Bioeconomía, una apuesta por el futuro de Europa

Posted by aclimaadmin | urtarrila 24, 2019 | Aclima bloga

Vivimos en un mundo con recursos limitados. Los cambios globales como el cambio climático, la degradación del suelo y los ecosistemas, junto con el aumento demográfico nos están forzando a vislumbrar nuevas vías de producción y consumo más sostenibles, sin traspasar los límites que presenta nuestro planeta. Al mismo tiempo, existe la necesidad de modernizar nuestra industria y reforzar la competitividad de Europa en la economía global, asegurando así la prosperidad de sus ciudadanos.

Para superar estos desafíos, debemos mejorar e innovar la forma en la que producimos y consumimos materias primas y productos teniendo en cuenta la preservación de nuestros ecosistemas. El mejor medio a través del cual podemos lograrlo es una bioeconomía sostenible.

Bioeconomía en Europa

La bioeconomía abarca todos los sectores y sistemas que se basen en recursos biológicos, así como en sus funciones y principios. Esto incluye: los ecosistemas terrestres y marinos, junto con los servicios que estos nos proveen; los sectores de producción primarios que usan y producen recursos biológicos; y todos los sectores económicos e industriales que también los consumen y los procesan para producir comida, productos, energía y servicios.

La bioeconomía es el elemento central para un funcionamiento exitoso de la economía europea, no en vano su volumen de negocio de 2,3 billones de euros y supone 18 millones de puestos de trabajo europeos. Recientemente se ha celebrado en Bruselas el “Bioeconomy Policy Day”, en el que el grupo de expertos de la Comisión Europea presentó el Manifiesto de la Bioeconomía Europea, una guía en la que se proponen los principios básicos para el desarrollo de esta industria, las acciones a realizar y las recomendaciones concretas para los Estados Miembros y para la propia Unión Europea.

El impulso de una bioeconomía europea sostenible conduciría a una creación de empleos, particularmente en los productores primarios de las áreas costeras y rurales. La industria basada en los recursos biológicos calcula que podrían crearse un millón de puestos de trabajo para 2030. Los ecosistemas fuertes y de crecimiento rápido jugarán un papel importante en la biotecnología y en desarrollar su potencial.

Para tener éxito, la bioeconomía europea necesita tener sostenibilidad y circularidad desde la raíz, lo que conlleva la renovación de nuestras industrias, la modernización de nuestro sistema de producción primario, la protección de nuestro medio ambiente y la mejora de la biodiversidad.

Estrategia de Bioeconomía 2012

El objetivo de la actualización de la Estrategia de Bioeconomía 2012 es la de marcar una dirección para estos desafíos a lo largo de 14 acciones concretas, las cuales se aplicarán como tarde en el 2019. Así, se pretende plantar las bases para “el camino para una sociedad más innovadora, competitiva y con una gestión más eficiente de los recursos, que concilie la seguridad alimentaria con el uso sostenible de los recursos para fines industriales, mientras se asegura la protección del medio ambiente”.

El primer objetivo, asegurar la seguridad alimentaria, se mantiene firme. Los sistemas alimentarios y agricultores comprenden tres cuartas partes del empleo y sobre dos tercios del volumen de negocios generado por la bioeconomía. El segundo objetivo, gestionar sosteniblemente los recursos naturales, es más importante que nunca en contexto actual, en el que se ejerce una gran presión sobre los ecosistemas y existe una gran pérdida de biodiversidad. El tercer objetivo, reducir la dependencia en los recursos no renovables, es vital para alcanzar los objetivos energéticos y climáticos de la Unión Europea. La bioenergía, actualmente es la fuente de energía renovable más grande de la UE. El cuarto objetivo, mitigar y adaptarse al cambio climático, se ha establecido como el desafío global de esta generación. Con el Long Term Greenhouse Gas Emission Reductions Strategy, una bioeconomía circular y sostenible es la clave para alcanzar una reducción significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero. El quinto objetivo, el fortalecimiento de la competitividad y la creación de empleo en Europa, necesita el desarrollo de un mercado innovador basado en los productos basados en recursos biológicos.

¿Por qué necesitamos una bioeconomía sostenible?

Una bioeconomía europea sostenible es necesaria para construir un futuro de “carbono neutro” en la línea del Acuerdo de Paris y sus objetivos del cambio climático. Por ejemplo, en el sector de la construcción, la madera ofrece un gran panorama de beneficios tanto ambientales como económicos. Estudios muestran que el impacto de la construcción con una tonelada de madera en vez de una tonelada de cemento podría reducir en 2,1 toneladas la emisión de dióxido de carbono a lo largo de toda la vida útil del producto. También es esencial para la reducción de las emisiones en el sector energético. La bioenergía es actualmente la fuente de energía renovable más amplia de Europa.

Además, la bioeconomía sostenible europea apoya la modernización y el fortalecimiento de la base industrial a través de la creación de nuevas cadenas de valor verdes, con procesos industriales más eficientes.

Por último, debemos subrayar que se trata del segmento renovable de la economía circular. Puede convertir los residuos biológicos y descartes en recursos de valor y ayudar a la innovación de tal forma que se generen un 50% menos de residuos en 2030.

Las ciudades se convertirían en los mayores centros de actividad de la bioeconomía circular. El desarrollo de planes urbanos puede redundar en una mejora sustancial en la economía y medio ambiente. Por ejemplo, en la ciudad de Ámsterdam se estima que un mejor reciclaje del flujo de residuos orgánicos podría generar 150 millones de euros por año en valor añadido, crear 1200 trabajos y reducir el dióxido de carbono en 600000 toneladas anualmente.

La bioeconomía también puede contribuir a restaurar los ecosistemas, por ejemplo, colaborando a que los mares y océanos estén libres de plásticos.

La UE ya financia la investigación, demostración e implantación de soluciones sostenibles inclusivas y circulares con base biológica, como es el caso de los 3.850 millones € asignados en el marco del actual programa de financiación de la UE Horizonte 2020. Para el período 2021-2027, la Comisión ha propuesto asignar 10.000 millones €  a la alimentación y los recursos naturales, incluyendo la bioeconomía

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 11 urria 2019
Organizado por ATEGRUS (Asociación Técnica para la Gestión de Residuos, Aseo Urbano y Medio Ambiente), el ISWA World Congress es el cónclave más importante del mundo en el campo de...
Posted by aclimaadmin | 04 urria 2019
Euskadi espera ser para el año 2050 un territorio neutro en emisiones de carbono. Este ambicioso objetivo contrasta con la situación que nuestra región presentaba tan sólo hace unas pocas...
Posted by aclimaadmin | 26 iraila 2019
Este lunes se ha celebrado la Cumbre de Acción Climática organizada por la ONU en Nueva York, con la intención de recapitular los esfuerzos llevados a cabo por los distintos...
X