Necesitamos reciclar más y mejor para avanzar hacia una economía circular y descarbonizada

Posted by aclimaadmin | mayo 20, 2022 | Blog Aclima

Esta semana se ha celebrado el Día Mundial del Reciclaje, establecido por la ONU cada 17 de mayo con la meta de concienciar a la población sobre la importancia de tratar los residuos para la protección del medio ambiente. A pesar de que este mensaje ha calado en el conjunto de la sociedad y de que los incrementos en las tasas de reciclado son cada vez más relevantes, nos encontramos lejos de alcanzar los objetivos propuestos para conseguir las metas marcadas por la UE en el Pacto Verde. Es importante que los ciudadanos reciclen cada vez más, pero hemos de incluir en la ecuación no solo los residuos urbanos, también los industriales y los que tienen otro origen, además de reflexionar sobre las diferencias en el reciclado según el tipo de flujo de residuos. El reciclaje solo es una parte de la fórmula para conseguir una sociedad cada vez más circular. También necesitamos reducir la generación de desechos, incrementar la reutilización de los productos, facilitar su reparación, y asegurarnos de un correcto tratamiento y valorización de los residuos. Solo de esta manera el reciclaje asumirá su papel clave en la transición hacia una economía circular y sostenible.

Como sabemos, uno de los efectos de la pandemia y las consiguientes restricciones a la movilidad ha sido la mejora de los indicadores ambientales. En el caso del reciclaje, más de 2,5 millones de españoles comenzaron a separar residuos que antes no diferenciaban. Que la población está cada vez más concienciada respecto a reciclar queda fuera de toda duda, unos 38,9 millones de ciudadanos afirman reciclar sus envases a diario, el 82% del total de habitantes en España. Sin embargo, mientras que la media de reciclaje de residuos municipales de los países europeos es del 47%, España apenas alcanza el 35%. Según los datos de Eurostat, la evolución del ratio de reciclaje en España ha ido subiendo desde el 29,2% registrado en 2010, pero las metas fijadas por Europa son del 60% para 2030 y del 65% para 2035. Según la misma fuente, en 2018 España tiene la sexta mejor tasa de reciclaje de plástico (50,7%), pero en lo que respecta al vidrio ocupa la undécima posición (78,8%) y en lo referido al papel y el cartón es el cuarto peor país, con una tasa del 72,5%.

Reciclaje en Europa, España y Euskadi

Los datos oficiales dicen que en 2019 en Europa se generaron 224,5 millones de toneladas de residuos municipales, unos 502 kg por persona. En lo que respecta a España, se sitúa en la decimoquinta posición en cuanto a la generación, con 476 kg/habitante, habiendo reducido la generación de desechos un 19% desde 2005. Por el contrario, España es el quinto país de la UE con mayor cantidad de residuos depositados en vertedero per cápita y el que más residuos vierte en términos absolutos. Además, es el decimoséptimo respecto al porcentaje de valorización energética.

En el caso del reciclaje, la tasa de España es del 34,9%, lejos de la media europea del 48%, y del 50% fijado como objetivo para 2020. Sin embargo, hay que considerar que España no incluye para sus cálculos los residuos comerciales similares a los domésticos de gestión privada, ya que carece de datos. Si atendemos a un reciente estudio de la Fundación para la Economía Circular, ponderar esas cifras supondría un aumento en 8 puntos, lo que arrojaría una tasa de reciclaje real cercana al 43%.

Los últimos datos oficiales de Euskadi son de 2018, y nos dicen que en nuestro territorio se generaron 6.089.377 toneladas de residuos ese año, con un descenso del 4% respecto al año 2010. De ellos, un 55%, correspondieron a residuos no peligrosos; un 20% a residuos de construcción y demolición; un 20% a residuos municipales y un 5% a residuos peligrosos. La tasa de reciclaje fue del 57%, mientras que la de valorización energética se quedó en el 6% y un 37% de los residuos se llevó a vertedero. La gestión de residuos ha mejorado en los últimos años, ya que desde 2010 el reciclaje ha aumentado un 6%.

Debido al peso de la industria en la economía vasca, en nuestro caso la gestión de los residuos industriales cobra especial importancia. El sector industrial en Euskadi consume 21 millones de toneladas de materias primas al año, un 77% importadas, y genera el 72% del total de los residuos, según datos de 2016. Por eso, mejorar las tasas de reciclaje y valorización puede cobrar especial importancia para Euskadi. En ese sentido, el Plan de Prevención y Gestión de Residuos (PPGR 2030) busca reciclar y valorizar el 85% de los residuos de cualquier origen generados en el territorio. Pero para lograr estos retos es necesario un esfuerzo continuado de todos los agentes sociales.

Para conocer la situación en el resto del mundo, el informe Global Waste Index ofrece un análisis de la eficiencia en la gestión de residuos de 38 países.

¿Por qué es importante reciclar?

En una sociedad avanzada el reciclaje de los residuos siempre va asociado a la valorización de los mismos. Es decir, los desechos pueden volver a utilizarse, entrando de nuevo en el circuito económico, consiguiendo ahorrar material, reducir las importaciones y con ello aumentar la resiliencia. Todo esto tiene una traslación económica. El reciclaje y la correcta gestión de los residuos permitiría a la economía vasca conseguir al menos un ahorro potencial medio del 6% en el consumo de materias primas, lo que conllevaría un ahorro de 2.000 millones de euros.

Pero el reciclaje no acarrea solo beneficios económicos, también tiene un impacto positivo en las emisiones de GEI. Existen estudios que manifiestan que depositar residuos en vertederos genera un 245% más de emisiones que su valorización energética. El potencial de reducción de emisiones de la industria de gestión de residuos puede ser clave para alcanzar el objetivo de que Europa sea climáticamente neutra para 2050. Según un análisis, en 2018 la industria europea de residuos fue casi neutra en CO2 para diez flujos de residuos: papel, vidrio, plásticos, metales ferrosos, aluminio, madera, textiles, neumáticos de desecho, biorresiduos y combustibles derivados de residuos. En esta proyección se incluye el ahorro de CO2 del sector manufacturero utilizando materiales y energía derivados de los residuos.

Retos futuros

Aun queda mucho para construir un futuro circular y sostenible, donde el reciclaje y la valorización de residuos sea la norma. Según el informe anual de Circle Economy en 2021 el consumo de materiales vírgenes creció hasta los 101.400 millones de toneladas, pero las tasas de reutilización y reciclaje no aumentaron, por lo que la circularidad de la economía mundial es del 8,6%.

Uno de los problemas que hay que afrontar es la creciente generación de residuos plásticos, que se ha duplicado entre 2000 y 2019 hasta alcanzar las sumó 353 millones de toneladas. Según datos del informe de la OCDE, Perspectivas Globales del Plástico, a nivel mundial solo el 9% de los residuos plásticos se recicla, el 19% se incinera, el 50% se usa como relleno sanitario y el 22% elude los sistemas de gestión de residuos. Se calcula que en la actualidad hay 30 millones de toneladas de residuos plásticos en los mares y océanos, y otros 109 millones de toneladas se han acumulado en los ríos. Además, el 42% del plástico utilizado en el mundo se destina al empaquetado de alimentos y productos manufacturados, lo que acentúa la urgencia de encontrar soluciones para los plásticos de un solo uso.

Otro flujo de residuos al que hay que prestar especial atención es el de los RAEE, ya que se espera que para 2030 escale hasta las 74,7 millones de toneladas. La proliferación y abaratamiento de los dispositivos electrónicos provocan este crecimiento desaforado, que aun no se ha visto acompañado de una mejora de las tasas de reciclaje de este tipo de residuos, ya que los expertos afirman que solo el 17% es reciclado adecuadamente, unos 9,3 millones de toneladas anuales. Europa el continente con mejores tasas de reciclaje, pero solo genera 12 millones de toneladas de las más de 53 millones que se generaron en el planeta en 2019.

Además, hay que dar una respuesta eficaz ante el crecimiento previsible de los residuos con origen en las energías renovables. La transición energética va a originar nuevos flujos de residuos o hacer aumentar otros que ahora son marginales, y la economía circular es la única solución para la gestión eficiente de estos residuos.

Con todo, el consenso generalizado es que es imprescindible aplicar todas las soluciones necesarias para incrementar el reciclaje. Los compromisos internacionales, como la Agenda 2030 o los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y la propia legislación europea, con el Pacto Verde a la cabeza, ponen de manifiesto la voluntad unánime de apostar por el reciclaje como uno de los elementos que conforman el futuro sostenible del planeta.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Z:\Comunicacion\CLIENTES\ACLIMA\POST\2022\EStrategia de protección de suelo de Euskadi
Posted by aclimaadmin | 23 junio 2022
Evitar, a través de la gestión sostenible del suelo, la degradación de este medio en términos netos para mitad de siglo, a la vez que se garantiza su conservación en...
Posted by aclimaadmin | 10 junio 2022
El Pacto Verde plasma la voluntad de que Europa avance hacia una economía descarbonizada y circular, pero para conseguirlo es imprescindible contar con los materiales necesarios para dar forma a...
Posted by aclimaadmin | 03 junio 2022
El domingo 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, la fecha que ha ONU escogió hace más de 40 años para visibilizar los problemas ambientales y...
X