Los retos que el sector ambiental ha tenido que afrontar durante el 2020

Posted by aclimaadmin | diciembre 18, 2020 | Blog Aclima

Este año que se acaba quedará por siempre marcado en nuestra memoria por la aparición de la pandemia del COVID-19, y las consecuencias que ha conllevado tanto para nuestra vida cotidiana como para la economía de todo el planeta. La situación excepcional que el mundo ha vivido ha servido para dejar claro el carácter estratégico del sector del medio ambiente tanto en el tejido económico como en lo relacionado con la seguridad sanitaria, además de reforzar el compromiso global por un desarrollo económico y social basado en criterios climáticamente respetuosos y en la sostenibilidad. Durante 2020 las empresas de nuestro sector han sentido las consecuencias del parón económico motivado por el confinamiento, a la vez daban un paso al frente para mantener su actividad y se reafirmaban como parte de un sector estratégico, innovador e imprescindible para construir un futuro próspero y sostenible donde los valores medioambientales son el motor del desarrollo económico.

 

La OMS declaró al COVID-19 una pandemia el 11 de marzo de 2020, y a día de hoy el mundo se acerca a los 75 millones de casos registrados, con casi 2 millones de fallecidos. En lo que respecta al ámbito económico, los confinamientos decretados han provocado interrupciones de la cadena de suministro de materias primas y productos, cese de actividades comerciales, reducción drástica del transporte y la volatilidad en la demanda de productos y servicios. Ante este panorama, el sector del medioambiente ha sido clave tanto para asegurar la entrada de materias primas a la Industria, como para posibilitar una correcta gestión sanitaria de la crisis de salud.

Carácter estratégico del sector medioambiental

En la situación que el mundo está viviendo, la gestión de residuos ha adquirido un carácter de

servicio público indispensable, para controlar los posibles impactos secundarios sobre la salud y el medio ambiente. La Confederación Europea de Industrias de Reciclaje (EuRIC)y la Federación Europea de Gestores de Residuos -FEADsolicitaron a la UE que se reconociera este papel esencial, tanto por su importancia en el cuidado de la salud como por su papel en el suministro de materias primas para otras industrias europeas. En el caso de España, la Ley 8/2011, de 28 de abrildefinelos llamados servicios esenciales que han sido protegidos durante el confinamiento, entre ellos la gestión de residuos, las actividades de descontaminación, el abastecimiento, depuración, conducción, potabilización y saneamiento del agua. Por su parte, la ONU declaró la gestión de residuos como unservicio esencial ante la crisis sanitaria.

Además, la Agencia Internacional de la Energía (AIE)hizo un llamamiento para que en los estímulos económicos para la recuperación se incluyeran planes de energía limpia, y la Unión Española Fotovoltaica (UNEF)también reclamó la consideración estratégica del sector.Todo ello ha llevado a que se reconozca globalmente que el sector del medio ambiente es un sector estratégico para afrontar las consecuencias del COVID-19, y su papel ha sido puesto en valor de manera unánime.

Uno de los aspectos negativos de la pandemia es que ha complicado el cumplimiento de las metas fijadas por la UE para el reciclaje y otras normas ambientales. Durante los primeros meses los residuos sanitarios han aumentado hasta un 300%, en consonancia con el incremento de los plásticos de un solo uso.En la normativa europea  y el Paquete de Economía Circularse establecía que en 2020 la mitad de los residuos municipales, así como los envases plásticos, fueran reutilizados o recicladosy es probable que dicha meta no pueda alcanzarse.

 

Una apuesta clara por la Economía Circular y la recuperación verde

Aunque las consecuencias de la pandemia ponían en duda el compromiso global con el desarrollo sostenible, la Comisión Europea ha confirmado que el Green Dealconstituye la hoja de ruta para el crecimiento económico del continente, respetuoso con la sostenibilidad y climáticamente responsable. Dejar de lado las políticas para minimizar el cambio climático no es una opción, ya que los expertos alertan de que los riesgos a largo plazo más importantes a los que se enfrenta la economía mundial se relacionan con la crisis climática, tanto en términos de probabilidad como de gravedad económica.La apuesta europea para la recuperación económica pasa irremediablemente por el Pacto Verde Europeo, y diversos expertos y líderes de diferentesámbitos políticos y socialeshan abogado por constituir unaalianza europea para la recuperación verde. En concreto, abogan por el desarrollo de políticas ambientales y circulares como motor de la reactivación de la economía. En este mismo sentido, ministros de medio ambiente de varios países de la UE defendían también esta vía en la carta pública “Hacer de la recuperación de la UE un Green Deal”. De esta manera, el Pacto Verde europeoqueda definido como la palanca de la recuperación económica tras la crisis provocada por el Covid-19, aspirando a un futuro económico compatible con el medio ambiente, que genere empleo y bienestar, y que permita una resiliencia y una sostenibilidad de los modos de negocio y de producción.

 

Recordemos que las estimaciones de la Comisión Europea respecto a la aplicación del Pacto Verde son que se generarían1,2 millones de empleos en la UE, unos 200.000 en el Estado Español, aumentando un 0,5% el PIB del continente durante la próxima década. Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cree que las políticas basadas en la sostenibilidad podrían crear 24 millones de puestos de trabajo en el mundo, 2 millones de los cuales se darían en Europa.

Las claves de esta recuperación son varias. La modernización industrial pasa por lainnovación tecnológica, la digitalización, la circularidad y el reciclado como fuente de materia industrial. En el sector del transporte, el desarrollo de la movilidad eléctrica es ineludible. También las energías limpias recibirán un estímulo, y la intención clara de la UE con la estrategia De la granja a la mesa es que la agricultura se desarrolle según criterios sostenibles. De igual manera, las iniciativas en el sector biosanitario serán fundamentales, primando la innovación y la aplicación de nuevas tecnologías.

En lo que respecta a Euskadi, la decisión de aglutinar en una misma consejería la estrategia económica y la ambiental, el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, va en sintonía con las directrices europeas acerca de primar la sostenibilidad como motor del desarrollo económico. Además, el programa para la reconstrucción económica y social de Euskadi, otorga a este nuevo Departamento y al sector ambiental vasco una posición clavepara la transición ecológica y la descarbonización de la economía. La Estrategia de Economía Circular del País Vasco 2030y la Agenda Euskadi 2030 son los pilares normativos sobre los que se construirá el futuro y los retos que afronta el sectorpueden ser exigentes, pero están llenos de oportunidades.

Aclima, compromiso con el sector medioambiental y su desarrollo

Aclima, Basque Environment Cluster, ha permanecido cumpliendo su labor de promoción y fomento del sector medioambiental durante este anómalo año que estamos a punto de terminar. Desde el inicio de la crisis del COVID-19 hemos apoyado a nuestros socios en acciones como la compra centralizada de EPIs, la facilitación de acceso a programas, ayudas y subvenciones relacionadas con la situación de pandemia, la gestión de residuos y la implantación demedidas de seguridad para trabajadores y el desarrollo de iniciativas y servicios para mejorar la actuación ante el COVID-19. También nos hemos ocupado de la interlocución con las instituciones públicas para transmitir la situación sector ambiental, difundir su carácter estratégico en la crisis sanitaria y buscar el impulso de medidas económicas basadas en el Pacto Verde Europeo y las políticas circulares. Además, hemos continuado realizando un seguimiento puntual de las acciones relacionadas con la Economía Circular y el sector ambiental realizadas a nivel europeo, además de proyectar planes alternativos para llevar a cabo las actividades del clúster que se vieron afectadas por la pandemia.

También hemos profundizado nuestra labor respecto al Área Estratégica Basque Environment 4.0, destinada a aglutinar todo el conocimiento y experiencia posible en digitalización e innovaciones tecnológicas para su aplicación al sector medioambiental. Otros proyectos relacionados con la innovación que hemos puesto en marcha son ORHI (Interreg-Poctefa), para valorizar flujos de materia orgánica y plásticos en la cadena de valor agroalimentaria; LOWCO2 (Hazitek Estratégico),para el desarrollo de tecnologías innovadoras de captura y valorización de CO2; PRIEM+ (Hazitek), ocupado en implementar tecnologías 4.0 para mejorar la reciclabilidad de algunas corrientes de residuos; Orienting (H2020), metodología para evaluar la sostenibilidad del ciclo de vida de los productos; Kontrae (Elkartek),sobre los contaminantes emergentes; la colaboración con la Asociación Clúster de Energía (ACE)para la aplicación de principios de economía circular en las cadenas de valor del sector energético; el proyecto con el Clúster de Alimentaciónpara aplicar la Economía Circularen el sector agroalimentario; colaboración con el Clúster de la Construcción Eraikunepara el desarrollo de soluciones integrales de sostenibilidad urbana; proyecto Hirinaturpara la integración de soluciones basadas en la naturaleza acerca de la adaptación al cambio climático.

Además, hemos suscrito un convenio con IHOBEpara suscitar la colaboración público-privada en el marco del Plan de Gestión de Residuos 2030, fomentar la ecoinnovación, y promover las acciones climáticas entre las empresas. Hemos iniciado un intenso proceso de colaboración con URA que durará hasta 2022 para desarrollar el Plan de Acción para Promover la Reutilización de Efluentes de EDAR en la Industria Vasca. También participamos en 3R Empresa, programa de la Diputación Foral de Bizkaia para fomentar la empleabilidad en el sector ambiental, y hemos lanzado el Proyecto Kimera, para buscar sinergias entre el sector ambiental y las industrias creativas con el objetivo de generar servicios avanzados de medio ambiente y Economía Circular.

Por último, a principios de este año presentamos nuestra hoja de ruta ON THE ROAD 2030, un compromiso que enmarca los objetivos de nuestroPlan Estratégico 2019-2022con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda Euskadi Basque Country.

 

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Posts Relaccionados

Posted by aclimaadmin | 14 mayo 2021
Estamos viviendolaCuarta Revolución Industrial o Industria 4.0, que junto a los avances hacia una economía descarbonizada, circular y ambientalmente respetuosa configuran lo que se ha venido en llamar la twintransition,...
Posted by aclimaadmin | 07 mayo 2021
Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2030: impulso para el cambio El nuevo Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación Euskadi 2030 (PCTI 2030), es la herramienta fundamental de Euskadi para...
Posted by aclimaadmin | 30 abril 2021
Recientemente la Comisión Europea ha anunciado un nuevo paquete de medidas orientado a canalizarel flujo de dinero hacia actividades sostenibles. Se trata de un instrumento fundamental para la consecución del...
X