínimas, aplicar esquemas de devolución y recuperación de depósitos, implantar pasaportes de productos digitales y avanzar hacia un régimen de responsabilidad ampliada del productor (EPR) internacional, con estándares básicos para el tratamiento y descontaminación de los aparatos electrónicos, y definiciones, categorías, metodologías y principios armonizados.

Con la optimización de la gestión del flujo de RAEE se incrementaría la recuperación de materias primas importantes, lo cual ayudaría a reducir la presión sobre los recursos del mundo, además de colaborar en la prevención del desperdicio. En este sentido, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), estableció los objetivos a cumplir en 2023 de aumentar la tasa global de reciclaje de desechos electrónicos al 30% e incrementar el porcentaje de países con una legislación sobre desechos electrónicos al 50%.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 24 marzo 2023
El compromiso de Aclima con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo sostenible (ODS) se refleja en el nuevo concepto de Círculos de Valor que, en el Plan Estratégico 2023-...
Posted by aclimaadmin | 17 marzo 2023
El Plan Estratégico 2023- 2026 que Aclima ha presentado recientemente recoge el nuevo concepto de Círculos de Valor, las áreas estratégicos de actuación y las capacidades de Aclima y sus...
Posted by aclimaadmin | 10 marzo 2023
En el Plan Estratégico 2023- 2026 de Aclima se delimitan siete Círculos de Valor, que reflejan nuestra implicación con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo sostenible además de constituir...