El Pacto Verde Europeo como catalizador de la Economía Circular y su integración en el sector industrial

Posted by aclimaadmin | enero 29, 2021 | Blog Aclima

Europa ha apostado decididamente por la neutralidad climática, la sostenibilidad y el cuidado medioambiental como las líneas estratégicas de su desarrollo económico y social. El Pacto Verde Europeo (Green Deal)constituye el eje normativo aglutinador de los esfuerzos de la UE en este sentido, y ni siquiera las consecuencias de la pandemia provocada por el COVID-19 han variado la senda marcada por las políticas ambientales europeas, como demuestra la constitución de la Alianza Europea para una Recuperación Verde. La Economía Circular y el sector ambiental están llamados a jugar un papel clave en esta nueva realidad, y Euskadi se encuentra en una posición propicia para aprovechar las oportunidades que van a surgir en los próximos años en lo que respecta a la transición hacia una economía descarbonizada, circular, y respetuosa con el clima y el medio ambiente.

 

 

Aclima, BasqueEnvironmentCluster, en el marco de la estrategia RIS3 promovida por Innobasque, ha organizado recientemente un webinar sobre la situación de Euskadi respecto a las políticas ambientales europeas y la importancia del Pacto Verde como impulsor de la Economía Circular y de su carácter transversal, particularmente en lo que se refiere a la aplicación en la industria y los procesos industriales. Las intervenciones de Alexander Boto, Director General deIhobe, Sociedad pública de gestión ambiental del Gobierno Vasco; Javier Aguirre, Director de Administración Ambiental del Gobierno Vasco; y Cristina Oyón, Directora de Tecnología, Innovación y Sostenibilidad en Grupo SPRI, han ofrecido una perspectiva global de los retos y oportunidades que supone para Euskadi el Pacto Verde Europeo.

«Pacto Verde: Catalizador de la Economía Circular» Jornada Completa 22/01/2021

El planeta avanza hacia la sostenibilidad

La urgencia de acometer el desafío climático y ambiental es una directriz claramente fijada por los organismos internacionales. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los ODS, y el Acuerdo de París constituyen los tres grandes ejes sobre los que pivota la política global. Europa ha asumido como suyos esos retos, y el Pacto Verde Europeo vehicula el objetivo compartido de que el continente sea climáticamente neutro para el año 2050. Para complementar este conjunto normativo se han impulsado otros instrumentos, como la Ley Climática Europea, la nueva Estrategia Industrial, el nuevo Plan de Acción de la Economía Circular, la Estrategia sobre la Biodiversidad, y la nueva Estrategia Forestal de la UE,orientados a descarbonizar la economía europea, a la vez que mejorar su competitividad.

Se calcula que el PIB del planeta se duplica cada 17 años, pero este crecimiento económico no ha traído aparejado la solución de dos de los mayores problemas a los que nos enfrentamos: el cambio climático y las desigualdades. Los expertos se refieren a los nueve límites planetarios como los umbrales de los procesos fundamentales para la estabilidad del sistema de la Tierra, en la actualidad cuatro de ellos están sobrepasados: cambio climático, integridad de la bioesfera, cambio del uso del suelo y cargas de aerosol atmosférico. Lo cierto es que el progreso económico no ha redundado en una mejora ambiental, más bien al contrario. Se calcula que en el mundo más del 90% de los materiales que se usan no vuelven al ciclo de producción.

Pero la importancia del cuidado del medio ambiente y su creciente relación con el desarrollo económico y la competitividad de las empresas son realidades cada vez más asumidas. El último informe del WorldEconomicForum sitúa al cambio climático como uno de los principales riesgos globales para las empresas, por lo que el sector privado ha de tener en cuenta esta variable en su estrategia si quiere mantener o incrementar su competitividad.

Euskadi, en el buen camino 

Euskadi está consiguiendo desacoplar su crecimiento del PIB con la reducción de GEI y la mejora en circularidad. Entre 2000 y 2016 la economía vasca creció un 26%, mientras que el consumo de materiales se redujo un 25%, y desde 2005 las emisiones de Gases de Efecto Invernadero se han rebajado un 26%. En todo este esfuerzo ha sido capital el rol de la Economía Circular, que representa el 1,12% del Producto Interior Bruto vasco, con unos ingresos anuales de 764 millones de euros. Actualmente supone el 2,08% del total de empleos de Euskadi, con 18.463 puestos de trabajo relacionados con actividades de Economía Circular en la industria vasca. Para 2030 se espera que esa cifra crezca en 3.000 nuevos empleos.

Se estima que la facturación generada por productos y servicios circulares en 2016 fue de 2.852 millones de euros, un 28% de la facturación total de las empresas vascas, y la previsión es que para 2030 se superen los 10.000 millones de euros. Sus perspectivas de crecimiento son muy halagüeñas, más si se considera que desarrollando la economía circular en el sector industrial se conseguiría una reducción del 6% en el consumo de materias primas, lo que significaría ahorros de 2.000 millones de euros, con una reducción anual de casi 1 millón de toneladas CO2, lo que supone un descenso del 26%.

En el período 2014-2019 se pusieron en marcha 143 proyectos de Economía Circular y en la actualidad 66 empresas vascas están certificadas en la ISO 14006, gestión de ecodiseño. Además, las empresas vascas certificadas en ecodiseño suponen el 5% del total mundial y el 54% de las empresas del Estado.

Uno de los retos pendientes es mejorar la gestión de residuos, ya que, aunque es un ámbito en el que se ha avanzado mucho, queda camino por recorrer. En Euskadi se generan aproximadamente 6,3 millones de toneladas de residuos cada año, de los que el 60% son de origen industrial. Desde 2010 el reciclaje ha aumentado un 6%, y entre 2000 y 2016 el consumo de materiales se redujo un 25% y el volumen de residuos urbanos que termina en vertedero disminuyó un 56%. Sin embargo, desde Europa surgen los objetivos de reducir la tasa de eliminación de Residuos Urbanos 10% para 2035, recoger selectivamente los bioresiduos para 2023, los textiles y voluminosos para 2025, y aumentar la tasa de reutilización y reciclaje de residuos de envases un 70% para 2030.

Euskadi Circular, Euskadi competitiva

Euskadi cuenta con abundantes fortalezas para seguir desarrollando la aplicación de políticas ambientales y sostenibles. La Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación, el dinámico tejido industrial, y la fluida colaboración público-privada son factores determinantes que nos colocan en una buena posición para aprovechar las oportunidades que abre el Pacto Verde Europeo y avanzar en la transición circular y digital.

Recientemente el Gobierno Vasco ha hecho público el Programa Berpiztu 2020-2024, mediante el que se invertirán más de 13.000 millones en los próximos cuatros años y prevé la creación de 135.000 empleos. También se ha aprobado el Programa Euskadi Next 2021-26, con inversiones para la recuperación, la transformación y la resiliencia de Euskadi, con un 63% de sus medidas orientadas a la transición energética y ecológica. Aunque no se pone en duda el carácter industrial de Euskadi, se determina que todos los sectores productivos han de ser compatibles con el medio ambiente y contribuir a la lucha contra el cambio climático. El sector ambiental, debido a su transversalidad y capacidad tractora debe asumir un papel de liderazgo en la transformación económica de Euskadi.

La Estrategia de Economía Circular del País Vasco 2030, la Agenda Euskadi 2030 y el RIS3 Euskadi son los instrumentos más importantes mediante los que Euskadi puede seguir avanzando en pos de la circularidad y la sostenibilidad. La Estrategia de Economía Circular de Euskadi 2030establece tres objetivos generales: aumentar la productividad material en un 30%, duplicar la tasa de uso de material circular, y reducir en un 30% la tasa de generación de residuos por unidad de PIB. Mediante esta hoja de ruta se pretende posicionar a Euskadi como una región referente a nivel europeo en Economía Circular. Respecto a la Estrategia de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente, el RIS3 Euskadi concentra los recursos disponibles en tres ámbitos estratégicos: Fabricación avanzada (industria inteligente), energía y biociencias/salud.También la transición energético-climática constituye una oportunidad para Euskadi, ya que el sector energético vasco supone el 5,5% de la cifra de negocio, el 2,5% del empleo, y el 17,8% gasto en I+D, con compañías que son líderes y referentes internacionalmente. El reciente acuerdo para impulsar el Hub vasco del Hidrógeno es un paso decisivo para avanzar hacia la descarbonización de la economía y el impulso de fuentes energéticas sostenibles.

 

 

 

 

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 10 septiembre 2021
La industria es un factor sin el que no puede entenderse el futuro de Europa. Por eso, dentro de las iniciativas asociadas al Pacto Verde Europeo la industria y el...
Posted by aclimaadmin | 03 septiembre 2021
El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)auspiciado por la ONU lleva décadas monitorizando los efectos de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) sobre el clima. Recientemente...
Posted by aclimaadmin | 30 julio 2021
El balance de la reunión de los países del G20 en Nápoles tiene, como anteriores encuentros, aspectos positivos, pero otros no tanto. Por un lado, no se logró convencer a...
X